Aprueban prórroga de Ley de Víctimas por 10 años

Publicado por: juan.sacristan el Mié, 18/11/2020 - 11:34
Sharekyk
Según expertos, solo se han reparado poco menos de un millón de personas y faltan aún más de siete millones.
Prórroga Ley de Víctimas

Después de un año y un mes de debate, finalmente el Congreso aprobó la prórroga de la Ley de Víctimas que había ordenado la Corte Constitucional, por diez años para proteger a más de ocho millones de personas que han sido acreditadas como víctimas en el país.

Pese al profundo debate que despertó la prórroga, el último fue la inclusión de llamados “tenientes de buena fe”, la prórroga de la Ley de Víctimas fue aprobada por unanimidad en la plenaria del Senado de la República de este martes 17 de noviembre.

La iniciativa fue de autoría de la representante María José Pizarro, de la coalición Decentes, y John Jairo Hoyos García, del Partido de la U, para dar cumplimiento a la Sentencia C-588 de 2019 de la Corte Constitucional.

“Este es el mensaje más oportuno, necesario, dignificante que pueden recibir hoy las más de 9 millones de víctimas en nuestro país, a las cuales esperamos se les pueda garantizar el derecho a la reparación integral, a la verdad, a la justicia, sobre todo a las garantías de no repetición y que NUNCA JAMÁS tengamos de vivir los horrores y los dolores que ha dejado décadas de guerra en Colombia”, afirmó la congresista María José Pizarro.

La aprobación también prorroga la vigencia de los Decretos Reglamentarios Ley 4633, 4634 y 4635, a través de los cuales se dictan medidas de asistencia, atención, reparación integral y de restitución tierras a las víctimas pertenecientes a los pueblos y comunidades negras, afrocolombianas, raizales, palenqueras, comunidades indígenas y gitanos. 

 “Nosotros estaremos abogando por que se cumpla y se materialice esta ley, para que aquellos que no han podido acceder a la verdad y a la justicia de manera efectiva, puedan hacerlo en estos diez años que le damos de vigencia a esta importante Ley, pues tan solo el 5,5 % de las solicitudes de restitución han sido resueltas por un juez, y el menos del 13% de las víctimas han recibido reparación, bien sea material o simbólica  a un año de terminar la vigencia prevista en la ley”. señaló Pizarro.

El senador Roy Barreras, uno de los que abogó por la aprobación de la prórroga, señaló que “es la ley de reparación de víctimas más ambiciosa de la historia”. Según él, en los diez años que cumplió la norma, solo han sido reparadas 986.961 personas, por lo que aún falta brindar atención a 7´829.743.

“Este un claro reconocimiento con las 9´041.303 millones de víctimas de las guerrillas, de los paramilitares, de los agentes del Estado y a los familiares de cerca de 200 mil desaparecidos que hay en Colombia, y por supuesto, a quienes aún no han sido reparados.  Esta Ley le ofrece a las 9 millones de víctimas, que son casi el 20% de los colombianos, la oportunidad de su reparación”, señaló Barreras.

Sin embargo, dado el amplio número de personas que se han visto afectadas por la inclemencia de la guerra colombiana, según el senador Barreras, al ritmo de la reparación, se necesitan 47 años para brindar atención a cada una de las víctimas.

“La Corte en su exhorto no limita el número de víctimas, no excluye a ninguna víctima y reitera el criterio de no regresividad. Sin importar su victimario, víctima, es víctima. Por eso hoy celebramos que el Congreso le haya dicho Sí a esta importante iniciativa”, puntualizó Barreras.

Según Dejusticia, la Ley de Víctimas, que fue promulgada en el 2011, fue en su momento una de las medidas de superación de conflictos más avanzadas en el mundo. Esta norma reconoció el conflicto armado interno en el país, definió la condición de víctimas y se propuso en diez años otorgar reparación.

En vista del débil cumplimiento de los mandatos, la Corte Constitucional solicitó al Congreso ampliarla por otros diez años para avanzar en la reparación. La norma contempla la restitución de tierras, indemnización económica a las víctimas, reconstrucción de verdad y difusión de la memoria histórica, atención psicológica y garantías de no repetición.