Minga indígena alcanzó acuerdo con Gobierno

16 de noviembre del 2018

Más de 400 indígenas estaban en la ciudad pidiendo seguridad al Gobierno.

Minga indígenas

ONIC

Después de las marchas estudiantiles, un plantón frente a la Defensoría del Pueblo en Bogotá y seis días de dormir en las calles y la sede de la ONIC, los 462 indígenas retornaron a sus territorios con la esperanza de que el gobierno cumpla el acuerdo que alcanzaron el 15 de noviembre en horas de la noche.

Aunque dos horas después denunciaron el incumplimiento de los buses que los retornarían a sus territorios, a altas horas de la noche llegaron los buses que los condujeron de vuelta hacia el Chocó y sus resguardos originarios.

El grupo conformado por indígenas de las comunidades Embera Katio – Eyabida, Dóbida, Wounaan y Zenú de los Municipios de Riosucio y Carmen del Darién del Chocó, decidió viajar a la capital del país por los enfrentamientos entre grupos paramilitares y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que hace presencia en sus territorios.

“El Gobierno también ha bombardeado el territorio, por eso es que las comunidades están asustadas porque no pueden salir a trabajar ni comprar alimentos, son constantes las amenazas y ahora último el miedo de la comunidad es que la misma fuerza militar y del gobierno se alíen con los grupos al margen de la ley”, porque a pesar de denunciar retenes ilegales, la fuerza pública no atiende la situación, afirma el presidente de la Roberto Carpio Conquista, presidente de la Asociación de Cabildos Indígenas de la región del Darién Chocoano en diálogo con KienyKe.com.

Según Carpio, entre 13 y 16 líderes indígenas del Chocó están amenazados por grupos paramilitares e indígenas, por eso le solicitaron a la Unidad Nacional de Protección atender la seguridad de estas personas. La UNP se comprometió a hacer una evaluación particular de cada caso.

“En el tema de seguridad necesitamos que nos fortalezcan la Guardia Indígena para así poder contrarrestar y mantener a las comunidades orientadas hacia la autonomía, creemos que esa puede ser la respuesta a la situación”, aseguró Carpio. Ellos no confían en la Fuerza Pública, por eso no apoyan una presencia directa de militares en sus territorios.

Asimismo se acordaron reuniones con delegados del ICBF, la Dirección de Asuntos Indígenas, Room y Minorías, el Ministerio de Salud y el Alto Comisionado para la Paz, con el fin de adelantar los acuerdos pertinentes para garantizar la calidad de vida de estas poblaciones rurales del Chocó.

A pesar de esto, Carpio aseguró que no quedaron del todo satisfechos, pero valoró la disposición del gobierno para cumplir los acuerdos, “hay muchos acuerdos que se han firmado pero nunca se ha dado cumplimiento”, aseguró.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO