¡En video! Bogotana dejó en evidencia el acoso sexual que sufrió en un taxi

Publicado por: christian.sandoval el Lun, 06/12/2021 - 11:12
Share
En video quedó registrado el acoso que sufrió una pasajera de un taxi en Bogotá, una situación para nada aislada que refleja un ambiente hostil para la mujer en Colombia.

TikTok es por excelencia la plataforma del ocio, los bailes, tutoriales, consejos y retos virales. Sin embargo, de vez en cuando también es un espacio ideal para realizar denuncias sobre distintas situaciones, como el caso de una mujer de Bogotá que logró poner en evidencia el acoso que sufrió dentro de un taxi en el que se transportaba. Aunque el video dura poco más de un minuto, podría ser la prueba de un flagelo sistemático que cientos de mujeres llevan años denunciando. 

El material fue publicado el pasado viernes 3 de diciembre por una influenciadora llamada María Paula, que aparece en sus redes sociales como “mpr.real”, quien habría abordado el vehículo de transporte con el fin de desplazarse hasta una dirección del norte de la ciudad. Sin embargo, probablemente no esperaba que el viaje fuese a incluir preguntas incómodas sobre su vida personal y hasta propuestas directas

“A mi me gustaría que tú compraras un apartamentico, me fascinaría y yo la llenaría de besos y embelesos. Si comprara una casita de esas que hay de aquí para arriba, ¿si las ha visto?”, preguntó el taxista a la joven en lo que se logra apreciar en los primeros segundos del video. 

María Paula, visiblemente confundida e incómoda, apenas respondía las preguntas de forma monosílaba e intentando dar por terminada la charla. En una explicación posterior aclaró que la razón por la que replicaba a su contraparte era que “tenía miedo de qué podría pasar si no respondía”. 

Imagínese los dos viviendo ahí y me llamas por celular: ‘Amor, ¿dónde estás?’”, continuó el hombre, obteniendo como respuesta: “Yo estoy muy bien viviendo sola”. 

El conductor volvió a insistir: “¿Y su hermano en qué trabaja? ¿Ese está ahoritica en el apartamento? ¿Es hermano hermano o es puro cuento?”.

Finalmente, luego de insinuarle a la mujer que debía conseguir ahorros para consentir al “osito” que se había conseguido y al entender su negativa, el hombre aparentemente ofendido aseguró: “Creo que el que queda encartado soy yo”. 

El mapa de la violencia contra la mujer

 

El video de María Paula ha generado un buen número de reacciones de mujeres que se han logrado identificar con la situación. Lo cierto es, que este es un flagelo que se presenta no solo en taxis, sino también en carros de plataforma y todo tipo de alternativas de transporte público. Muchos de los comentarios de la publicación coincidían en algo: el sentimiento de inseguridad constante. 

“Todo lo que dije fue mentira. El hecho de que yo no demostrara con mi forma de actuar que tenía miedo, no significa que no lo tuviera, simplemente fue un mecanismo de defensa el responderle con cualquier cosa para que el tipo me dejara de hablar. Efectivamente no me dejó de hablar, pero logré lo que me propuse y es que no supiera dónde vivía, ni con quién vivía, ni dónde trabajaba, aunque me lo preguntó múltiples veces”, señaló María Paula a sus seguidores. 

Afortunadamente esta vez la situación no se fue a mayores y la joven logró sortear la incómoda situación. Sin embargo, este está lejos de ser un caso aislado y de ser el final por defecto, ya que en realidad el acoso en el transporte público es un flagelo cada vez más frecuente. Día tras día las mujeres denuncian todo tipo de abusos y vejámenes en los distintos centros urbanos y zonas rurales del país. 

De acuerdo con cifras de Medicina Legal, entre enero y agosto de 2021 se realizaron 13.283 exámenes por presunto delito sexual en Colombia, lo que significa un aumento del 12.81% con respecto al mismo periodo de 2020. De este dato hay algo que es importante destacar: las mujeres son las más afectadas con 11.523 casos y la ciudad donde más se realizan exámenes de este tipo es Bogotá D.C. 

Según las cifras de la Secretaría de Salud de la capital, durante el primer semestre de este año se presentaron 4.194 casos de violencia sexual, de los cuales 3.565 tuvieron como víctima a una mujer y un 81,54% ocurrieron dentro de una vivienda. Cabe preguntarse entonces, ¿qué se está haciendo desde el Estado y desde las administraciones locales para hacer de las ciudades territorios seguros para todos y todas?