La serie Matarife vía internet: acusaciones y condena sin juicio ni defensa

Publicado por: richard.ladino el Lun, 18/05/2020 - 23:13
Share
A través de WhastApp se emitirá la serie contra Álvaro Uribe. Kienyke.com consultó a un reconocido penalista sobre la gravedad y el daño que esas acusaciones podrían causar.
Álvaro Uribe Vélez
Créditos:
Kienyke.com

“Toda persona se presume inocente hasta tanto no haya sido oída y vencida en juicio”, este concepto universal, que en Colombia lo consagra la Constitución política, se respeta prácticamente en todo el mundo y bien vale recordarlo en momentos en que al expresidente Álvaro Uribe Vélez se lo señala de haber cometido una serie de delitos de lesa humanidad en una serie que será emitida por la aplicación de WhatsApp en los próximos días, acusaciones sobre las que no hay ni investigaciones, ni condenas en su contra. 

Kienyke.com se dio a la tarea de averiguar hasta qué punto es válido, legal o ético acusar a una persona de todos los delitos que le endilgan en una producción a punto de ser emitida a través de la red, al hoy senador Uribe Vélez, como el de paramilitarismo, narcoterrorismo y genocidio. Consultamos al abogado penalista Iván Cancino sobre los alcances que puede tener de la emisión del documental.

El daño reputacional que se produce al nombre de una persona, sin posibilidad de defenderse ante millones de personas en el mundo que tienen acceso a la plataforma, es otro de los temas que están sobre el tapete y se refiere al derecho fundamental de la defensa y el debido proceso contemplado en la Constitución Política de Colombia en el sentido de que la presunción de inocencia es un derecho

Lesión al nombre

Para establecer que tan válidos son los señalamientos y el alcance de la lesión al nombre y la honra de Uribe Vélez, Kienyke.com le preguntó al abogado Cancino sobre la dimensión del daño señaló: “por tratarse de una plataforma como la que se anuncia para emitir la serie, así prosperen acciones legales, el desmedro a la honra y el buen nombre será muy grande pues la habrán visto millones de personas.”

"El problema real es que se puede lograr que la justicia obligue a la red o al autor a eliminar el contenido, ya una vez difundido se puede hacer viral y sería absolutamente absurdo pensar que la justicia podría llegar a controlar a miles o a millones de usuarios que la quieran compartir", dijo Cancino. 

Afirma que se podría lograr una victoria ‘pirrica’ al lograr que el autor la quite,

Lo dicho, dicho está

En el tráiler del documental el título es la forma despectiva como un periodista, que ha tenido enfrentamientos judiciales con el hoy senador Uribe, se refiere e él como  Matarife, que va seguido de las palabras 'genocida innombrable."

El jurista sostiene que después de emitida la serie el daño ya estará hecho y que se podrán adelantar acciones "por vías civiles, administrativas, o a lo que normalmente se recurre en estos casos de buscar la reparación económica contra la plataforma, red o medio del daño por el perjuicio causado, gracias a la publicación de información inexacta, falsa, imprecisa o confusa que se difunda a través de cualquier red o plataforma, la Corte ha señalado que si se puede controlar por eso se puede pedir rectificación o retiro contenidos, pero el daño ya estará configurado."

Iván Cancino señaló que se puede emprender una acción penal por vía de injuria y calumnia no solo contra el autor, sino también del productor y el dueño de la compañía que es el responsable por el contenido tan fuerte como el que anuncian los avances de la serie.

Sobre la lesión al buen nombre de la persona perjudicada, Kienyke.com le preguntó qué tanto prosperarían acciones legales en Colombia contra de los autores de la serie y  respondió que la Corte ha proferido fallos mucho más fuertes en defensa de la libertad de expresión.

Juez de sí mismo

Se refirió a decisiones de la Corte Constitucional, que a su juicio son erradas, como cuando señala que en el caso de una figura pública que tiene muchos seguidores puede controvertir con la misma vehemencia una información falsa.

Hoy en la mente de todo buen periodista deben estar grabadas con fuego las palabras de Javier Darío Restrepo (QEPD ), una de las figuras más importantes del continente americano en materia de ética en el periodismo, quien siempre aconsejó a sus colegas no tomar partido porque: “Nadie es juez de nadie, salvo de sí mismo”, además de muchas otras sabias enseñanzas: 

 “Yo, como periodista, no soy juez de nadie. Le estoy dando elementos, si es que fuera necesario, al juez. El buen periodista judicial investiga, entrevista, hurga en documentos para que el gran juez-la opinión pública- tenga elementos de juicio. Nos salimos de nuestro oficio cuando nos volvemos jueces de cualquier cosa” Javier Darío Restrepo.