Se desprende el iceberg más grande de la historia

Foto: Instagram

Se desprende el iceberg más grande de la historia

12 de julio del 2017

Uno de los mayores icebergs de la historia se desprendió esta semana del segmento Larsen C de la Antartida. El bloque de hielo, de 5.800 kilómetros cuadrados, cuatro veces el área de Ciudad de México, y de un peso aproximado de un billón de toneladas, se desprendió anticipadamente entre el 10 y 12 de julio.

Así lo anunciaron  los científicos del proyecto Midas, quienes han estado siguiendo el desarrollo de la grieta desde hace una década, un proceso que se aceleró en 2014.

El iceberg, que probablemente será denominado A68, fue detectada por el instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA.

Según la Agencia Espacial Europea (ESA), el iceberg será uno de los más grandes de la Antártida: tendrá 190 metros de espesor, 1.155 kilómetros cúbicos de hielo y podría rellenar 462 millones de piscinas olímpicas.

“Hemos estado anticipado este evento por meses. Estamos sorprendidos por cuánto demoró a la grieta causar la ruptura. El iceberg es uno de los más grandes que se tenga registro y su progreso en el futuro es difícil de predecir. Puede mantenerse en una pieza, pero es posible que se rompa en fragmentos”, declaró el profesor Adrian Luckman, investigador líder del Proyecto Midas.

 Se trata de uno de los mayores icebergs de los que se tiene noticia.

“Es uno de los mayores icebergs registrados y su futuro es difícil de predecir. Puede mantenerse como una sola pieza, pero es más plausible que se rompa en varios fragmentos. Una parte del hielo puede permanecer en la zona durante décadas, mientras que otras partes podrían ir a la deriva hacia el norte”, explicaron Martin O’Leary y Adrian Luckman en un comunicado del proyecto Midas.

Las opiniones de los expertos se encuentran divididos. A pesar de que esta partición no afectará el nivel del mar global, dado que este trozo de hielo ya se encontraba a flote en el océano, algunos científicos temen que pueda acelerar la desestabilización de la plataforma de hielo.

“Aunque se trata de un evento natural, y no somos conscientes de ningún vínculo con el cambio climático inducido por el ser humano, el desgajamiento coloca a la plataforma de hielo en una situación muy vulnerable”, aseguró Martin O’Leary, otro glaciólogo del proyecto Midas

Además, la ESA alertó de que el iceberg podría suponer “un peligro para el tráfico marítimo”.

Investigadores de la ESA han calculado que trozos del iceberg podrían llegar hasta a las islas Malvinas, un territorio ubicado a pocos cientos de kilómetros de las costas argentinas.

El iceberg pertenecía a la barrera Larsen C, una plataforma de hielo flotante, ubicada en el occidente de la Antartida, que los científicos llevan investigando desde 1995, cuando el LArsen A se quebró. En 2002, Larsen B tuvo un destino similar. La pérdida del iceberg reduce un 12% la superficie total de Larsen C.

De acuerdo con el profesor Luckman, el desprendimiento corresponde a un hecho geográfico y no climático, aunque se cree que el calentamiento climático ha contribuido a la separación del iceberg.