Cerebro indio en Colombia

Cerebro indio en Colombia

9 de noviembre del 2010

La información de las transacciones millonarias del país está en un cerebro que comparte su espacio neuronal con Ganesh, Shiva y las miles de divinidades de la India. Jitendra Puri es el vicepresidente de tecnología de la Bolsa de Valores de Colombia, que integró las bolsas de Bogotá, Medellín y Occidente. Estudió ingeniería de sistemas en la India e hizo posgrados en Inglaterra (MBA y Computer Science).  Llegó a Colombia por la compañía de auditoría Arthur Anderson hace doce años, y luego unos “head-hunters” decidieron que su destino era la dirección del área de tecnología de la nueva Bolsa de Valores de Colombia (BVC). Su labor es garantizar el sistema electrónico de negociación de acciones, renta fija y derivados futuros de tasas de cambio e interés.

Jitendra está casado con una colombiana y tiene un hijo pequeño. La multiculturalidad de la India le ha permitido adaptarse con facilidad al país, y aunque continúa con sus clases de español, buena parte de su trabajo lo hace en inglés, porque el sector de tecnologías de información es manejado por multinacionales.

Los indios también han metido la mano en la política. Ravi Singh, estadounidense de raíces indias y religión Sij, llegó a Medellín invitado por el National Democratic Institute a dictar una charla y allí fue contactado por la campaña de Juan Manuel Santos. Él fue el responsable de la estrategia digital de la campaña y logró que los seguidores del hoy presidente se multiplicaran en Internet, justo cuando la Ola Verde estaba en su máxima expresión. Ravi Singh también le enseñó a Obama a usar su BlackBerry y le diseñó su campaña de Internet. Una filial de su compañía electionMall.com se establecerá en Colombia.

Pero al país no sólo llegan consultores de la India. Empresas bien constituidas como la famosa  Tata Consultancy Services (TCS), del Grupo Tata, con sede principal en Mumbay, se están expandiendo en Latinoamérica. Llegaron a Colombia en 2005 compitiendo con buenos precios gracias a la importación de softwares indios. Esa es su gran ventaja, y tiene un componente demográfico: sólo en 2007 se graduaron 450 mil ingenieros en la India. Tata tiene sus oficinas en el norte de Bogotá y en el centro de negocios Olaya Herrera en Medellín, y cuenta con 700 empleados. Están asociados con la fábrica de software y soluciones empresariales Heinsohn, para desarrollar el Sistema Integrado de Información Financiera (SIIF) Nación Web del Ministerio de Hacienda. Allí se consolida la información financiera de las entidades que conforman el presupuesto general de la nación, y permite ejercer control a la ejecución de este presupuesto. El Grupo Tata también tiene entre sus clientes a Avianca, Bancolombia (la implementación de SAP), Comfenalco Antioquia, Empresa Telefónica de Bogotá (ETB), Goodyear, Telefónica-Telecom y Telmex.

Bancolombia seleccionó en agosto de 2009 la solución de Banca Universal Finacle de Infosys Technologies Ltd. Infosys es una de las compañías más grandes de tecnología de información. Tiene su sede en Bengaluru y cuenta con más de cien mil empleados en 21 oficinas alrededor del mundo. En 2001 fue catalogada por Business Today como la mejor empleadora de la India, y en 2007 recibió más de 1.3 millones de aplicaciones de trabajo y contrató menos del 3%.

Seguros Bolívar y Thomas Greg & Sons tienen contratos con Mann-india, especializada en soluciones bancarias, de telecomunicaciones y móviles. Entre sus planes se encuentra la instalación de una fábrica de software en el país. En 2008 la revista Red Herring seleccionó a Mann-India como una de las cien empresas privadas más innovadoras de la industria de la tecnología establecidas en Asia.

Aptech, la corporación India de educación en tecnologías de información más importante del mundo, con sede principal en Mumbay, también está en Colombia. Cuenta con tres mil centros de entrenamiento en 52 países y ha capacitado más de cinco millones de estudiantes en materias de tecnología de información. Llegaron al país en mayo de 2001, y desde entonces ya cuentan con nueve centros de entrenamiento en seis ciudades, avalados por el estado y Colciencias como entidad capacitadora del proyecto inteligente de Agenda de Conectividad. Es decir, los indios, además de economía y política, están metidos en la educación.



Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO