Estudiar filosofía: la puerta para conocerse mejor

Publicado por: luis.cuellar el Sáb, 27/03/2021 - 15:39
Share
¡La puerta para conocerse mejor! Conozca por qué estudiar filosofía hoy es una oportunidad para transformar la sociedad desde la academia.
Estudiar filosofía: la puerta para conocerse mejor

Fray Adrián Mauricio García, decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Santo Tomás, compara la incomprensión con la experiencia de probar un chocolate. “Puedo mencionar los ingredientes o describir lo placentero que puede ser para mí comerlo, pero eso no les dará la experiencia de probarlo”, señaló el decano.

Es posible que la filosofía sea incomprendida porque, de hecho, la madre ciencia significa diferentes cosas para todos los que han decidido adentrarse en ella. Eso sí, hay un punto de partida común para los diversos caminos de vida desprendidos de la decisión de estudiar la Licenciatura de Filosofía y Letras: el conocimiento de sí mismo y de lo otro mediante la obra de las mentes más destacadas del mundo. Clic aquí para más información.

Exploración con sentido social

En ocasiones, la filosofía se convierte en pretexto para caer en el ensimismamiento y sentirse parte de una élite intelectual inalcanzable, incomunicada con la realidad y orgullosa de sus complejidades. Como consecuencia, la madre ciencia se ha ganado la mala fama de ser poco útil para la sociedad y descartable en la vida productiva.

Un licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad Santo Tomás, en cambio, se forma para reflexionar sobre las realidades de su propio entorno. La vara es mucho más alta cuando dicho licenciado es de Filosofía y Letras. 

“La filosofía también se puede encontrar en el niño, en el joven, en el que escuchamos en la plaza, ¡en cualquier ser humano podemos encontrarla, dar dimensiones, desarrollar, movernos en este ámbito filosófico! Porque la filosofía, precisamente, nos permite ver la realidad y los fenómenos sociales desde un punto de vista más abierto y eso nos lleva a tener un pensamiento más crítico”, asegura uno de los estudiantes de esta licenciatura.

A estos profesionales se les invita a involucrarse y no bajar la mirada cuando la sociedad los necesita, incluso cuando la indiferencia sea la decisión más fácil —y la que toman algunos expertos en filosofía egresados de otras instituciones—.

“Me ha llamado la atención, desde las distintas ponencias o materias que he tratado, que uno puede hacer grandes cambios desde esta profesión. Puede generar reflexiones que ayuden a construir un mejor país. Puede sonar un poco cliché lo que estoy diciendo, pero creo que no es algo imposible sino es algo que se puede ir construyendo”, sostuvo el decano. 

Pensamiento aplicado

Por supuesto, el filósofo tomasino puede dedicarse a la docencia. De hecho, los filósofos de la Universidad Santo Tomás son de los más acogidos en este oficio por las instituciones educativas. Sus herramientas pedagógicas y calidad humana les ayudan a transmitir lo mejor de la madre ciencia y la literatura del mundo a niños, adolescentes, adultos y feligreses.

Lizeth, estudiante de esta licenciatura con acreditación de alta calidad, concreta un sueño a través de ella: llevar proyectos de filosofía para niños a las áreas más azotadas por el olvido. Ella considera que su proceso ha sido exigente y tuvo que replantear muchos saberes que ya daba por sentados, pero que la filosofía le ha ayudado a abrir su mente y conocer otras perspectivas que seguramente compartirá con sus estudiantes. 

Por supuesto, el perfil del licenciado tomasino no se limita al rol docente. Su visión del mundo y su vocación de servicio también son requeridos en el mundo empresarial. Hay necesidad de filósofos en el sector de investigación pública y privada, las editoriales, los medios de comunicación y la política.

No solo es mentira que el filósofo pasa necesidades, sino que los puntos de vista del egresado de la Universidad Santo Tomás son tenidos en cuenta para tomar decisiones sensibles que, de alguna manera, evitan los sufrimientos grandes y pequeños de personas reales en nuestras latitudes.