Indignación por tortura en centro de reclusión

Indignación por tortura en centro de reclusión

8 de octubre del 2018

A través de redes sociales y cadenas de WhatsApp se conoció un video en el que varios jóvenes, acostados en el piso en ropa interior son golpeados por uniformados de la Policía, en la Escuela de Formación Integral El Redentor ubicada en Bogotá.

El Redentor es un centro de reclusión para menores de edad sindicados de delitos. Este centro está a cargo del ICBF y es administrado por miembros de la Policía que serían quienes cometieron el abuso de autoridad contra los reclusos.

El hecho sucedió el pasado 28 de septiembre y los jóvenes al parecer se encuentran aún en el centro de reclusión.

La Fiscalía rechazó la golpiza y abrió noticia criminal para iniciar la investigación en “una posible práctica de tortura”. “La Policía de manera franca y sincera ha expresado que los hechos derivarían de un intento de fuga y que arrojó heridos de dos policías apuñalados, pero que en ningún caso podría significar casos inhumanos o de trato cruel que caería bajo el tipo penal”, afirmó el fiscal delegado para delitos contra la infancia y adolescencia Mario Gómez.

Según Gómez, hasta el momento se han identificado a dos personas como autores materiales, pero se estudia si otros más podrían vincularse a la investigación por acción u omisión.

En este penal para menores de edad se han presentado varios motines provocados por los reclusos para escaparse. En uno de ellos, sucedido en los últimos meses, dos uniformados resultaron heridos y el intento de fuga fue repelido por la Policía, luego de esos hechos se presentó la golpiza que aparece en el video.

La Policía de Bogotá conoció los hechos desde el pasado viernes a las seis de la tarde e inició las investigaciones. El General Ricardo Alarcón, comandante (e) de la Policía de Bogotá, aseguró que dos personas ya fueron separadas de la institución y que ya se tiene identificada la persona que aparece golpeando a los jóvenes.

“Se cree que participaron por lo menos 7 uniformados que estaban de servicio y un intendente, el resto son patrulleros, del hecho participaron por lo menos 4 y hay una persona reconocida plenamente”, aseguró el general Alarcón.

“La Policía Nacional garantiza a los padres de estos jóvenes que se van a tomar las acciones disciplinarias y penales del caso. Asumimos la responsabilidad como institución, pero cada policía tiene que asumir su responsabilidad, esto se sale de la Constitución y la ley y como institución rechazamos los hechos. A las familias les decimos que la institución estará presta a apoyarlos en las acciones que soliciten”, afirmó el general Alarcón.

La Personería de Bogotá tomó cartas en el asunto y solicitó oficialmente a la Fiscalía y a la Procuraduría que inicien las investigaciones del caso para determinar la culpabilidad de los hechos.

Asimismo se convocó una reunión de urgencia entre la Personería, la Procuraduría, la Secretaría de Seguridad y el ICBF para analizar la situación y que se tomen las medidas inmediatas.

Los jóvenes fueron sometidos a maltrato verbal y físico, apuntaron las entidades comprometidas y solicitaron a la Policía determinar qué provocó la agresión y quiénes fueron los responsables. El ICBF rechazó los hechos e inició la indagación para dar con los responsables.