Cuando el Papa declaró ‘guerra santa’ al actual sistema económico

Cuando el Papa declaró ‘guerra santa’ al actual sistema económico

18 de junio del 2015

Con la encíclica “Laudato si” (“Alabado seas”), el papá Francisco sorprendió con un duro llamado a la defensa del medioambiente y el replanteamiento del actual sistema económico, que mantiene brechas entre pueblos, devasta recursos y podría terminar en una guerra global por el agua.

Sus dardos también apuntaron a la desidia del sistema político y financiero, cuyo silencio cómplice solo agrede la dignidad humana y la reemplaza por la competencia mercantil.

Antes de su publicación, el manifiesto ecologista del papa ya había provocado las críticas de algunos sectores.

El candidato republicano a la presidencia de EE.UU. Jeb Bush llegó a decir que el papa Francisco no le iba dictar su política, y que lo que tenía que hacer era dedicarse a hacer mejores a las personas y olvidarse de temas políticos.

Francisco no ha usado medias tintas en sus consideraciones, pese a que se sabía que la encíclica iba a levantar controversia, porque no sólo está en juego la salvación del planeta sino infinitos intereses comerciales.

El documento de 191 páginas es un análisis de la situación actual del medioambiente, una guía de recomendaciones y una crítica a la falta de voluntad del actual sistema económico y político.

“Mientras unos se desesperan sólo por el rédito económico y otros se obsesionan sólo por conservar o acrecentar el poder, lo que tenemos son guerras o acuerdos espurios donde lo que menos interesa a las dos partes es preservar el ambiente y cuidar a los más débiles”, denuncia en su “Laudato si”.

El ‘pecado’ del sistema financiero global que Francisco no puede perdonar

Francisco siempre ha denunciado el sistema financiero, no es una novedad. “Esta economía mata”, ha dicho en repetidas ocasiones.

Leerlo en uno de los documentos más importantes de un pontificado, en un texto que como él mismo apunta no está sólo dirigido a los católicos sino a todo el mundo, es una “decisión valiente”, dijo el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, presidente de la Pontifica Academia de las Ciencias Sociales.

“Esta encíclica es única en la historia”, comentó también el teólogo brasileño, Leonardo Boff, quien adelantó que el papa Francisco le pidió que le enviase algunos de sus textos, sobre todo en los asuntos relacionados con la pobreza.

El papa hace un reconocimiento de un hecho científico, que muchos guiados por intereses aun no quieren reconocer, y es que “la mayor parte del calentamiento global de las ultimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (…) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana”.

“Esto se ve potenciado especialmente por el patrón de desarrollo basado en el uso intensivo de combustibles fósiles”, invitando así el papa a cambiar el sistema y apostar por las energías renovables.

Algo que no ha sentado especialmente bien a los grupos petroleros, aunque algunos han recogido ya el mensaje. Francisco, que en muchos pasajes demuestra su conocimiento como perito químico que es, no tiene dudas de que “muchos de aquellos que tienen más recursos y poder económico o político parecen concentrarse sobre todo en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas”.

Además lanza su denuncia contra “la tendencia a privatizar el agua, aunque el acceso a ella sea un derecho del hombre”, o la explotación por parte de multinacionales de las tierras del Sur.

“Mientras tanto, los poderes económicos continúan justificando el actual sistema mundial, donde priman una especulación y una búsqueda de la renta financiera que tienden a ignorar todo contexto y los efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente”, sentencia.

El papa usa palabras muy duras cuando subraya cómo “algunos sectores económicos ejercen más poder que los mismos Estados” y cómo “la misma política es responsable de su propio descrédito, por la corrupción y por la falta de buenas políticas públicas”.

Su origen latinoamericano también ha servido para denunciar los numerosos casos de explotación del Norte hacia el Sur, en su mayoría por sociedades trasnacionales muy presentes en el continente americano.

Para ello cita a los obispos de la región de Patagonia-Comahue y cómo en un documento de 2009 ya constataban que “con frecuencia las empresas que obran así son multinacionales, que hacen aquí lo que no se les permite en países desarrollados o del llamado primer mundo”.

“La deuda externa de los países pobres se ha convertido en un instrumento de control, pero no ocurre lo mismo con la deuda ecológica”, denuncia el pontífice.

