Nuevo round: Uribismo vs Fiscalía

Nuevo round: Uribismo vs Fiscalía

13 de mayo del 2014

Aunque el expresidente y senador electo Álvaro Uribe Vélez se presentó el martes ante el Bunker de la Fiscalía General de la Nación, en esperado cumplimiento a la segunda citación por la que se buscaba que declarara como testigo en las denuncias de presuntos dineros ilegales que habrían llegado a las finanzas de campaña de Juan Manuel Santos durante su pasada carrera presidencial, la asistencia del mandatario fue utilizada para recusar formalmente al fiscal General, Eduardo Montealegre, y el vicefiscal, Jorge Perdomo.

“Siempre he acudido a la justicia desde el 7 de agosto de 2010; lo hago ahora no obstante la ausencia de garantías”, señaló Uribe al término de la diligencia. “La información que he recibido sobre el señor Rendón, la campaña del Presidente Santos y la posible violación de topes de financiación, la entregaré a la Procuraduría”, añadió.

Hasta ahora dichas pruebas no han llegado al Ministerio Público. No obstante, la asistencia de Uribe al ente acusador para pedir que su caso no sea investigado por Montealegre o Perdomo, deja la sensación de que el exmandatario ahora sortea una nueva batalla, que no es nueva.

“… no se me cita en calidad de testigo, como lo han querido aparentar, sino como sindicado por las declaraciones de cólera del señor Fiscal ante mis críticas a la impunidad que el Presidente Santos y el señor Fiscal ofrecen al terrorismo”, señaló Uribe este martes 13 de mayo.

Antes, algunos de sus escuderos salieron al respaldo de sus denuncias. El exvicepresidente y jefe de debate del uribismo, Francisco Santos, criticó al Fiscal General por la celeridad con la que ha citado al senador electo para que sea indagado por sus denuncias. “Salió JJ de la campaña del Presidente Santos y entró un nuevo asesor: Eduardo Montealegre. Ese es el verdadero riesgo a la democracia”, acusó ‘Pacho’ Santos.

La mayor molestia dentro de los cercanos al exmandatario se produjo luego de las declaraciones del fiscal Montealegre a la prensa el pasado fin de semana. El funcionario se refirió a los escándalos que podrían afectar el proceso de paz, tras encausar a un presunto hacker que además trabajaba con la campaña de Óscar Iván Zuluaga. “El hacker es un neofascista sobre el cual el país tiene que abrir los ojos. Estamos viendo muy peligrosamente el surgimiento de grupos neofascistas”, dijo Montealegre.

“#CeroGarantias ¿Fue apropiada la forma de citar a AUV(Álvaro Uribe Vélez) a través de comunicado público, entrevista y calificándolo de nazi y fascista?”, escribió en Twitter el hijo del expresidente, Tomás Uribe Moreno.

En otro aparte, Montealegre explica que escándalos que pretendan manipular a la opinión, como “creación de mentiras, aseverar cosas que no corresponden con la verdad para poner en funcionamiento la administración de justicia, pues eso es una conducta de fraude procesal”. Uribe cuestionó molesto si se le iba a acusar de Fraude, cuando aún ni siquiera comenzaba el proceso.

Alvaro Uribe Fiscalia

El senador electo Álvaro Uribe Vélez saliendo de su presentación en el Búnker de la Fiscalía.

En las denuncias de Álvaro Uribe, lanzadas inicialmente en entrevista con W Radio, indica que tendría información confiable de que de los 12 millones de dólares que habría recibido el asesor J.J. Rendón de manos de los narcotraficantes ‘Comba’, 2 millones habrían sido destinados para completar faltantes de dinero de la campaña que llevó a Juan Manuel Santos al Palacio de Nariño hace cuatro años.

“Es una estrategia de confusión política”

Las molestias de Uribe con la Fiscalía no son nuevas. Tampoco se han limitado exclusivamente a Montealegre. Vienen desde cuando Viviane Morales fue Fiscal General de la Nación y lideró graves cusas como las ‘Chuzadas del DAS’ y el escándalo ‘Agro Ingreso Seguro’, que llevaron a prisión a cercanos funcionarios de Uribe como Andrés Felipe Árias. Desde entonces el uribismo ha argüido falta de garantías de parte de la justicia.

