¿Terminaremos siendo cómplices?

¿Terminaremos siendo cómplices?

7 de Septiembre del 2015

Cuando le pregunto a Antonio Nicolás Briceño Braun sobre sus vínculos con mi país me responde con viva emoción: “Toda mi vida consciente he tenido un inmenso AMOR por Colombia”. Con estas efusivas palabras dimos comienzo a una larga charla acerca del fraude electoral que hubiera querido hacer antes pero que no me había atrevido a proponerla por temor a que pudiera acarrearle problemas.

Es un privilegio abordar tan espinoso tema con un conocedor de la historia del fraude electoral en la región y quien lo ha venido presenciando de cerca en las elecciones venezolanas de la era Chávez y Maduro y en las colombianas de la era Santos.

Economista, publicista, filántropo y en los últimos años analista político Antonio Nicolás Briceño ha sido un observador atento del devenir político del mundo pero muy especialmente del de América Latina. Debido a persecuciones del régimen de Maduro se encuentra viviendo en Colombia, su segunda patria que lo ha acogido con afecto, pero está consciente de los riesgos que corre al ser un crítico severo de los gobiernos populistas, aunque él preferiría que se les llamase por su verdadero nombre: gobiernos comunistas de la región.

Carlos Salas: ¿Qué te une a Colombia?

Antonio Nicolás Briceño: Toda mi vida consciente he tenido un inmenso cariño por Colombia. He venido desde hace 48 años a fiestas, corridas, celebraciones y ferias. También he tenido la oportunidad de servir como vinculante en Colombia con maestros y técnicas espirituales como la musicosofía y el Fuego Sagrado. Hace veinte y dos años participé en la creación de Fundamor en Cali y me vincule a la obra de la Fundación de Niños de los Andes de Jaime Jaramillo, colaborando  directamente en los parches con los gamines.

De un tiempo para acá mi vínculo es político. Debido a los continuos ataques de las autoridades venezolanas decidí quedarme a vivir en este país de donde es mi hermosa esposa. Aunque siempre he estado atento a los asuntos colombianos ahora mucho más al darme cuenta de la similitud entre lo que está pasando actualmente en Colombia y lo que ha venido ocurriendo en mi país. Siguen el mismo guión y muchos de sus actores son los mismos aquí y allá, así como los titiriteros que mueven los hilos desde La Habana y otros lugares del mundo.

C.S.: ¿Eres sobrino de Arturo Uslar Pietri?

A.N.B.: Estoy emparentado con el Libertador Simón Bolívar y con el general Antonio Nicolás Briceño quien firmó el Acta de Independencia en representación de la provincia de Mérida y promulgó el bando de Guerra a Muerte. En mi familia hay personajes destacados y tuve muy estrechos vínculos con mi tío Arturo Uslar.

C.S.: ¿Te consideras un intelectual?

A.N.B.: No me gustan las etiquetas. Soy un espíritu encarnado como decía Teilhard de Chardin, alguien que vive su propia experiencia para cumplir una misión. Un Ser que ha venido para evolucionar ayudando y promoviendo actividades que enriquezcan al ser humano.

C.S.: ¿Qué te motiva a mantener un vínculo político con Colombia?

A.N.B.: Como quiero tanto a Colombia, a la libertad, a la democracia y como he pasado buena parte de mi vida luchando por todo lo que quiero, siento la obligación de alertar sobre los peligros que se están corriendo.

C.S.: Quisiera que me hablaras del fraude electoral ahora en vísperas de las elecciones regionales en Colombia y de las parlamentarias en tu país.

A.N.B.: Para comenzar te digo que no se puede hablar de fraude electoral sin mencionar el Foro de Sao Paulo, organización fundada en 1990, luego de la caída del Muro de Berlín, cuando el comunismo estaba en su peor momento con la finalización de la Guerra Fría.

C.S.: ¿Quiénes conformaron el Foro de Sao Paulo?

A.N.B.: Sus figuras principales fueron el dictador cubano Fidel Castro y Lula da Silva, quien para el momento era gobernador de Sao Paulo. Ellos deciden crear una organización que abarque todas las organizaciones de izquierda de América Latina, desde las ligths cercanas al socialismo, pasando por las de corte abiertamente comunista hasta las extremistas como las FARC y el ELN, organizaciones que continúan actuando dentro de las formas tradicionales de lucha.

