"¿Ahora sí creen lo que estoy diciendo?": Yidis

Publicado por: admin el Mié, 04/09/2013 - 15:01
Share
Luego de más de un mes en libertad Yidis Medina está tranquila. A pesar de haber sido víctima de una campaña de desprestigio en la que se le acusó de ser loca, psicópata, criminal, guerrillera,
"¿Ahora sí creen lo que estoy diciendo?": Yidis
Luego de más de un mes en libertad Yidis Medina está tranquila. A pesar de haber sido víctima de una campaña de desprestigio en la que se le acusó de ser loca, psicópata, criminal, guerrillera, paramilitar, secuestradora y ladrona de cheques, entre otras, se siente calmada, no está resentida, no tiene rabia. Su cara demuestra serenidad. Ha perdido 20 kilos comiendo pocas harinas y haciendo zumba. Tiene el pelo largo. Está sola y dedicada a sus hijos. Vive de la ayuda de sus grandes amigos, que ahora parecen ser más que los que tenía antes del escándalo en 2008. Ha estado toda la mañana en la fiscalía y tiene una jaqueca. “¿Ahora sí creen lo que yo estoy diciendo? Antes me maltrataban y me hacían de todo en la fiscalía…” En lugar de llenarse de rencor, se dedicará a trabajar para las víctimas, como ella, acusadas de delitos que no han cometido. Yidis me recibió en una casa a la que acaba de mudarse. Pertenece a un amigo que se la prestó hasta que salga adelante. Tiene muy pocos muebles y casi ninguna decoración. Poco a poco irá montando la casa que perdió cuando estuvo en la cárcel. “Cuando la corte me dio la domiciliaria en el 2008, cuando yo conté la verdad, ya me había abierto un proceso por secuestro en Barrancabermeja y me habían metido una medida de aseguramiento. Ahí se abrió una etapa de desprestigio por parte del gobierno de Álvaro Uribe. El 24 de julio no me dejaron salir en libertad por el cohecho que ya había cumplido y me dejan presa. El 28 de agosto se termina el juicio en Bucaramanga y el juez Jaime Serrano me condena a 32 años de prisión, y una procuraduría contaminada que debería velar por la población civil pero hace lo contrario, se prestan para decir que hay que condenar a personas inocentes como yo, de un delito que nunca cometí. Yo fui la víctima. El fiscal Javier Fernando Cáceres, sabiendo que yo era víctima y cuando los 7 u 8 montajes se encontraban en los expedientes de la Corte Suprema, hizo caso omiso y pidió mi condena. No sé en qué universidad se graduaron estos seres humanos que administran justicia en este país. No hicieron una investigación íntegra, no tuvieron en cuenta las pruebas. La justicia no puede ser ciega como el muñequito de la justicia que tiene los ojos vendados. En lo mío sucedió que se hicieron los vendados y me condenaron a 32 años. Terminado el cohecho, no me dejaron salir y duré 12 meses y 6 días condenada por un delito que no cometí como fue el del secuestro de Bucaramanga. Ya hoy en todos los procesos que me montaron se ha ido probando mi inocencia. El tema no era dejarme salir, era castigarme y vengarse de mí por haberle contado la verdad a Colombia. Por eso digo que le cumplí a Colombia. Si hubiera muchos Yidis que se atrevieran a denunciar la verdad cuando sus jefes los presionan para hacer cosas o les proponen cosas malas, Colombia cambiaría”. Audiencia Yidis Medina, Kienyke Aquí en la audiencia contra Bernardo Moreno en mayo 18 de 2011 ¿Estando en la cárcel se aprende a diferenciar al mentiroso del que dice la verdad? Sí, y además se conoce la verdadera Colombia, porque están todas las expresiones de todo el país. El profesional, el delincuente común, el que no tiene oportunidades en este país, el que las tiene y es el ladrón de cuello blanco, el que hace lo que yo hice, por ejemplo, un cohecho, dejarme comprar la conciencia. ¿Cuál es la diferencia entre Yidis Medina antes de la cárcel y Yidis Medina después de la cárcel? Todo. Si antes era humilde, ahora soy más humilde que antes. Y ahora entiendo más a la sociedad de Colombia. Ahora antes de decir algo lo pienso y lo analizo, y miro si lo que voy a decir de pronto no es juzgar a otra persona sin saber. Porque en algún momento también tuve ese poderío que tienen algunas personas en este país. Me duele mucho lo que viví en la cárcel. Uno allá es una maleta y hacen con uno lo que quieren. De pronto conmigo no hicieron tanto porque era Yidis Medina. Era una persona pública y lo que me hicieran se iba a saber. Yidis