Hace dos meses, el analista Ernesto Yamhure en entrevista con El Espectador, insistió en esta denuncia: “La persecución de que hemos sido objeto los uribistas corresponde a un plan que puso en marcha el presidente Santos y que articuló la exfiscal Vivian Morales que nos persiguió de manera ilegal a los uribistas durante su nefasto paso por la Fiscalía”.

Incluso desde 2012, Uribe ha señalado que los suyos han sido acorralados por “una fiscalía sesgada”. Los procesos han alcanzado hasta al hermano del expresidente, Santiago Uribe, quien tiene investigación por presuntos vínculos paramilitares.

En conversación con Kienyke.com, la exfiscal General de la Nación y senadora electa, Viviane Morales, calificó como una “estrategia de confusión política” el que el uribismo insista en que no goza de garantías ante las recientes administraciones de la entidad.

“Esa estrategia ante la opinión busca desvanecer las investigaciones y tratar de enrarecerlas, para convertir todo en ataques políticos”, dijo.

Morales defendió su paso como Fiscal asegurando que “todas las acusaciones que se hicieron están en juicio ante los tribunales del país. Para que eso sucediera, era necesario que se presentaran evidencias probatorias; luego si están en juicio, es porque había pruebas que la Fiscalía tenía y que permitieron acusar e investigar a los funcionarios de la administración Uribe”.

“Es claro que todas las investigaciones que se hicieron durante mi fiscalía siguen en pie; ninguna se ha caído por nulidad y estamos próximos a conocer resultados en casos como Agro Ingreso Seguro. Eso desvirtúa las aseveraciones de que se hicieron con sentido político”, añadió.

¿Continuará la pelea?

Sobre la actual incomodidad entre Uribe y el fiscal Montealegre, Viviane Morales consideró que se trató de una “salida jurídica en falso” que tiene contra la pared al exmandatario. “La negativa de Uribe a asistir a la Fiscalía y haber sido tan gaseoso  en las afirmaciones que hizo, que eran gravísimas contra la campaña de reelección, muestran que hay un interés político, más que un interés por tratar de conocer la realidad del financiamiento de la campaña de Juan Manuel Santos. Es increíble que el expresidente Uribe haya tenido conocimiento de un hecho así desde hace dos años y no lo haya manifestado públicamente hasta este momento.”

Vivian Morales

 Viviane Morales, exfiscal General de la Nación y senadora electa.

Para Morales no hay razón para argumentar una persecución en su contra ni invocar recusaciones. “Él era un testigo, según lo que dio a conocer al país. Los testigos no pueden solicitar impedimentos, porque la acción de la Fiscalía no va contra el testigo sino contra la persona a la cual se le señala de haber cometido el delito”.

Además, la exfiscal lamentó las declaraciones de Montealegre en la prensa, lo que podría dar razones de molestia al uribismo. “Cuando se es fiscal, magistrado o juez es necesario actuar a través de las facultades de las competencias (investigación, decisiones judiciales libres), y dar entrevistas a veces enrarece las investigaciones y puede  generar malas interpretaciones. Una cualidad de las autoridades judiciales debe ser su prudencia y expresarse exclusivamente a través de sus decisiones judiciales”.

De momento no se vislumbra que se bajen los ánimos en esta disputa. La pruebas por las denuncias del expresidente Uribe, según parece, deberán llegar a la Fiscalía de manos de la Procuraduría más que del directo denunciante. De extenderse el rifi-rafe, podría presentarse un escenario en el que el exmandatario sea denunciado por calumnia, lo que lo convertiría de testigo en parte procesal. Probablemente, ninguna de las partes quiere llegar hasta allá.

Twitter: @david_baracaldo

Lea también: Escándalos y guerra sucia: zancadillas de las contiendas presidenciales