En Patio Bonito, jóvenes usan el arte para salir de la violencia

20 de julio del 2017

Por el arte, jóvenes escapan de la violencia en Bogotá

En Patio Bonito, jóvenes usan el arte para salir de la violencia

Foto: Agencia de Noticias U.N.

Con talleres de hip hop, break dance, rap y grafiti se pretende mejorar las condiciones de vida de los habitantes de Patio Bonito, considerado uno de los barrios con mayor densidad poblacional de Bogotá y en el que se registran problemas asociados con la violencia y el microtráfico.

Fruto de la convocatoria de extensión solidaria de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), y con el acompañamiento académico y pedagógico del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, de la U.N., se espera consolidar una cultura de paz.

“Estamos apostando por la construcción de un pacto por la paz y la convivencia en el que se involucre a actores públicos y privados, junto con instituciones y comunidades, para planear en el corto, mediano y largo plazo acciones que además de ser reparadoras contribuyan a proyectar el futuro de las comunidades”, explica Boris Duarte, quien forma parte de la Coordinación Académica del Centro de Pensamiento.

El Centro de Pensamiento también acompañará las sesiones de trabajo con talleres de pedagogía de paz sobre los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y las Farc, al igual que de su proceso de implementación.

La introducción de talleres de gramática musical que permitan la lectura de pentagramas y armonías por parte de raperos con formación autodidacta, junto con la experimentación de diversos tipos de sonoridades –bambucos, pasillos, guabinas y currulaos, entre otras–, busca fomentar un primer lazo entre los conceptos de paz que la gente trae de sus regiones y la dinámica de quienes han crecido en un entorno urbano.

También se adelantarán talleres de poesía latinoamericana y uso de material reciclado que tendrán como uno de sus principales objetivos el reconocimiento del territorio y sus principales dificultades –zonas de reciclaje asociadas con el expendio y consumo de drogas; violencia de género; robos y asaltos–, con el fin de que los jóvenes comiencen a buscar sus propias soluciones.

“La idea es que a través de estos procesos se puedan construir comisiones de paz barriales para comenzar a trabajar en diversas actividades, como jornadas de embellecimiento, y procurar un encuentro entre la música folclórica y expresiones como el hip hop y el rap”, explica Camilo Andrés Bacca, coordinador pedagógico del proyecto.

A través de un trabajo mancomunado que involucrará a jóvenes entre los 12 y 18 años de los sectores de Palmitas, Galán y Margaritas, se busca que víctimas de la violencia, desplazados y reincorporados de distintas organizaciones armadas comiencen a reconstruir el tejido social.

“La presencia constante de sustancias psicoactivas, sumada a los regionalismos exacerbados y a una población que estimamos en cerca de 500 familias concentradas en dos grandes bloques de edificios, hacen que se produzcan constantes disputas y luchas por el dominio de algunas fronteras invisibles ente ambas torres”, destaca el coordinador Bacca.

La idea, complementa Julián Camilo Bello –quien tiene a su cargo el componente de música– es que tanto jóvenes como adultos se aproximen a otro tipo de sonoridades y estrechen vínculos entre la música de las regiones y la de la ciudad.

Puesto que muchos de estos jóvenes no están escolarizados, el proyecto contempla un proceso de formación a partir de tres fases para explorar sus talentos: afectiva (el ser humano aprende por afecto), cognitiva (herramientas y conocimientos técnicos) y expresiva (cómo quieren desarrollar su talento).

Como se trata de personas que no estaban habituadas a vivir en estos espacios, y muchos de ellos tenían costumbres de diversas regiones o localidades de Bogotá, termina presentándose toda una serie de tensiones que se deben manejar con la nueva lógica de paz.

Según la agenda que desde hace varios años trabajan los jóvenes de localidades como la de Kennedy, para mejorar sus condiciones de existencia, se espera que estos proyectos se repliquen en otras localidades de Bogotá y el resto del país.

Con información de Agencia de Noticias Universidad Nacional

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO