Medellín, ¿la tercera más densamente poblada del mundo?

Medellín, ¿la tercera más densamente poblada del mundo?

22 de junio del 2017

Un dato revelado en el Foro Económico Mundial, que fue publicado por ONU Hábitat, puso de nuevo a Medellín en el panorama internacional. De acuerdo con los estudios de este centro especializado, la capital antioqueña, con 19.700 personas por kilómetro cuadrado es la tercera ciudad en el planeta más densamente poblada.

La anteceden, Daka, en Bangladesh, con 44.500 personas por kilómetro cuadrado, y Mumbai, en India, con 31.700 habitantes por kilómetro cuadrado.

El dato, que no es bueno ni malo, simplemente hay que saberlo entender, es evidencia de que en Colombia, como en el resto del mundo, la tendencia de vivir en las ciudades, porque en ellas hay más oportunidades laborales y mejores condiciones de vida, sigue creciendo.

De acuerdo con Naciones Unidas, más de la mitad de la población mundial vive actualmente en zonas urbanas y se prevee que esa proporción aumentará al 66% en 2050. En Asia y África se concentrará el 90% de ese incremento.

Lo que llamó la atención del listado, que complementan Manila, en Filipinas; Casablanca, en Marruecos; Lagos, en Nigeria; Kota, en India; Ciudad de Singapur, en Singapur, y Yakarta, en Indonesia, es que Medellín es la única ciudad latinoamericana que fue incluida.

Alejandro Echeverri, director del Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de la Universidad EAFIT – Urbam, le explicó a Kienyke.comcómo entender el dato y a qué se debe la densificación de la ciudad.

Factor determinante: la geografía

El estar ubicada en un valle rodeado por montañas, limita, de por sí, el crecimiento o la expansión de la ciudad, es lo primero que aclaró el experto. Por eso, Medellín es una capital densa comparada con otras en el mundo y en Latinoamérica.

“En Medellín positivamente estamos condenados, entre comillas, a crecer hacia adentro y tratar de mejorar la infraestructura urbana, cualificar la ciudad y controlar los crecimientos hacia afuera”, señala Echeverri.

“La densidad no es mala”, comentó el director, más bien es un concepto relativo, porque depende de la forma y las características del centro urbano.

“Una ciudad muy densa puede tener deficiencias pero también muchos valores positivos. Por ejemplo Barcelona, que para mí es más densa que Medellín, tiene urbanamente condiciones muy positivas: equipamientos, transporte y viviendas de muy buena calidad”, explicó.

Se debe entender, entonces, que el concepto de densidad en el urbanismo generalmente es positivo, pero cuando está bien manejado.

“Lo que busca el urbanismo contemporáneo es hacer ciudades más densas o más próximas para que la gente camine menos y con mayor facilidad pueda realizar las actividades del día a día: llevar a los niños al colegio, comprar sus cosas, acceder a servicios”, afirmó.

Metrocable de Medellín

Foto: Shutterstock

Dos realidades: laderas vs eje del río

Lo que sucede en Medellín frente a la densidad es que hay dos condiciones que se deben tener en cuenta. La primera es que las construcción desmesurada en las zonas de ladera, por la presión urbanística en el sur y suroccidente, y la necesidad de muchos habitantes de encontrar un lugar para vivir en los sectores del norte, se está volviendo un problema.

“Hay una ocupación informal activa en zonas de riesgo que pueden generar deslizamientos, y en el sur la mayor dificultad es la movilidad. Si se siguen densificando las lomas, la movilidad cada vez será más compleja y la sostenibilidad ambiental no será posible”, declaró el director de Urbam.

Pero lo opuesto sucede en el área central. En el eje del río y sus barrios aledaños todavía hay una capacidad de crecimiento y densificación mayor.

“Hay una gran parte de la ciudad que todavía puede recibir con muy buenas condiciones a más población, porque está el metro y otros sistemas de transporte, hay vías principales y se puede hacer un desarrollo más equilibrado”, señaló.

Esta es la idea que se expresa en el Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad, y es a lo que se le conoce como ciudad compacta, sin embargo, una cuestión es lo que el plan tiene escrito y otra es lo que la realidad y las dinámicas que se presentan en ella producen.

“Esa es la contracción actual y hay que hacer un trabajo grande. Las dinámicas de la ocupación del mercado inmobiliario, los proyectos de vivienda y la mayor parte de los desarrollos se dan hoy por fuera de las áreas que se deberían densificar y se concentran en las laderas de Medellín”, comentó el experto.

Para concluir, Echeverri aseguró que generalizar frente a este tema es difícil, porque Medellín tiene partes que son problemáticas y otras que no lo son.

Lo que es claro es que hay muchas ciudades en el mundo que tienen problemas críticos en relación con densidades, como algunas de la India y del sudeste asiático, y ese no es el caso aún de la capital antioqueña que, en todo caso, tiene aspectos que mejorar para que tener 19.700 personas por kilómetro cuadrado no llegue a convertirse en una dificultad.