¿Adiós Claro? Más denuncias de maltrato de un agente de la compañía

27 Agosto 2021, 01:34 PM
Share
Tras la polémica por maltrato laboral en un agente comercial de Claro, Kienyke.com logró contactarse con extrabajadores de JRBC Comunicaciones que denuncian todo tipo de degradaciones, ofensas e incumplimientos en los pagos de ley.

Gran controversia se ha generado en redes sociales por cuenta de un video que evidencia maltrato laboral por parte de uno de los agentes comerciales de Claro Colombia. Se trata de un hecho acontecido en los establecimientos de JRCB Comunicaciones, empresa propiedad de los accionistas Milton Jiménez Contreras y Olga Lucía Rodríguez Bogotá (según la última acta radicada ante la Cámara de Comercio de Bogotá). 

De acuerdo con varios testimonios de exempleados de este agente comercial recolectados por Kienyke.com, los maltratos son recurrentes en esta empresa, donde además son usuales los ataques personales, la violación de la privacidad, el trabajo extra no remunerado e incluso la renuencia a pagar las prestaciones sociales. Entre ellas la liquidación, sobre la que varios denuncian deducciones sospechosas. 

Estos mismos empleados no dudaron en identificar a la persona que gritaba en el video viral, aunque aseguran que éste puede ser viejo. En efecto se trata de Olga Lucía Rodríguez. 

Respecto al escándalo producido, Claro Colombia aseguró a este medio que el video en cuestión es realmente de 2018 y que desde entonces se encuentra tomando "las medidas pertinentes para capacitar y prevenir este tipo de situaciones con sus agentes comerciales". 

No obstante, el comunicado público de la compañía ha resultado insuficiente para cientos de personas que exigen que se identifique al operador y se especifique cuáles son las acciones que se tomaron o que se tomarán en contra del mismo. 

Lejos de la polémica, Kienyke.com recibió información de que esta no es una situación aislada y que JRCB comunicaciones tiene todo un historial de abusos laborales. Empezando por varios procesos en el sistema unificado de consulta judicial (algunos vigentes y otros no) causados entre otras cosas por el “no pago de prestaciones sociales”. 

Procesos judiciales JRCB Comunicaciones.
Créditos:
Consulta de procesos nacional unificada (web)

Algunos de los exempleados de JRCB Comunicaciones manifestaron a este medio que la práctica de no respetar el pago de prestaciones es muy frecuente allí. Muchas veces estos han preferido no entablar ninguna acción legal precisamente para romper todo lazo con esta empresa, que aseguran, acosa a sus empleados incluso cuando ya se logran desvincular laboralmente.

Maltrato a las mujeres

 

“Yo renuncié hace seis meses porque no podía de la presión y el estrés laboral, es algo sicológico impresionante. Después conseguí trabajo como promotor de una marca de celulares que colabora con Claro y ella habló con mi actual jefe para que me echara, por qué según ella me iba a cerrar las puertas en todas partes”, denunció un exlíder de punto de venta de JRCB. 

Esa misma persona aseguró que los tratos dentro de la empresa eran realmente insufribles. Constantemente recibían “tratos como ‘usted no va a conseguir trabajo en otra empresa’, ‘poca cosa’, ‘ninguna otra empresa lo va a recibir por la pandemia’, ‘nosotros antes le estamos dando la oportunidad’”, señala. 

Paradójicamente, para las mujeres el trato de la señora Olga era todavía peor: “a las que se iban pintadas con maquillaje que a ella no le gustaba, les comenzaba a preguntar que por qué se pintaba como prostituta, que dónde compró esos maquillajes baratos (...) Uno por la necesidad de la pandemia se aguantaba todo eso”. 

Escuche aquí algunos de los testimonios recolectados: 

Una mujer que trabajó hace un tiempo en JRCB como promotora externa corrobora lo dicho por ese empleado. Según asegura, ella decidió renunciar porque un día Rodríguez la trató de “inútil” y la gritó frente a todos sus compañeros

“Hubo un día que la señora Olga llegó a Sibaté y solo porque me encontró riéndome con mis compañeros me gritó, me trató de inútil, adicional a eso me puso a barrer el local, a limpiarle las vitrinas (...) Me exigía tope de ventas, cuando el contrato que tenía no era con ella”, relata. 

Un ensañamiento similar denuncia otra asesora externa que trabajó para JRCB desde junio hasta octubre del año pasado, pero esta vez relacionado con su orientación sexual. 

“Yo sufrí exclusión por mi orientación sexual, me vieron con mi pareja y desde allí comenzaron los comentarios, los malos tratos hacia mi, me quitaban los precios de los productos, no me dejaban asesorar de primeras por el hecho de ser gay”, afirma.

Otra empleada, quien trabajó como cajera durante dos meses, asegura que doña Olga siempre “fue grosera”. “Si no vendíamos nos descontaba, nos gritaba porque teníamos que estar en la caja, teníamos que salir a hacer ventas afuera también (exponiendo nuestra caja)”, apunta. 

Explotación laboral en JRCB

 

Otro de los puntos clave en las denuncias de los exempleados es que en este agente comercial de Claro existía una clara explotación laboral. De acuerdo con el testimonio de la excajera antes mencionada, los turnos eran de domingo a domingo, pagados con un salario mínimo y  con la existencia de una figura llamada “preturno”, que consistía en estar dos horas antes en el lugar de trabajo

“A la semana íbamos como cuatro días a preturno. En ese momento nosotras vivíamos en Soacha y nos tocaba ir hasta el Galán. El preturno era a las seis de la mañana y si no llegabas a esa hora era un problema”, denuncia. 

De igual manera, esta misma persona asegura haber tenido que cubrir en ocasiones turnos de apertura y cierre. Es decir, desde altas horas de la mañana hasta bien entrada la noche. 

Y ahí no se detiene todo. Varios de los exempleados comentaron a Kienyke.com que en aquella empresa se hacían cobros constantes que reducían su sueldo de forma considerable. Eso, amparados en la firma de un pagaré en blanco al momento de ser contratados, que según el abogado comercialista Johan Vargas “vulnera el debido proceso del artículo 29 de la constitución política”. 

“Es ilegal porque si usted como trabajador daña algo usted puede autorizar a que le descuenten del salario, diferente es que a usted anticipadamente y sin haber comenzado a trabajar le hagan firmar un pagaré para eventuales daños y perjuicios que llegase a causar”, específica. 

A pesar de ello, varias personas denuncian toda una serie de cobros inusuales al momento de cobrar su liquidación. Un hombre que trabajó como administrador comercial en este lugar, asegura que al momento de querer retirarse se le hicieron unos cargos de 150 mil pesos por concepto de uniformes y le quitaron gran parte de su dinero por las consultas a Datacrédito que se hacen para el estudio de los clientes.  

“Era millón y medio mi retiro. Te cobran dos mil pesos por cada consulta (...) Como yo había estado en Galán como un mes y después estuve en Chapinero, se sumaron como 300 mil pesos en datacréditos. A mi me los cobraron completos y me terminaron descontando 500 mil pesos de mi retiro y me dieron apenas un millón”, afirma.

Testimonios de más y más personas sobre agente de Claro.

A esta hora el video de la denuncia es completamente viral y al momento de escribir este artículo, Kienyke.com sigue recibiendo peticiones de exempleados dispuestos a contar su historia de abuso laboral en JRCB. En total, se entrevistaron a más de seis personas, contando con más de 20 contactos de antiguos empleados. Por esa razón, no se descarta, como se puede apreciar además en redes sociales, que la situación sea mucho más grande de lo que parece.

Por esa razón, en las últimas horas se ha vuelto tendencia el hashtag Adiós Claro, con el que cientos de internautas rechazan los abusos e incluso han anunciado su retiro de la compañía como clientes. Todos comprometidos con una causa: no permitir que casos como estos se sigan presentando ni en esta ni en ninguna otra empresa del país. 

KienyKe Stories