Medina, Kienyke La pérdida de peso es evidente con esta foto de hace un par de años ¿Cómo llega a la política la hija de un mecánico? Por mis abuelos. ¿Qué quiere decir su nombre, quién se lo puso? Me lo puso mi abuelo, es el primer idioma que hablaron los judíos. Los judíos pobres, además de arameo hablaban yidis, o yídish. Mi abuelo era un jubilado de Ecopetrol, leía muchos libros judíos porque era muy espiritual y ayudaba mucho a los pobres. Yo nací en un barrio que se llama Miraflores, en Barrancabermeja, y la casa de mis abuelos era la más grande del barrio. Mi abuela sacaba la televisión a la calle para que los vecinos vieran. Yo nací en esa casa con partera, que era la mamá de mi abuela. Mi mamá me tuvo a los 14 años. Me criaron mis abuelos y mis papás. Aunque a mis papás los llamo por su nombre porque siempre vi como figura paterna a mis abuelos. Mis papás todavía viven juntos. ¿Por qué posó desnuda para Soho? Porque creo que debía mostrarle a Colombia quién era yo, y mostrarse desnudo no es morbo. Para mí no significa morbo. Las cosas malas son como tú las veas de malas. También quería mostrar que las mujeres gorditas no podemos ser vetadas de la sociedad. En la época de antes a los hombres les gustaban las mujeres gorditas y normales. Yo lo hice consciente, no me arrepiento de eso ni a mi familia le da pena eso. Me siento orgullosa de representar a las mujeres gorditas de este país y las del común y corriente. ¿Por qué la acusaron de haberse volado del arresto domiciliario? Yo tenía en ese momento vigilancia de todo el mundo. En mi casa no solo se infiltró el DAS, también llegó la policía. Este muchacho que me colocaron para vigilar a mis niños se infiltró en mi casa y yo le llamé la atención por un tema de querer estar como enamorando a mi hija. Entonces él se inventó que yo no estaba en mi casa, le mandaron un oficio a la juez de ejecución de penas y la juez, sin leer ni verificar, le envió a la corte diciendo que me había fugado y la corte me revocó la medida. Yo todo el tiempo estuve en mi casa, yo nunca salí de ahí. ¿Su hija se enamoró de este policía? Alcanzó a estar enrollada emocionalmente con esto. Y por el hecho de llamarle la atención, muy educadamente, al policía, él se resintió y armó todo esta cosa que hizo que me llevaran a la cárcel. ¿La llamaron inmoral y prostituta luego de las fotos de Soho? Los abogados del expresidente Álvaro Uribe trataban de sacar la foto y el tema en los escenarios judiciales. ¿Y es que el desnudo atrofia la intelectualidad como ser humano, o la educación? ¿Por qué yo me desnude dejo de ser una persona inteligente y pensante? Me llamaron inmoral y prostituta, pero eso no me importa. Todos somos seres humanos, flacos y gordos. La prostitutas y las inmorales también son personas que valen la pena. Yidis Medina Soho, Kienyke Yidis no se arrepiente de su desnudo en Soho, al contrario, está muy orgullosa. ¿Sigue pensando en salir de la vida política? No voy a participar en nada porque, de hecho, quedo inhabilitada para ser elegida por voto popular. De por vida. Puedo ser profesional y desempeñarme en cargos públicos pero no ser elegida por voto popular. Solo voy a trabajar por Sigifredo López, que fue quien me ayudó, y pedirle a mis amigos que voten por él. Voy a trabajar en la Fundación Defensa de Inocentes de Sigifredo López. ¿Por qué dijo que trató de perder los valores que le inculcaron en su familia cuando se metió a la política? La política en este país es tremendamente corrupta. En los pueblos es supremamente social y diferente a la que se ve en las esferas nacionales. La política tradicional de ayudar a las demás personas ya no existe tanto en Colombia, existe en los pueblos de Colombia. ¿Cómo se vieron afectados sus hijos al haber sido cuidados por una empleada del servicio mientras usted estaba en la cárcel? Eso fue positivo, crecieron mucho personalmente. Demostraron que son aguerridos y fuertes. De pronto sí les afectó mucho su parte emocional el que yo no estuviera al lado de ellos pues yo soy una mamá que está muy pendiente de todo. Son unos niños que se los puedo soltar a la sociedad en Colombia y no van a cometer el error que yo cometí. ¿Sus hijos no se vieron estigmatizados por sus acciones? Sí hubo estigmatización por parte de la sociedad colombiana pero lo supieron asumir. Además ellos a nadie le dicen