Como es bien sabido, para esas organizaciones cualquier forma de lucha es válida siempre y cuando se logre el objetivo final que no es otro que la toma del poder para establecer un sistema comunista.

C.S.: ¿Cuenta con un líder el Foro?

A.N.B.: A la cabeza están Castro y Lula. Si se tuviera que designar una sola persona esta sería Fidel Castro, un hombre con una mente brillante pero perversa y con una visión integral de la geopolítica y de las acciones políticas que se han venido llevando a cabo en las últimas décadas en el mundo y muy particularmente en América Latina.

Luiz Inacio Lula y Fidel Castro

Luiz Inácio Lula da Silva y Fidel Castro, expresidentes de Brasil y Cuba.

C.S. Para su reciente cumpleaños circuló por las redes una foto en la que Fidel aparecía acompañado de Evo y Maduro a los que etiquetaban como sus hijos ¿No sería más bien sus nietos?

A.N.B.: No le he seguido la genealogía a Fidel Castro. Sin ninguna duda tiene muchos hijos políticos como Chávez, Evo, Daniel, Maduro y otros personajes que han venido trabajando en una forma ardua, decidida, organizada, diabólica y sistemática en contra de las libertades, el bienestar y el progreso de América Latina.

C.S.: ¿Cada cuanto se reúne el Foro de Sao Paulo?

A.N.B.: Cada año. La primera fue en Sao Paulo organizada por el Partido Obrero Brasileño y la última el pasado julio en México.

C.S.: Para muchos colombianos hablar del Foro de Sao Paulo es como hablar de una quimera.

A.N.B.: Eso es debido al desconocimiento que hay sobre la historia del comunismo en América Latina. Hay que tener bien claro que se crea el Foro de Sao Paulo con la finalidad de unir a todas las asociaciones socialistas y comunistas para trabajar conjuntamente en aras de la toma del poder en cada uno de los países desde Río Grande a la Patagonia.

C.S.: ¿Cómo se puso en práctica lo que se acordó en el Foro?

A.N.B.: El primer paso fue llevar al poder a  Hugo Chávez quien fue seleccionado por Fidel Castro para que fuese presidente, no por la vía de la lucha armada sino por la del instrumento democrático que es el voto.

En Venezuela, como en muchos países de la región, había un inmenso malestar popular debido a que los gobiernos democráticos habían promovido la corrupción y no llevaban a sus países con una conducción adecuada, no tuvieron los aciertos que debieron tener ni tampoco la continuidad en los buenos proyectos sociales.

Habiéndose dado una penetración de la izquierda, particularmente en las esferas militares, se daban las condiciones para que el candidato de Fidel Castro llegara a la presidencia de Venezuela por la vía del voto para luego generar un gobierno comunista totalitario que dependiera de La Habana como ocurre.

C.S.: ¿En Venezuela intentaron llegar al poder por medio de la lucha armada como en Colombia?

A.N.B.: En Venezuela hubo guerrilla y un desembarco armado, un intento de invasión. Al igual que en Chile, en épocas de Allende, había presencia de cubanos.

C.S.: ¿Por qué los del Foro de Sao Paulo se decidieron por Venezuela?

A.N.B.: Ellos venían haciendo distintos intentos de toma del poder en varios países pero en las últimas décadas vieron que Venezuela era estratégica por su situación geográfica-económica y se facilitaban las cosas debido al desprestigio y la descomposición que habían generado cuarenta años de una democracia llena de problemas, de corrupción y de malestar social. Pero fue determinante en su decisión el hecho de que Venezuela tenga inmensos recursos naturales, particularmente petróleo, que podíanllegar a ser el instrumento para impulsar económicamente a las organizaciones del Foro de Sao Paulo.

C.S.: ¿Crees que influyó que Venezuela fuera la cuna del Libertador Simón Bolívar? 

A.N.B.: Me imagino que sí por los aspectos simbólicos y psicológicos que esto involucra. El asunto principal era echarle mano a un país rico que podía jugar un papel protagonista en la

geopolítica y, Recordemos que Hugo Chávez fue preparado desde 1995 para que se tomara el poder y condujera a Venezuela a ser la  alcahueta del Foro de Sao Paulo para la implantación del comunismo en toda América latina.

C.S. ¿Para ese momento quién era Hugo Chávez?

A.N.B.: Un militar de tercera categoría. No era querido ni respetado, tampoco fue un alumno aventajado aunque si dicharachero y parlanchín. Se dice que fueron tentáculos del Foro al interior de las Fuerzas Armadas Venezolanas las que lograron que este oscuro individuo llegara a Teniente Coronel.

C.S.: Con esos antecedentes poco se podía esperar de él.

A.N.B.: Fue preparado en distintos lugares y especialmente en Cuba. Curiosamente, siendo apenas Teniente Coronel, fue recibido personalmente por Fidel Castro a su llegada al aeropuerto de La Habana, honor reservado a jefes de estado.

C.S.: ¿Cómo llegó al poder Chávez?

A.N.B.: Cuando llegan las elecciones en Venezuela reina un inmenso descontento y de repente un candidato que no tenía siquiera un 1% de simpatía electoral y sin financiamiento, comienza a recibir decenas de millones de dólares para su campaña, lo que le da un gran impulso. Se instalan tarimas, cárteles, telones, se contratan espacios en la televisión y en la radio, se patrocinan recorridos por el país, etc., etc.

C.S.: ¿Conoces la procedencia de ese dinero?

A.N.B.: Preferiría reservarme mi opinión a ese respecto pero te puedo decir que el dinero entró e impulsó la llegada a la presidencia de Venezuela de Hugo Chávez.

Hugo Chavez

Hugo Chávez, expresidente de Venezuela

C.S.: ¿Ahí comenzó el fraude electoral?

A.N.B.: Si hacemos una ilación progresiva llegaremos al fraude electoral en Venezuela y luego en Colombia: Llega Chávez al poder con promesas y propuestas que no tenía intención de cumplir. Ya en el poder empieza a develar su simpatía por el Foro de Sao Paulo, las FARC, el ELN y el narcotráfico. Se quita la careta. Como Chávez necesita mantenerse en el poder a toda costa para que Venezuela siga irradiando dinero e influencias en beneficio de los integrantes del Foro de Sao Paulo, desde La Habana se ingenian un sistema electrónico electoral para hacer lo que no podían a través del fraude tradicional, es decir con la influencia en los votantes, la compra de votos, la presencia de los gobernantes en las campañas, el traslado de personas de otros países como se dio en Venezuela con la llegada masiva de colombianos, ecuatorianos, y cubanos a los que se les daba una documentación para que votaran, pero también poner a votar a los muertos, chantajear a los ciudadanos, controlar el consejo Nacional electoral y un extenso etcétera.

C.S.: ¿Cuál fue tu reacción ante eso?

A.N.B.: Me reuní varias horas con Chávez durante su campaña. Aunque tenía indicios de lo que se venía fue a partir de ese encuentro, el que considero importante y del que escribí un artículo que fue publicado donde expresé que él no era una persona confiable, cuando vi con claridad que detrás de todo había un engaño y Chávez estaba vendiendo un cuento que no correspondía a la realidad hablando de respeto a la democracia y los derechos humanos, de una buena administración, del cuidado de los niños desamparados, del alejamiento de Venezuela de la miseria extrema, de forjar proyectos para el desarrollo, de la buena utilización de los recursos petroleros, como decía mi tío Arturo Uslar, “sembrando el petróleo”.

Al escucharlo me dije: este hombre no es sincero, es un manipulador, un hombre de teatro, yo no me monto en ese barco con él de timonel. Sin embargo muchos le creyeron y la mayoría de ellos se sienten ahora totalmente defraudados.

C.S.: ¿Tuvieron que pasar dieciséis años para que se dieran cuenta?

A.N.B.: No. Cuando Chávez empezó a mostrar su simpatía por los narco guerrilleros colombianos y por sus amigos del Foro de Sao Paulo, la gente comenzó a molestarse. Vale la pena recordar que en 1999 hubo un deslave en la zona del litoral central de Venezuela en donde quedaron sepultadas alrededor de 40.000 personas. Esto ocurrió en medio de las elecciones y Chávez dio la orden al ejercito de sacar la gente del lugar de la tragedia a votar pero no la de salvarlos de las inundaciones, de la catástrofe, de la muerte.

