El petrolero chavista que se suicidó en España

24 de julio del 2019

Juan Carlos Márquez era un exalto ejecutivo de la venezolana PDVSA, pieza clave en una investigación de corrupción.

El petrolero chavista que se suicidó en España

Al venezolano Juan Carlos Márquez lo hallaron ahorcado, el pasado domingo 21 de junio, en una propiedad de San Sebastián de los Reyes, en Madrid.

Según publicó el diario español La Vanguardia,  el informe preliminar de la autopsia practicada al exalto funcionario de la petrolera PDVSA, “estaba colgado de su cinturón por la parte interior de la puerta de entrada y aunque intentaron reanimarle, los sanitarios solo pudieron confirmar su muerte”, detalla La Vanguardia.

Según fuentes que declararon a la agencia EFE, Márquez, trabajó la mañana del domingo en la oficina de la consultora Alcander S.L., cuyo objeto social es la consultoría en el ámbito de los hidrocarburos y materias primas. Estuvo en el despacho junto a su socio, hasta que este último se marchó, pero se citaron para verse después y comer juntos.

Los agentes que participaron en el levantamiento del cadáver, hallaron una carta manuscrita en la que presuntamente manifestó su deseo de quitarse la vida. Aún los investigadores no verifican si la misiva fue escrita por Márquez.

El exfuncionario chavista había sido detenido el pasado jueves, en el Aeropuerto de Madrid Barajas Adolfo Suárez, donde arribó proveniente de un  un vuelo procedente de Panamá.

La detención se produjo en el marco de la investigación que llevan a cabo las autoridades judiciales españolas sobre a una presunta trama corrupta en torno al exembajador de España en Venezuela, Raúl Morodo, durante la gestión del expresidente del Gobierno de ese país, José Luis Rodríguez Zapatero.

Foto: Chávez junto al exembajador de España en Venezuela, Raúl Morodo.

Para ese período, Rafael Ramírez, hombre de confianza de Hugo Chávez, ahora opositor acérrimo de Nicolás Maduro, era el presidente de la petrolera.

El viernes Márquez prestó declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz por su implicación en la trama de blanqueo de capitales con dinero procedente de la citada petrolera.

Estaba citado este lunes para declarar en la Audiencia Nacional.

La pista Interpol

En concreto, la investigación se centra en el presunto desvío de 4,5 millones de dólares de PDVSA por parte del hijo de Morodo a través de contratos entre 2012 y 2015.

Según los investigadores, Márquez fue la persona encargada de firmar esos contratos falsos en nombre de PDVSA.

El pasado viernes por la tarde, horas después de abandonar el juzgado de la Audiencia Nacional, Interpol de Estados Unidos comunicó a la policía española que había “localizado” a Márquez en un vuelo de Iberia de Madrid a Chicago y que la intención era “deportarle” a España en el mismo vuelo de vuelta a Madrid.

“Juan Carlos Márquez Cabrera”, señala la comunicación de Interpol Washington a la policía española, “ha sido localizado y tiene prevista su deportación en vuelo IB6274 desde Chicago a Madrid el día 21/07/2019”, detalló mundodiario.com.

Fuentes de la investigación aseguraron al citado medio que el error de Interpol condujo a la Audiencia Nacional a creer que se había fugado, que había sido detenido en Chicago y que sería deportado hacia Madrid este domingo.

Tras el hallazgo de su cadáver, el mismo juzgado que le tomó declaración es el encargado de llevar a cabo las pesquisas sobre las circunstancias de su muerte.

Caso Morodo

El 20 de mayo Alejo Morodo fue detenido en Madrid por este caso. También su padre es investigado, su padre, el exembajador.

Morodo hijo, firmó diversos contratos con PDVSA con el objeto de “prestar asesoría legal necesaria relacionada con las actividades de la compañía en el Reino de España y la República de Portugal”.

Foto: PDVSA

Documentos consultados por ABC, que compartió en un artículo el pasado 22 de mayo, develan que el hijo del diplomático cobraba entre los 240 y 739 euros por cada hora de “trabajo”, bajo el concepto de honorarios que eran calculados por la fórmula valor hora/hombre.

Del contrato más lucrativo firmado por Alejo el 21 de agosto de 2012 a nombre de Aequitas Abogados y Consultores Asociados SL, el monto total ascendía a 1.584.000 euros, pagados en 12 facturas mensuales.

De esa cantidad, 1.560.000 euros correspondían a “honorarios profesionales en el entendido de que cada hora efectivamente causada y, por ende, facturada, será de setecientos treinta y nueve euros (739,00)”. Los 24.000 euros restantes corresponderían a “gastos reembolsables”.

Sin embargo, el balance de cuentas presentado por Aequitas Abogados y Consultores Asociados -la empresa española con la que saqueó parte del dinero- ante el Registro Mercantil refleja que el despacho carecía de empleados, declarando cero euros por gastos de personal. La otra compañía con la que recibió cobros es panameña: Furnival Barristers Corporation.

Las comisiones fueron abonadas personalmente por Rafael Ramírez, quien es investigado por Estados Unidos por corrupción. Las autoridades de ese país le atribuyen el cobro de sobornos y blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico.

Con infomación de Sputnik, ABC y El País de España.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO