Margarita Rosa de Francisco y la discusión sobre el aborto

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 27/02/2020 - 08:49
Share
La actriz y presentadora recordó que ha abortado.
Margarita Rosa de Francisco

El aborto es uno de los temas más controversiales que se discuten en la coyuntura nacional. Las diferentes manifestaciones entre algunas mujeres que claman por el derecho a elegir sobre su propio cuerpo y quienes argumentan que el aborto es un asesinato, hacen de este un asunto álgido.

En su más reciente columna para el diario El Tiempo, Margarita Rosa de Francisco se pronunció sobre el tema y tituló su escrito como 'Abortar es Matar', en el que aseguró que el aborto es un "problema irresoluble (sin solución) desde el punto de vista moral", pero que tiene que ser atendido como un problema de salud pública.

"Lo que conduce al callejón sin salida es combinar un tema jurídico con uno metafísico. Nadie será capaz de determinar el límite a partir del cual el ‘alma’ se instala en el cuerpo. Es esa bendita alma lo que les preocupa a los ‘provida’, parece", escribió la actriz y presentadora caleña.

  

Posteriormente, Margarita Rosa propone que debido a que el ser humano desconoce quién es, ha asumido a la religión como un "fármaco para el vértigo que produce ignorar por qué nacemos", por lo que asegura que dependiendo de las creencias de cada mujer será su posición moral frente al aborto voluntario, por ejemplo.

Luego enfatizó que de todas maneras las mujeres seguirán abortando sin importar qué tan severa sea la prohibición, por lo que se requiere una implementación institucional de políticas de educación para evitar embarazos no deseados.

  

La columnista confesó que ha abortado a pesar de ser tildada por esto como "asesina" y dice que a pesar de esto sabe que está "matando algo vivo".

"No creo que abortar sea un evento banal; en ese momento la mujer es consciente de su monstruoso poder", aseguró la antigua presentadora del Desafío.

  

Finalmente, Margarita Rosa puso en debate que aunque el aborto sea un acto "indefedible", este no puede ser imputado por alguna ley y que de ser un delito, le corresponde a las mismas mujeres el perdonarlo o castigarlo, pues "es un desgarramiento que ocurre en la soledad y oscuridad del vientre y el corazón de cada mujer".

"En ese asesinato es nuestra propia e íntima sangre la que corre, somos el hijo en potencia y la madre en uno, muriendo solos y al tiempo", concluyó la actriz de 54 años.