Elecciones 2018 y el limbo del proceso de paz con el Eln

Elecciones 2018 y el limbo del proceso de paz con el Eln

12 de mayo del 2017

El Centro Democrático, en cabeza de su director honorario, Fernando Londoño, dejó claro en su segunda Convención Nacional que el “reto” de esa colectividad, en el marco de las elecciones presidenciales de 2018, será “hacer trizas” el Acuerdo con las Farc. De cara a esos comicios, cruciales para la implementación de lo pactado en La Habana, queda también sembrada la duda sobre el futuro del proceso de paz con el Eln, que recién arranca y no precisamente con el pie derecho.

Aunque el pasado seis de abril finalizó el primer ciclo de conversaciones de paz en Quito, Ecuador, y las partes enfatizaron que la prioridad sería adelantar un proceso gradual para el desescalamiento del conflicto, días después la guerrilla reiteró que continuaría desarrollando hechos ilegales para sostenerse.

“El Eln seguirá financiando sus actividades en parte, con la tributación de quienes han amasado sus capitales, explotando al pueblo”, señaló el grupo armado en alusión a la extorsión.

Se trata de un ambiente que se agita con los más recientes hechos. Mientras que la Policía condenó los homicidios de ocho de sus miembros en la última semana, a manos de guerrilleros y bandas criminales; y el defensor del Pueblo, Carlos Negret, lanzó una fuerte alerta por un supuesto ‘plan pistola’, en el que “la Sijín, la Policía y todos los organismos de inteligencia tienen que perseguir a las personas del Eln y de las autodefensas gaitanistas porque no se ha podido saber de dónde vienen” (esas intenciones criminales), representantes de las Farc y el Eln se reunieron en Cuba para “sumar fuerzas para la solución política del conflicto colombiano”, según expresaron en un comunicado conjunto.

Tras el encuentro de las guerrillas, que se extendió por tres días, surgen reacciones diversas. Para el presidente de la Comisión de Paz del Senado, Roy Barreras, quien esperaba conclusiones concretas para beneficiar el proceso de paz con el Eln, resulta ser un pronunciamiento contradictorio e incluso cínico.

“Escuchar al Eln decir que victimas son el corazón de la paz, sin abandonar acciones que disparan al corazón de la paz, suena cínico. Ojalá las conclusiones privadas incluyan acciones y decisiones útiles y reales, más allá de la tibia declaración conocida. Mientras sigan matando policías, no hay nada que celebrar”, comentó.

Pese a esa “tibieza” de la que habla Barreras, la representante Ángela Robledo, copresidenta de la Comisión de Paz, ve con satisfacción que las dos guerrillas más grandes que ha tenido el país se hayan sentado, vestidos de civil, para hablar de un objetivo común.

“El comunicado expresa una voluntad para encontrar puntos de armonización en la negociación, creo que tanto el proceso de paz con el Eln como la implementación del Acuerdo con las Farc tendrán acelerador”, planteó en diálogo con este medio.

Foto: Eln

Foto: Eln

Proceso de paz con el Eln y una difícil tarea electoral para el 2018

En eso coincide el exministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, que plantea en diálogo con KienyKe.com la posibilidad de que ahora las Farc lleven por el mismo camino de la negociación al Eln.

“No conocemos a profundidad las conversaciones pero en principio me parece positivo que una guerrilla que está en proceso de desarme pueda eventualmente llevar por el mismo sendero al Eln, en un momento en que parece dar pasos contradictorios”.

Pero no parece ser una vía fácil. Desde ahora los analistas políticos y los mismos partidos visualizan una apretada contienda electoral, en el que las coaliciones serían protagonistas y las conversaciones de paz el centro de atención.

Un paso fundamental para lograr avances, en los que no retroceda el sucesor del presidente Juan Manuel Santos, dice la congresista Robledo, es el cese bilateral.

Esperaría que la reunión le deje la convicción al Eln de que hay que avanzar de la manera más significativa posible para que el (Presidente) que llegue en el 2018 no dé un pie atrás en el proceso. Un elemento fundamental para mantener viva la mesa es por un lado, el cese bilateral al fuego y por otro, los puntos de armonización de la agenda de las dos guerrillas, que si bien tienen diferencias, no solo por su origen sino por hoy la tarea que hacen hoy, deben entender que hay que poner el acelerador“, apunta la congresista de la Alianza Verde.

“Si gana el Centro Democrático Colombia se devolvería a una guerra atroz”

Para el exprocurador y exfiscal general Méndez, es posible que “ponerle acelerador” haya sido en efecto una de las metas del encuentro de las guerrillas en Cuba, lo cual valora y aplaude. Pero más allá, cree que el objetivo, en vista de la contienda electoral que se avecina, es que desaparezcan estos grupos.

“En Colombia se han hecho muchas elecciones en medio del conflicto, a eso nos acostumbramos, pero lo ideal sería que para 2018 no haya ningún actor armado”, comenta.

A su turno, Robledo ve un riesgo latente de cara a las elecciones, teniendo en cuenta las declaraciones de los integrantes del uribismo.

“Queda claro que (el Centro Democrático) no es partido de derecha sino de ultraderecha, según las palabras de Fernando Londoño. Querer ‘volver trizas’ un acuerdo que ha significado que Colombia tenga actualmente los más bajos índices de muertos, extorsiones y daños infraestructura en los últimos años, me parece que es inadmisible, por supuesto nos pone en alerta a quienes hemos defendido la negociación con las Farc y a quienes estamos acompañando el proceso de paz con el Eln”.

Y continúa: “Si en el 2018 gana el Centro Democrático, Colombia se devolvería a una guerra atroz que no queremos, y que por supuesto no vamos a permitir. La tarea electoral va a ser muy difícil pero no vamos a dejar que ‘vuelvan trizas’ el Acuerdo”.

Foto: Farc

Foto: Farc

De ahí que Gómez Méndez explique que hay caminos legales y constitucionales para quienes defienden los diálogos, porque aunque los partidarios “del proceso esperaríamos que haya un candidato cercano a los acuerdos, habría que respetar la decisión del pueblo”.

El exministro considera que el Eln debe “leer lo que los colombianos están pensando” y así no seguir afectando su imagen y el avance del que es visto como un complicado proceso.

“Es muy difícil que un colombiano entienda que se puede estar en un proceso de paz mientras se está secuestrando y extorsionando. Lo ideal es que uno de los primeros pasos sea el cese al fuego. Todos los colombianos estamos esperando los resultados de lo que ha hecho el gobierno con las Farc, pero también que haya cese de hostilidades en el proceso de paz con el Eln”.

En ese orden de ideas y según conoció este medio, en las próximas semanas se plantearía una instancia de la sociedad civil con el fin de impulsar los dos procesos, la implementación con Farc y la negociación con Eln, porque de hecho, el mismo Gobierno ve con prudencia el encuentro de las guerrillas.

“Lo que hemos dicho nosotros siempre: hay un solo proceso de paz, hay un solo fin del conflicto, pueden haber diferentes mesas, lo reconoció muy bien ‘Timochenko’, está mucho más avanzada, está terminada la mesa con las Farc (…) ¿Qué es lo que quisiéramos nosotros? Que no se nos quede atrás el Eln”, afirmó el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo.