Amaranta Hank y otras denunciantes de Alberto Salcedo por delitos sexuales

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 10/09/2020 - 15:32
Share
Amaranta Hank y otras mujeres denunciaron al periodista Alberto Salcedo por delitos sexuales que lo señalan como el agresor.
Alberto Salcedo Ramos denuncia por abuso sexual

Los seguidores y amantes de las crónicas del periodista Alberto Salcedo Ramos, se mostraron bastante sorprendidos al conocer el relato de Amaranta Hank, Angie Castellanos y otras mujeres que lo denunciaron pública y penalmente por delitos sexuales, argumentando que usa su reconocimiento profesional para sobrepasarse con algunas jóvenes.

Las denuncias y relatos los dieron a conocer Las Igualadas, que a través de un video recopilaron los testimonios de aquellas mujeres que aseguran haber sido forzadas por el laureado periodista barranquillero a tener encuentros de tipo sexual.

Alejandra Umaña, o Amaranta Hank como se le conoce a esta periodista cucuteña y actriz de cine para adultos, recién comenzaba su carrera de comunicación social en 2013 cuando se le presentó la oportunidad de trabajar junto a Alberto Salcedo y fue allí que todo sucedió.

"Viajé a Bogotá para hacer parte del equipo de comunicaciones de Prisa Ediciones en noviembre de 2013", afirmó Umaña, quien fue asignada como asistente de Salcedo Ramos y otros escritores, por lo que comenzaron una estrecha relación laboral que permitió un acercamiento personal entre ambos, situación que para la entonces estudiante fue vista como una oportunidad de aprender por quien ha sido un referente académico en el periodismo.

Sin embargo, según el testimonio de Amaranta Hank, las intenciones del cronista de 57 años no eran compartir su conocimiento, sino por el contrario, aprovecharse de su reconocimiento para abusar sexualmente de ella.

"Me empujó contra la pared y empezó a besarme a la fuerza. Lo alejé pero me tomó con fuerza con sus manos grandes e intentó meter su lengua en mi boca, se alejó a los segundos cuando vio pasar un taxi y le sacó la mano para que nos llevara", relató Umaña a Las Igualadas.

Pero hubo otro intento de Salcedo para acercarse a su joven asistente, y ocurrió inmediatamente llegaron a su apartamento, donde le obligó a bajarse del taxi en el que venían luego de haberla intentado besar a la fuerza en una de sus citas.

"Desde los besos a la fuerza no entendía bien lo que pasaba. Estaba asimilando que si me iba, quizás, iba a perder la oportunidad de aprender directamente de un maestro como él. Tampoco quería que se quejara de mi en la editorial ni con los demás escritores, porque podía perder mi trabajo", agregó Umaña previo a explicar cómo, ya en el apartamento de Salcedo, este intenta abusar de ella, mientras que con algunas mentiras lo calma para poder salir del lugar.

Luego de este día, Alejandra asegura no haber vuelto a hablar con Alberto Salcedo y dice haber guardado silencio debido al temor que le causaba el no llegar a ser escritora por alguna diferencia con él.

Angie Castellanos, otra víctima que alzó su voz

Aparte de su faceta como periodista, Salcedo Ramos también se desempeñó como educador en varias y reconocidas universidades del país, mientras que otras, como el Politécnico Gran Colombiano (en donde Angie estudió comunicación social y periodismo), le invitaban para que compartiera junto a sus estudiantes algo de su experiencia profesional.

Fue en uno de estos encuentros académicos, donde Castellanos afirma haber visto por primera vez a Salcedo, mientras que a través de Facebook fue desde donde comenzó a entablar sus primeras conversaciones con él.

"Por la admiración que sentía por el trabajo de Alberto Salcedo Ramos, lo busqué en la red social de Facebook y le envié una solicitud de amistad. Él aceptó e inmediatamente me empezó a enviar toques y luego a hablar (...) Teníamos comunicación constante, incluso a diario, Él me decía que era muy especial pues le había llamado la atención en medio de todos sus seguidores", expresa la denuncia que presentó Angie Castellanos contra Salcedo ante la Fiscalía General de la Nación.

Pero tal y como sucedió con Alejandra Umaña, Salcedo Ramos parece haberse aprovechado de su situación para acercarse con intenciones sexuales a quienes, según las declaraciones, le veían como un referente académico y como una fuente de conocimiento, la cual podían aprovechar para vida como periodistas.

"El 29 de julio de 2011 fuimos a tomar café. Cuando yo estaba llegando al punto de encuentro, que era el Carulla de la carrera 7 con calle 63, nos encontramos y él me dijo que el café al que me iba a llevar estaba cerrado, que si había problema en ir a su casa. Yo lo dude pero pensé que iba a estar en un ambiente seguro (...) Tan pronto el ascensor se cerró Alberto se abalanzó sobre mí, me besó y todo su cuerpo estaba contra el mío", añadió Angie Castellanos en su testimonio a Las Igualadas.

Posteriormente y ya en su apartamento, Castellanos dice que Salcedo la toca indebidamente mientras ella le pide que pare y que por favor pida un taxi. Finalmente, en medio de la confusión por los hechos, logró salir y le contó lo ocurrido a dos compañeras de su carrera, quienes también a través de redes sociales han querido visibilizar a las presuntas víctimas del periodista.

Además de estas dos mujeres, son otras 5 personas las que aseguran haber sido acosadas por Alberto Salcedo Ramos, quien se refirió a las acusaciones de Alejandra y Angie, como situaciones que ocurrieron bajo el consentimiento de ambas.