Carlos Carbonero, el hombre que desea una nueva oportunidad en el fútbol

9 Agosto 2022, 04:52 PM
Share
Después de pasar por cuatro países entre ellos, Argentina e Italia, Carlos Carbonero busca un equipo en el que pueda demostrar su talento.

En muchas ocasiones el deporte no es justo con el talento, la disciplina y la forma en la que se desarrolla, ya que suceden situaciones ajenas que no permiten desenvolver la capacidad a tope de lo que cada deportista tiene para dar, como es el caso de Carlos Carbonero que, a pesar de las ganas, el esfuerzo y la capacidad física y mental, la lucha consigo mismos y ante los demás, termina siendo un detonante para dejar atrás las cualidades que se tienen para desarrollar una actividad física.

Las lesiones son un claro ejemplo de lo que es la injusticia en el fútbol. Le pasó a Falcao García, por ejemplo en el Mundial de 2014, pero tuvo revancha en 2018 al anotar el único gol de su carrera en esta competición. Sin embargo, en el duro momento de su lesión, parecía que la justicia era su gran enemiga, sobre todo, cuando volvió a retomar el deporte a nivel profesional, como en su momento tuvo que pasar Carlos Carbonero.

O también podríamos hablar de Aldo Leao Ramírez, un jugador que contribuyó con su técnica y sus asistencias entre las líneas contrarias, a que la Selección Colombia volviera a un mundial, llegando y convirtiendo su juego en protagonista, sin embargo, una lesión dejó por fuera al volante colombiano, que tenía solamente una oportunidad para lograr su cometido de jugar un Mundial de Fútbol, dándole la oportunidad a Carlos Carbonero de lograrlo

Sin embargo, de esta serie de sucesos que desembocaron en una convocatoria para 23 jugadores, surgió el nombre de Carlos Carbonero. El jugador bogotano de 32 años que dio mucho de qué hablar en Argentina e Italia, ocupa la posición de extremo en el terreno de juego, donde su preocupación absoluta es el control del balón, encarar, distribuir y buscar el gol, además de generar juego a los delanteros de cara al arco.

Carlos Carbonero nace de una familia radicada en Bogotá, la cual tiene ascendencia afro y que aún conserva parte de su cultura. A pesar del frío que traen las calles bogotanas, el comportamiento de la gente y los vientos de agosto, el jugador colombiano pudo darse a conocer en el fútbol, a través del equipo de Compensar que jugaba en la B llamado Academia F.C., donde inicia su historia en el profesionalismo.

Observe la entrevista completa a Carlos Carbonero en este video de kienyke.tv:

Primeros pasos en el fútbol

“Inicié en una escuela que se llama Juventud Capitalina, no la conocía, pero ahí empecé mis primeros pasos en el fútbol. De ahí pasé a Academia F.C., que jugaba en la segunda división de Colombia”, le mencionó Carbonero a kienyke.com, sobre el comienzo de su sueño de ser profesional.

Después de darse a conocer en la segunda categoría del fútbol colombiano, el Atlético Huila se fijó en los pasos de Carlos Carbonero, ya que sus condiciones técnicas, su forma de aguantar la pelota y sus habilitaciones precisas, lo llevaron a la primera división.

Gracias a su talento con la pelota, solamente duró un semestre con el Huila y es contactado por el Once Caldas, que en su momento era dirigido por el entrenador, Juan Carlos Osorio, el cual también comenzaba a dar sus primeros vistazos como uno de los técnicos más relevantes del fútbol colombiano.

“Osorio es un estratega que conoce muy bien al jugador y a la persona, él veía en mí y en muchos jugadores que pueden hacer dos o tres funciones dentro del terreno de juego. Creo que pude aprender mucho en lo táctico”, comentó Carlos Carbonero a kienyke.com, sobre lo que fue su experiencia con Juan Carlos Osorio, al mando del Once Caldas, con el cual disputó 27 partidos, anotando y asistiendo en cuatro ocasiones.

