A Germán Vargas Lleras le suena bien el Estado de Conmoción Interior

24 Mayo 2021, 03:54 PM
Share
El exvicepresidente Germán Vargas Lleras afirmó que si las protestas siguen afectando la economía el Gobierno debería contemplar el Estado de Conmoción Interior.

Debido a la tensa situación de orden público que se vive en el país desde el pasado 28 de abril, diferentes sectores le han pedido al presidente Iván Duque que declare el Estado de Conmoción Interior para controlar lo que sucede en las calles. El exvicepresidente Germán Vargas Lleras se refirió al tema, y aunque no lo solicitó sí lo sugirió. 

Es clave señalar que, El Estado de Conmoción Interior hace parte del estado de excepción, el cual está constituido en el derecho constitucional. Con esto, Duque estaría en la facultad de suspender mandatarios regionales, como alcaldes y gobernadores, podría restringir las manifestaciones y además podría tomar control de los medios radiales y televisivos.

Dicho estado podrá declararse en todo o parte del territorio nacional, en caso de grave perturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado o la convivencia ciudadana, y que no pueda ser conjurada mediante el uso de las atribuciones ordinarias de las autoridades.

 

Ante ese panorama, el exvicepresidente y líder del partido Cambio Radical hizo mención a esa medida excepcional en su más reciente columna de opinión en El Tiempo. En primer lugar, celebró el anuncio del presidente de no permitir más bloqueos para restablecer la movilidad en el territorio nacional y el suministro de bienes y servicios esenciales para la población.

Vargas Lleras señaló que la Constitución y la ley deben cumplirse, y los diálogos deben adelantarse, pero no sobre la base de tolerar que se vulneren los derechos de toda la ciudadanía debido a los bloqueos.

En ese sentido, mencionó la pérdidas materiales desde que iniciaron las protestas en abril para poner sobre la mesa la posibilidad de declarar el Estado de Conmoción Interior como medida para controlar la situación que se vive en las calles del país. 

"Las pérdidas materiales ya superan los 15 billones de pesos, y continúan los saqueos, los incendios y las amenazas a quienes se resisten a parar. De continuar esto así, el Gobierno debería contemplar la declaratoria del estado de conmoción interior, medida que lo habilitaría temporalmente para controlar la circulación de vehículos, limitar el acceso o salida de determinados territorios, establecer toques de queda e inclusive suspender alcaldes y gobernadores", sostuvo el líder de Cambio Radical. 

 

El excandidato presidencial dijo que cuando observa los desmanes cometidos en Cali y Popayán o lo que sigue pasando en Buenaventura, por citar algunos ejemplos, "me pregunto si la vida en estas ciudades y en casi todas no se ha perturbado lo suficiente como para justificar tal declaratoria". 

Además, Vargas Lleras criticó la actitud de algunos gobernadores y alcaldes que, "amparados en mal entendidos protocolos", dilatan la intervención de la Fuerza Pública y permiten que sus jurisdicciones se vuelvan territorios de nadie.

"Muchos de ellos utilizan el paro para mover sus propias agendas políticas de cara a las próximas elecciones", aseveró. 

Calificó de "urgente" que el Gobierno presente las evidencias de la infiltración de actores ilegales en las marchas y los bloqueos, como el caso del Eln y la disidencia de ‘Gentil Duarte’ en Cali, y de la presencia de bandas de microtráfico disputándose el control territorial de las ciudades, como a su juicio, empieza a ocurrir en Medellín y el Eje Cafetero.

Y finalizó lanzando dardos al Comité del Paro. Pidió que se aclare la posición del presidente de la CGT sobre los bloqueos como forma de protesta legítima y dijo que "a juzgar por las pretensiones preliminares del comité del paro, no puedo augurar un buen desenlace a las negociaciones con el Gobierno".

Según Vargas Lleras, no se puede pretender que para solo empezar a hablar se exija el llamado “acuerdo de garantías” en el cual se pide, de entrada, el desmonte del Esmad y el retiro de la Fuerza Pública de las calles y la suspensión de cualquier actividad de control - y ahora también la renuncia del ministro de Defensa-. 

KienyKe Stories