que son hijos míos, yo les dije que no lo hicieran, por su seguridad. Entonces pasaron muy desapercibidos. En la universidad donde estudian las personas se portaron muy bien con ellos. En Barranca y Santander hubo más solidaridad que estigmatización. ¿Sus hijos tienen algún tipo de resentimiento con usted? No, y tampoco con ninguna otra persona. ¿Cómo se mantuvo y pagó sus abogados mientras estuvo presa siendo que no devengaba un salario? Me mantuve a mí misma y a mis hijos con la ayuda de mis amigos y con la ayuda de los padres de mis hijos. Dayron Durán, el padre de mi hija menor, a quien supuestamente secuestré, me ayudó mucho. ¿Por qué terminó metida en política? Desde chiquita, eso es de familia. Mi familia es conservadora, y ellos siempre fueron muy solidarios con toda la gente en Barrancabermeja. Yo recuerdo tanto que iba con mi abuelita, que era la líder de ese barrio, a envolver votos en sobres a una emisora que se llamaba La voz del petróleo. También hacíamos fiestas para recolectar fondos para las personas más necesitadas. Desde que tengo ocho años. Si hicieran una película sobre su caso, ¿quién le gustaría que la hiciera? No me lo he preguntado. No sé, pero yo creo que muchas personas querrían interpretar este papel. Me gustaría que lo produjera Julián Román y su papá. Yidis Medina, Kienyke Yidis Medina no siente rencor contra quienes la acusaron de un delito que no cometió ¿Vivió momentos de ira por estar encarcelada sabiendo que era inocente? Cuando yo estuve presa siendo inocente, tuve que convivir con Marta Leal, que era la persona que por la oficina de ella en el DAS le habían pagado a un señor Jesús Villamizar de Barrancabermeja 20 millones para que dijera que yo era guerrillera del ELN. Cuando yo estaba al lado de Marta la veía y me provocaba meterle un cuchillo, porque, ¿cómo era posible que ella se hubiera prestado para hacerme daño sin conocerme? Vivíamos en el mismo patio y a mí me provocaba como matarla. Pero yo me metía en mi pieza y oraba. Le decía a Dios, Señor, Padre, Todopoderoso, por favor quítame eso de la cabeza porque ella también es víctima de un gobierno que la puso a hacer una cosa y después la dejó abandonada. Eso me sirvió, verla a ella utilizada como me utilizaron a mí. Aprendí a vivir con ella y a quererla. La perdoné y ella me pidió perdón por todo lo que me hizo. Yo tuve que hacer un proceso espiritual muy profundo con Dios para lograr perdonar lo imperdonable. ¿En algún momento va a dejar atrás toda esta historia? Yo voy a ser la secretaria ejecutiva a nivel nacional de la fundación de Sigifredo López y voy a devengar un salario. Pienso que una persona como Yidis Medina, que ha sido una luchadora toda la vida, no puede dejar de trabajar por las infamias de este país. Y más cuando te digo que quienes a veces son un peligro para la sociedad son aquellos jueces y fiscales. No todos. Sigifredo y yo esperábamos una nulidad, pero me absolvieron. Ni siquiera me tocó probar mi inocencia. ¿Usted parece estar escondiéndose, tiene miedo, su vida corre peligro? Totalmente, porque sí fui víctima de montajes y seguimientos, trataron de dañarme la vida condenándome a 32 años, me hicieron 7 montajes… si mataron a Galán y a Garzón y a tanta gente importante en este país, ¿qué queda para Yidis que se atrevió a contar la verdad? Tengo miedo y le mando un mensaje al señor de la Oficina de Protección del Estado, el señor Andrés Villamizar, que no ha hecho nada por ponerme seguridad. Y al General Palomino que lo he llamado cantidad de veces a decirle que el tema de mi seguridad es delicado, que yo no estoy enfrentada a cualquier cosa sino a unas personas que se atrevieron a dañar mi vida. Si yo me muero, ya Colombia sabe por qué me muero. Le doy tres palabras para que me diga qué significa cada una. TRAICIÓN: No ser leal a una causa. CORRUPCIÓN: Dejarse comprar la conciencia como lo hice yo. POLÍTICA: Significa corrupción. ¿Todavía le daría una bofetada a Uribe? Lo ignoraría completamente, para mí no existe. ¿Cómo fue el proceso inicial de adaptación a estar encerrada? Fue brutal, muy brutal. Me abandoné en Dios y aprendí a desprenderme de todo. Me levantaba a orar a las 3 de la mañana. Oraba desnuda para mostrarme a Dios como él me hizo. Aunque mis condiciones no eran terribles, yo tenía una habitación con baño, pasillo y cocina. No