Machismo no deja que los hombres denuncien que son víctimas de violencia sexual

Machismo no deja que los hombres denuncien que son víctimas de violencia sexual

15 de Octubre del 2014

La líder chocoana Yolanda Perea Mosquera, que participará en el Segundo Foro Women Working for the World, denunció que en las zonas afectadas por el conflicto armado colombiano, debido al machismo, los hombres víctima de violencia sexual no denuncian para no ser criticados por sus pares masculinos.

Mosquera además denunció en una entrevista con KienyKe.com que ella y otros compañeros suyos de la Mesa departamental de víctimas de Antioquia han sido amenazados de muerte, al parecer, por miembros de grupos de autodefensas.

La representante de la Corporación afrocolombiana “El Puerto de mi Tierra” también habló sobre los problemas que afrontan municipios de Antioquia y Chocó.

Lea también: Catalina Escobar: “En Colombia cada 14 minutos abusan de un niño o una niña” 

¿Qué perspectivas tiene respecto al foro Women Working for the World? 

Aprender más. El liderazgo crece poco a poco. Me gusta aprender y aplicar lo que aprendo.

¿Cuánto tiempo lleva con la Corporación Puerto de mi Tierra?

Comenzó el 22 de noviembre de 2011. Creamos la corporación porque en Riosucio (Chocó) ya no estaban las organizaciones que mi mamá había creado antes de que la asesinaran. No tenemos la solución a todos los problemas pero sí podemos aportar un poco para que la situación mejore. Trabajamos en Riosucio, municipios de Antioquia, Apartadó y a medida que avanzamos en el liderazgo y el apoyo vamos llegando a otros sitios.

Todo parte de la labor de su mamá. Cuéntenos un poco más sobre ella. 

Mi mamá era representante legal de la comunidad. Mi abuelo siempre me contó lo que le pasó a ella. Su ejemplo me sirve de inspiración. Hago mi trabajo porque me gusta, lo hago por ella y por ayudar a la gente.

Cuando yo tenía once años fui víctima de violencia sexual por parte de un actor armado. Mi mamá, María Ricardina Perea, me defendió, lo que desencadenó que la asesinaran días después. Por eso sigo en la lucha, no quiero que un hijo o hija mío pase por la situación que pasé.

¿Cómo superar ese duelo y transformarlo en trabajo social?

Conseguí un gran apoyo: una sicóloga me ayudó a superar ese trauma. A veces la gente rechaza el apoyo, pero en mi caso me ayudó a salir adelante. A uno se le quita el miedo, reconoce que no es culpa de uno, pero no olvida.

¿Qué frentes cubre la corporación?

Capacitamos a las mujeres y les enseñamos que como mujeres tienen derechos. Trabajamos mucho contra el maltrato que los hombres le dan a las mujeres por el simple hecho de que trabajan y les compran la ropa. Las mujeres deben defender sus derechos y los de sus hijos.

Estamos recogiendo donaciones para Riosucio, Apartadó, Chigorodó: ropa nueva, usada y juguetes en buen estado, nuevos o usados, recibiendo máquinas de motilar porque queremos hacer una brigada en Riosucio para motilar a los niños, tenemos los operarios pero no las máquinas, estas se las robaron.

Yolanda Perea

Yolanda Perea habla en la asamblea departamental.

¿Qué problemas afectan a la población donde trabaja la corporación?

Hay muchas amenazas. Uno como líder las recibe. El problema en Colombia es que nadie quiere que se sepa lo que pasa acá. No quieren que las mujeres denuncien. Tanto los grupos armados como personas individuales no quieren que haya denuncias y la mejor manera para que eso no pase es matándonos.

Nuestro trabajo también consiste en convencer a los hombres de que se decidan a hablar también, que reconozcan que han sido víctimas de violencia sexual. En el conflicto colombiano han sido víctimas de violencia sexual pero el patriarcado no admite que a los hombres les pase eso.

¿Qué clase de amenaza ha recibido?

La Mesa departamental de Antioquia es objetivo militar. Estamos amenazados. Hace ocho días le hicieron un atentado a un compañero. Es una persecución constante a raíz de lo que hacemos.

A muchos no les conviene que las mujeres salgan de la cocina. No les conviene que las mujeres se levanten, luchen y denuncien.

Los que amenazan dicen estar contra la restitución de tierras y contra de lo de La Habana.

Lea también: “El reclutamiento infantil es una epidemia”

¿Qué problemas hay en las zonas donde la corporación trabaja?

Como miembros de las mesas municipal y departamental de Antioquia necesitamos más apoyo. El Estado se olvida de la labor de los líderes. Solo nos buscan cuando necesitan un apoyo para votar, cuando necesitan legalizar algo. Las instituciones solo se unen para rendir informes pero no para trabajar a favor de las víctimas.

A raíz de las amenazas nos asignaron chalecos antibalas y nadie nos da empleo. Perdí mi empleo por estar amenazada. Cuando se es amenazado uno se convierte en pan de queso maluco.