ONU respalda protocolo de Claudia López

Publicado por: admin el Jue, 23/01/2020 - 02:21
Share
La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por los hechos de violencia contra miembros de la Policía que tuvieron lugar este martes du
ONU respalda protocolo de Claudia López
La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por los hechos de violencia contra miembros de la Policía que tuvieron lugar este martes durante una nueva jornada de paro nacional en el país, en rechazo al asesinato de líderes sociales y las interceptaciones ilegales al parecer dirigidas desde altas esferas militares. Durante la jornada de protesta social en contra del gobierno de Iván Duque, la primera del año, hubo una serie de concentraciones y disturbios en algunos puntos de las ciudades de Bogotá y Medellín, menores a los del año pasado, dejando seis heridos, cuatro policías y dos civiles. Entre los hechos que se robaron la atención de la prensa, fue el ataque contra un grupo de policías por parte de varios encapuchados en la localidad de Suba, al noroeste de Bogotá. En esta zona, también hubo enfrentamientos entre los uniformados y manifestantes, así como bloqueos en el sistema de transporte masivo, TransMilenio. Al referirse al ataque a los policías, el representante señaló que “este tipo de acciones no son compatibles con el derecho a la protesta pacífica, y desvían la atención de los legítimos reclamos de mayores garantías de derechos humanos expresados por parte de la mayoría de los manifestantes”. https://twitter.com/ONUHumanRights/status/1220114907267465220?s=20 “Veo con preocupación que ayer algunos individuos, afortunadamente una minoría, atacaron violentamente y hostigaron a miembros de la policía nacional, manifestantes e infraestructura pública y privada”, dijo el representante en el país de la alta comisionada Michelle Bachellet, Alberto Brunori. Pero además, el día puso a prueba el nuevo protocolo para la protesta social diseñado por la alcaldesa de Bogotá, Claudia López (quien asumió el cargo el pasado 1 de enero), tras la muerte de Dilan Cruz, un estudiante de 18 años que falleció el 25 de noviembre pasado a raíz de las heridas sufridas en la cabeza por un proyectil disparado por un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) en Bogotá. La metodología plantea al menos tres instancias de diálogo para prevenir disturbios y graves afectaciones durante las marchas, antes de la entrada en operación de la Policía disponible, la que patrulla a diario en las calles, y el Esmad, que solo intervendrá como última instancia y cuando se considere que hay una acción violenta que atente contra la vida. En la víspera, al presentar el balance de la jornada, López afirmó que en varias movilizaciones de en capital colombiana hubo infiltrados.

Pronunciamiento de la ONU

Entre tanto, y no obstante los hechos de violencia, la oficina en Colombia de la alta comisionada “saludó” el nuevo protocolo de la alcaldesa López y los “esfuerzos mayores” por “respetar el derecho a la manifestación pacífica”. El representante de la ONU también detalló que en Bogotá su oficina hizo seguimiento a la situación de derechos humanos “en el marco de la jornada de protestas” por invitación de la Alcaldía de Bogotá y en estrecha coordinación con los órganos de control, la Personería, Procuraduría y la Defensoría del Pueblo. “De acuerdo con nuestro análisis, constatamos avances en el uso del diálogo para no recurrir al uso de la fuerza por parte de la Alcaldía de Bogotá y de la Policía Nacional”, destacó Brunori, quien también señaló que la metodología del gobierno bogotano está “alineado con los estándares internacionales de derechos humanos”. “Su aplicación estricta puede crear condiciones en la sociedad y en las personas para ejercer su derecho a la libertad de expresión, reunión, manifestación y participación”, subrayó.