Los soldados fueron obligados a llevar a la gente a votar en lugares llenos de cadáveres y no pararon las elecciones ante un hecho de tal gravedad, porque no le convenía a Chávez quien requería que el proceso electoral siguiera su curso según sus planes para llegar a una Constituyente con la que haría los cambios necesarios con el fin de tener un control total.

C.S.: ¿Cuándo comenzó el fraude electrónico en Venezuela?

A.N.B.: En 2004 se instaló en Venezuela el sistema electrónico electoral creado en La Habana para garantizar que el gobierno totalitario de Chávez continuara en el poder y que los siguientes procesos electorales estuvieran controlados para obtener los resultados que les convenían a los titiriteros de La Habana, y así fue.

El fraude es principalmente electrónico desde esa fecha, sin deshechar el fraude tradicional. Es tan sofisticado el sistema que en La Habana hay una importante edificación en la que, con última tecnología (satélites, cables submarinos, etc), se lleva a cabo el control  de las elecciones venezolanas y se dan los pasos a seguir en otros países.

C.S.: ¿Eso lo sabe Obama?

A.N.B.: Eso lo sabe todo el mundo que esté interesado en saberlo.

C.S.: ¿Y no hace nada?

A.N.B.: Pienso que Obama de alguna manera está impulsando al Foro de Sao Paulo.

C.S.: Eres una persona con una gran intuición y eso queda claro con tu encuentro con Chávez. ¿Qué intuyes para Colombia?

A.N.B.: No solo tengo intuición, tengo certezas. En Colombia se están dando los mismos pasos que se dieron en Venezuela y ustedes no se dan cuenta que el Foro de Sao Paulo ha estado trabajando para ello. En el año 2000 vine con Alejandro Peña Esclusa, invitados por Plinio Apuleyo Mendoza, para prevenir a los colombianos sobre los peligros del Foro de Sao Paulo. Nos reunimos con distintos grupos y con la prensa y nadie sabía que era eso del Foro de Sao Paulo.

C.S.: ¿Enrique Santos no sabía del Foro?

A.N.B.: Enrique es el pequeño Maquiavelito en negativo que ustedes tienen acá.

C.S.: Un Maquiavelito para un gobiernito con Congresito y gabinetico como está de moda por acá, todo con diminutivo.

A.N.B.: Comunismo no tiene diminutivo.

C.S.: Estamos en vísperas de las elecciones regionales en Colombia y las parlamentarias en Venezuela…

A.N.B.: Acuérdate que soy venezolano y, aunque ame profundamente a Colombia y me siento tan colombiano como venezolano, lo que diga puede ser interpretado como una injerencia.

C.S.: Quiero tu opinión como observador.

A.N.B.: Puedo decirte que se están siguiendo los mismos pasos que en Venezuela principalmente acorde al guión de La Habana. Da toda la impresión que elecciones del año pasado en Colombia fueron ensayos de fraude electrónico con excelentes resultados hasta el punto de que hay serios indicios, según algunos analistas, de que se robaron vía electrónica principalmente las elecciones con el perjuicio de haber perdido un número importante de representantes y senadores y la presidencia de la República. Los ciudadanos se confunden creyendo que como el voto electrónico no se ha implementado ese peligro no existe.

Vale la pena aclarar que el voto electrónico es parte de todo un sistema que se llama Sistema Electrónico Electoral. Ahí está la biometría, la totalización de los votos y se utilizan métodos electrónicos para que en algunas poblaciones resulten más votantes que habitantes, por ejemplo.

La biometría podría servir  para darle una supuesta legalidad a un hecho de ilegalidad como ocurre en Venezuela con el engorde del Registro Electoral.

C.S.: ¿Qué es la biometría?

A.N.B.: Biometría en teoría es el sistema digital que permite la identificación del votante.

C.S.: Dame un ejemplo de fraude a partir del uso de la biometría.

A.N.B.: Si tienes cien votantes, cien ‘personas’ con cédula, nombre, lugar de votación pero que en realidad no existen, entonces la Registraduría los incorpora al sistema electoral a través del Consejo Nacional Electoral. Te puedo enviar una presentación sobre los peligros de la biometría con fines fraudulento que realizaron expertos en la materia.

C.S.: ¿La presidente del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, estuvo en Bogotá en las elecciones del año pasado?

A.N.B.: Si, de invitada de honor.

C.S.: ¿Alteraron los resultados en esas elecciones?

A.N.B.: Así parece según analistas electorales y con apenas la utilización de biometría en el 5% de los inscritos. Para las de octubre estará aplicado en un 20%, que utilizado de manera perversa puede aumentar el censo electoral incorporando personas inexistentes o multicéduladas inscribiéndolas en ciertos lugares estratégicos a fin de  manipular los resultados finales, acorde a las circunstancias de estas elecciones regionales que son muy complejas por una serie de factores particularmente por el número de postulados en las mismas. Creo que Colombia es el único caso en el mundo donde una empresa maneje todos los aspectos logísticos y técnicos del proceso electoral y fuera de ser atípico puede ser muy peligroso.

Quien no conoce cómo puede ser utilizado el sistema biométrico con fines fraudulentos, lo considera una garantía para que una persona no vote en distintos lugares y podría ser todo lo contrario.

C.S.: No sé si recuerdas el triste episodio cuando inflaron el censo electoral para que no llegara al umbral los votos en el Referendo que convocó Álvaro Uribe en 2003.

A.N.B.: Lo único que recuerdo, con inmensa tristeza, es que el presidente Uribe para ese Referendo hizo una serie de propuestas que hubieran cambiado la historia de Colombia para beneficio de su pueblo. Fuerzas diabólicas se dedicaron a utilizar artimañas y lo obstaculizaron.

Cuando las fuerzas del mal quieren oponerse a las buenas iniciativas tienen una imaginación ilimitada y al actuar de manera orquestada se les facilitan las cosas.

C.S.: ¿La imaginación se ejerce con facilidad para hacer el mal?

A.N.B.: Lamentablemente sí. Por ejemplo, destruir es más fácil que construir. Construye una casa y verás que te toma un buen tiempo; tumbarla apenas unos minutos.

C.S.: Estamos apenas a dos meses de las elecciones regionales. ¿Qué aconsejarías a la oposición colombiana para evitar el fraude?

A.N.B.: Por desgracia los que más ayudan al fraude son los mismos demócratas de la oposición.

C.S.: ¿Cómo así?

A.N.B.: Mira, si la oposición en Colombia no tiene un conocimiento profundo de lo que ha venido ocurriendo en Venezuela, que ya se está aplicando acá, y considera que el fraude se debe únicamente a la influencia sobre los votantes a través de promesas, de dinero, de mala información y de amenazas, entonces no conoce los peligros del fraude electrónico y termina facilitando el fraude.

C.S.: ¿Terminaremos siendo cómplices?

A.N.B.: A dieciséis personalidades importantes de la democracia colombiana, con el fin de alertarlos, les entregué una serie de documentos en donde se explica el fraude electrónico y lo que se puede hacer para minimizarlo- uno de ellos elaborado para prevenir el fraude en las elecciones del año pasado y otro para las elecciones Regionales 2015, ambos documentos recogían recopilaciones de trabajos de expertos venezolanos e internacionales- y parecería que no los leyeron salvo Fernando Londoño y Eduardo Mackenzie quienes le han venido dando mucha importancia al tema.

Es tanto lo que se ha dejado de hacer por desconocimiento y por desidia que es poco lo que se puede hacer ahora. Ya es tarde para nombrar una comisión electoral permanente como se propuso en febrero de este año en el seno de los centro demócratas.

De todas maneras se podrían colocar algunos muros de contención, que inclusive las propias leyes electorales colombianas brindan, pero si no conoces las profundidades del fraude, si no conoces las normativas y las leyes, si no conoces las oportunidades que tienes para llenar ciertos espacios o si las conoces pero no las utilizas y dejas que las oportunidades pasen y no te preparas van a lamentarlo profundamente y el país habrá perdido una excelente oportunidad para defender su tambaleante democracia.