Su gran momento y el potencial que demostró con Juan Carlos Osorio en la liga local y la Libertadores, le dio la oportunidad de que en Argentina, con el auge de los jugadores colombianos en el exterior por figuras como Falcao García y James Rodríguez, Estudiantes de la Plata preguntara por Carlos Carbonero para reforzar sus líneas, de cara las competiciones nacionales e internacionales.

El salto al fútbol internacional

Carlos Carbonero firma su primer contrato en el fútbol argentino con Estudiantes de la Plata, el 1ero de julio de 2011, donde llega a un equipo que recién había disputado la Copa Libertadores y que esperaba hacer un gran papel en la liga local.

A pesar del talento y los buenos resultados que había conseguido, Carlos Mario tuvo que disputar el semestre con jugadores de la talla de Juan Sebastián Verón, Mauro Boselli y la ‘Gata’ Fernández, además de ser dirigido por el técnico Miguel Ángel Russo, quien es recordado en Colombia por el campeonato obtenido con Millonarios.

“Tuve muy poca participación en Estudiantes, y al principio del 2012 llegué a Arsenal de Sarandí de la mano de Gustavo Alfaro. Considero que ese fue el embrión anímico que me impulsó más y a darme conocer en el fútbol argentino”, dijo Carlos Mario, sobre la persona que le tendió la mano y lo llenó de confianza para afianzarse en Argentina.

Precisamente, este paso por Arsenal le dio la oportunidad de demostrar todo su talento. De la mano de Alfaro, Carlos Carbonero firmó su paso más largo por un solo equipo en toda su carrera, ya que disputó 63 partidos con el club de Sarandí, anotando y asistiendo a sus compañeros en seis ocasiones.

A pesar de estar en un punto clave, para Carbonero fue un cambio muy importante en cuanto a lo futbolístico, debido a que “el fútbol argentino es mucho más intenso, se veía en los entrenamientos. No quiere decir que en Colombia no se tuviera intensidad, pero la mentalidad también cambia y te lleva a competir mucho más”.

Los números de Carlos Carbonero lo llevaron a uno de los equipos más grandes del fútbol argentino. River Plate integró al colombiano en sus filas el 17 de julio de 2013 y duró un año con el equipo de la banda cruzada. Allí, logró consolidarse como uno de los mejores volantes del fútbol colombiano, además de conseguir su primer título a nivel internacional, cuando logró la Copa Argentina en el 2014.

El sueño de jugar un Mundial

Para los jugadores profesionales siempre será un logro relevante disputar un Mundial de Fútbol con la camiseta de su país. Carlos Carbonero, gracias al nivel demostrado en River Plate, tuvo la oportunidad de llegar a Brasil 2014.

“Hice una gran temporada junto a Teófilo Gutiérrez y Eder Álvarez Balanta, por lo que tenía un buen nivel para la época”, le dijo Carlos Carbonero a kienyke.com, sobre lo que significó estar con los dos colombianos en River, lo cual le ayudó a ser tenido en cuenta para llegar al Mundial.

Sin embargo, este tema no se dio de buenas a primeras. Carbonero contó que: “me acuerdo tanto que había terminado la temporada en River, venía a pasar vacaciones con mi familia. Quería descansar y disfrutar de la compañía de los míos y se dio el llamado por parte de José Pékerman, por la lesión que tuvo Aldo Leao Ramírez, que lo dejó fuera del Mundial”.

Carbonero fue seleccionado entre cinco posibles reemplazos de Aldo Leao, lo cual le generó una gran emoción, sobre todo por cumplir otro de los objetivos en su carrera, que era estar en un Mundial.

Aunque en Brasil 2014 Carlos Carbonero solo disputó 18 minutos ante Japón en la fase de grupos, puede decir que en su trayectoria deportiva estuvo en un Mundial de mayores, que posteriormente le seguiría ayudando a cumplir el sueño mayor de llegar a Europa.

Objetivo cumplido: llegar a Europa

Después de regresar a la temporada con River Plate, el club ‘millonario’ decidió dejarlo libre, ya que en el proyecto de Gallardo vendrían otro tipo de jugadores para reforzar el equipo, por lo que Carlos Carbonero comenzó a enfocarse en llegar al viejo continente. 

La negociación entre Estudiantes, dueño de sus derechos, y la Roma de Italia se dio como un préstamo con opción de compra el 28 de agosto de 2014, donde el club capitalino decidió darle continuidad al bogotano en el Cesena, un equipo que ascendió en la temporada 2014-2015 a la Serie A.

Allí, los números lo acompañaron de gran manera: disputó 22 partidos, anotó en tres ocasiones y asistió una vez a su compañero en el equipo italiano. Este presente le dio la oportunidad de ser contactado por la Sampdoria, un histórico del fútbol europeo. Llegó el 1ero de febrero de 2017 y desde el principio comenzó a aportar al conjunto de la ciudad de Génova.

El momento de la injusticia le llegó

“Cuando llego a la Sampdoria, tuve una lesión que fue lo principal que trabó mi carrera. Fue un momento duro e inesperado porque venía haciendo las cosas muy bien. Quería quedarme en Italia y consolidarme para llegar a un equipo más grande en el país o en Europa”, comentó Carbonero, sobre la razón por la que su carrera se estancó en el fútbol europeo.

En este punto de su carrera, Carlos Mario Carbonero denomina que comienza “el descenso de su carrera”, ya que estuvo un largo tiempo fuera de las canchas. En este punto, el jugador cuenta cómo fue esa circunstancia.

“Fue un momento difícil porque en Sampdoria fuimos a un diagnóstico de un médico conocido en Italia, me hicieron los exámenes de rutina y me dio una mala noticia. Si me operaban de la rodilla, no podría volver a jugar. Busqué una segunda opción en España, me pudieron operar y el doctor me dijo que la posibilidad de jugar estaba latente”, habló Carbonero, sobre el momento más complicado de su carrera.

Después de este, Carbonero intentó volver a Italia, pero no fue muy recibido, ya que la recuperación no fue la más adecuada, por lo que tuvo que aguantar mucho dolor, lo cual le impidió volver a la Sampdoria de la mejor manera.

Del cielo a la tierra, su regreso a Colombia

Luego de toda la experiencia en el fútbol internacional, Carlos Carbonero tuvo que regresar a Colombia para buscar una nueva oportunidad en el profesionalismo. Allí, llegó a Cortuluá en el 2017, que en ese momento estaba en la primera división colombiana y luchaba por conseguir la permanencia. 

Lastimosamente, Carbonero no pudo demostrar lo que era su nivel en el fútbol, ya que la molestia por su lesión seguía latente y solamente disputó un encuentro con el equipo ‘corazón del valle’. De ahí, tuvo que esperar ocho meses para volver al fútbol colombiano con otro equipo del Valle del Cauca.

“En su momento venía de agarrar confianza, pero tuve muy pocos minutos y no tuve la fluidez de mostrar mi capacidad, por el proceso de recuperación. Gerardo Pelusso me dio la confianza en el Deportivo Cali y comencé a sumar minutos, pero luego llegó  Lucas Pusineri a la dirección técnica y la situación cambió”, mencionó Carbonero, sobre su regreso a la liga colombiana.

Finalmente, sale del Deportivo Cali, llega la pandemia y en medio de todo ese acontecimiento, Llaneros lo contacta para volver a disputar minutos, luego de ocho meses sin hacerlo. Después de seis meses, decide irse al fútbol de República Dominicana y allí solamente dura cuatro meses, con solo tres encuentros disputados.

A pesar de todo lo sucedido, Carbonero siempre encontró la motivación para seguir en fútbol, gracias al nacimiento de su hija en el 2018, donde llegó en un momento clave de su carrera, cuando regresó al Deportivo Cali.

“Siempre tuve a mi familia a mi lado, que fue algo importante para seguir adelante. Además de saber que Dios me había dado la oportunidad de darme a conocer en el fútbol y estar pensando en salir adelante”, mencionó Carlos Mario.

Carlos Mario Carbonero es de esos personajes de los que podríamos decir que se acopla a la definición de injusticia, donde por circunstancias externas, la gloria se alejó en su momento de aquella oportunidad, que tal vez se da solo una vez en la vida. Ahora, el volante colombiano espera regresar al fútbol, para darle su humildad y experiencia a algún equipo que quiera lograr cosas importantes.

KienyKe Stories