Con su “manifiesto”, que critica a las cumbres internacionales donde no se resuelve nada por falta de interés, Bergoglio espera sacudir las conciencias ante la cumbre de París de diciembre

La ONU lo recibe con agrado; poderes en Estados Unidos siguen indiferentes

El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner, agradeció el llamado a la acción contra el cambio climático lanzado por el pap aFrancisco en su encíclica sobre protección del medioambiente.

“El PNUMA agradece la inequívoca llamada a la acción del papa Francisco para hacer frente a la degradación del medioambiente y el cambio climático”, afirmó en un comunicado.

Entre tanto, ante las críticas previas lanzadas por sectores conservadores en Estados Unidos, organizaciones católicas y de otras confesiones monoteístas pidieron hoy a los precandidatos republicanos a la Presidencia, quienes en su mayoría niegan la existencia del cambio climático, que adopten la nueva encíclica del papa Francisco sobre calentamiento global.

En una rueda de prensa en Washington, católicos, musulmanes y judíos celebraron la encíclica del papa y pidieron a los candidatos republicanos a las elecciones presidenciales de 2016 que “se pongan del lado del Santo Padre”.

En su encíclica “Laudato si”, el pontífice denunció la debilidad de la reacción política internacional y los intereses económicos a la hora de afrontar la defensa del medioambiente, y pidió una “valiente revolución cultural” para salvar el ecosistema.

Christopher Hale, director ejecutivo de Católicos por el Bien Común, aseguró que los republicanos que niegan la existencia del cambio climático o que ignoran la necesidad de tomar medidas deberían empezar por reconocer el problema y evitar recibir donaciones de magnates con intereses en industria contaminantes.

Las 20 claves de la ‘guerra santa’ del Papa contra la devastación del planeta y humanidad por la ambición económica

Estos son los 20 puntos mas importantes de la encíclica “Laudato si” sobre medioambiente del papa Francisco publicada hoy.

1.- El papa pide “cambios profundos” en los estilos de vida, los modelos de producción y consumo y las estructuras de poder.

2.- Critica “el rechazo de los poderosos” y “la falta de interés de los demás” por el medio ambiente.

3.- Afirma que la Tierra “parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería”.

4.- El papa llama a “limitar al máximo el uso de recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar”.

5.- Se refiere a “una general indiferencia” ante el “trágico” aumento de migrantes “huyendo de la miseria empeorada por la degradación ambiental”.

6.- Critica la privatización del agua, un derecho “humano básico, fundamental y universal” que “determina la supervivencia de las personas”.

7.- Asegura que “los más graves efectos de todas las agresiones ambientales los sufre la gente más pobre” y habla de “una verdadera deuda ecológica” entre el Norte y el Sur”.

8.- Se refiere al “fracaso” de las cumbres mundiales sobre medio ambiente, en las que “el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común”.

9.- Apunta al “poder conectado con las finanzas” como el responsable de no prevenir y resolver las causas que originan nuevos conflictos.

10.- El papa cree necesario “recuperar los valores y los grandes fines arrasados por un desenfreno megalómano”.

11.- “Cuando no se reconoce (…) el valor de un pobre, de un embrión humano, de una persona con discapacidad, difícilmente se escucharán los gritos de la misma naturaleza”.

12.- Para el papa, “es una prioridad el acceso al trabajo por parte de todos”.

13.- Entiende que “a veces puede ser necesario poner límites a quienes tienen mayores recursos y poder financiero”.

14.- Pide que las comunidades aborígenes se conviertan “en los principales interlocutores” del diálogo sobre medio ambiente.

15.- Critica la “lentitud” de la política y las empresas, que sitúa “lejos de estar a la altura de los desafíos mundiales”.

16.- El papa cree que la “salvación de los bancos a toda costa (…) solo podrá generar nuevas crisis”.

17.- Critica que la crisis financiera de 2007-2008 no haya creado una nueva regulación que “llevara a repensar los criterios obsoletos que siguen rigiendo el mundo”.

18.- Asegura que las empresas “se desesperan por el rédito económico” y los políticos “por conservar o acrecentar el poder” y no por preservar el medio ambiente y cuidar a los más débiles.

19.- Cree que la solución requiere “educación en la responsabilidad ambiental, en la escuela, la familia, los medios de comunicación, la catequesis”.

20.- El papa anima a los cristianos a “ser protectores de la obra de Dios” porque “es parte esencial de una existencia virtuosa”.

Con agencia EFE.