estaba detrás de rejas. Era como un miniapartamento con otras cinco y cada una con su habitación. Buen piso, agua todo el día, teléfono de ingreso y de salida y televisión con control. Esas son las condiciones para un funcionario público. Cociné mucho y cuando me levantaba les preparaba el que llamaron el tinto Yidispolítico, que era con panela, clavo y canela. Yidis Medina, Kienyke Asegura que su familia solo se vio fortalecida con su experiencia Si le hubieran cumplido con lo que le prometieron (lo que termina constituyendo el delito de cohecho) y usted no hubiera hablado, ¿se consideraría una buena política? No, para nada. Yo lo que hice lo hice mal. No fue cambiar la constitución política para Colombia, sino a quién se le dio. Y no quiero hablar de ese tema y esa persona. ¿Esta fue la única metida de pata durante su vida política? Sí. ¿Piensa demandar al Estado colombiano? Sí, y lo va a hacer la fundación de Sigifredo López. ¿Por cuánto va a demandar? Eso lo determina la fundación del doctor Sigifredo. Se tendrá que hacer una evaluación y sobre eso se hará la demanda de reparación. ¿Es verdad que usted se orinó en una matera de Palacio? Eso ya lo conté en un libro y no te puedo contar mucho sobre ese tema porque la Corte Suprema está llevando un proceso en este momento en el cual está pronto a salir un fallo contra Sabas, Diego Palacios y Alberto Velázquez y me pidieron que no hablara de ese tema. ¿Por cuánto y cómo se vende un político? De pronto se dejan comprar la conciencia por los ofrecimientos y el poder. El tema es dejarse empoderar, más que dinero es poder. Yidis Medina Fiscalía, Kienyke Saliendo de la fiscalía, año 2008. Usted aceptó que cambió la Constitución para Uribe, ¿valió la pena? Cambiar la Constitución, sí. Pero para Uribe no. ¿Cree que hubo cierto ingrediente de clasismo y machismo en el proceso en su contra? Claro. Este es un país tan inverosímil que de los pueblos les servimos a los grandes políticos con los votos cuando lo necesitan. Pero cuando una persona que viene del pueblo a surgir en una esfera política nacional, es rechazada, discriminada en el sentido de que esta es una pueblerina ignorante que no sabe nada. De esa manera me trataron a mí. Pero yo tuve más valentía y gallardía porque reconocí mi error. ¿Quién la convenció de que hablara en contra de gente tan poderosa? Nadie, yo misma con mi conciencia. ¿Por qué le dio por destapar este escándalo hasta el 2008? Porque Uribe empezó a tratar mal a los magistrados de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia, fue un choque de trenes desde 2007. Uribe comenzó a decirles que eran narcotraficantes, y así se abrieron dos capítulos en la historia de Colombia, la Yidispolítica y la parapolítica. De ahí nace el que yo dijera, ¿yo qué hice? ¿Yo en qué país vivo? Yo nunca viví tranquila, siempre viví como acechada por haber hecho eso. ¿Yo cambié la constitución política en beneficio de un señor que es perverso y malo? Entonces decidí de conciencia, a pesar de que no le tengo rencor ni odio a Álvaro Uribe, decir la verdad. El tiempo me dará la razón. ¿Usted se arrepiente de lo que hizo? No me arrepiento de haber cambiado la constitución política en la forma jurídica, porque Colombia se merece esa figura política, eso creo que lo hice bien. Me arrepiento de la persona que se vio beneficiada. ¿Es cierto que Uribe se le arrodilló en el baño del Congreso rogando para que votara por la reelección? Eso ya lo dije en la Corte Suprema y todo lo que he dicho ha sido cierto en este país. ¿Tenía algún vínculo con las personas a quienes se le acusó de haber secuestrado? Dayron Durán es el papá de mi hija menor y un excelente amigo mío. Luis Francisco Guarín, era mi amigo, yo trabajé para él y le aporté votos para que fuera diputado en Santander. A Juan Carlos Carvajal le doy gracias por haber dicho la verdad, las víctimas fuimos él y yo. ¿Tiene pruebas para demostrar sus acusaciones en contra de Sabas y Palacio? Creo que la Corte Suprema de Justicia va a hacer un trabajo de justicia y se va a poder demostrar que yo nunca he dicho mentiras. Mis pruebas las tiene la Corte Suprema. Le digo unos nombres para que usted me diga lo que significan para usted. URIBE VÉLEZ: No existe. SABAS PRETELT DE LA VEGA: Es un señor. DIEGO PALACIO: Muy malvado. JUAN MANUEL SANTOS: Muy prudente.   @Virginia_Mayer