Diego Camargo reflexiona tras 30 años de comedia

10 Septiembre 2022, 10:07 AM
Share
Creado Por
David Palencia
KienyKe.com conversó con Diego Camargo, quien celebra 30 años de vida artística y reflexiona sobre cómo la comedia y el humor, han definido su camino.

El alimento del comediante es la risa acompañada de ese aplauso que expresa el público que disfruta de sus rutinas; muchas de ellas cargadas de sátira, humor negro y de cualquier temática que ha de implementar.

Con habilidad y tacto, fijan unos rasgos especiales para transformar diversas situaciones reales o ficticias, desde las más simples hasta las más complejas de tratar, en fino humor con el propósito de divertir y hacer reflexionar al público que con expectativa observa su acto.

Diego Camargo cumplió tres décadas entre rutinas, risas, lágrimas, reflectores y aplausos, un mundo que ha definido su vida en estos años, fijando un reconocimiento importante, dejando el ejercicio periodístico, para darle forma a su esencia por medio del humor.

KienyKe.com conversó con Diego Camargo, quien celebra 30 años en los escenarios a través de su obra ‘Sin límites’, en la que hace un repaso por momentos trascendentales de su vida, y cómo la comedia y el humor han definido su camino.

‘Sin límites’' representa una etapa importante en la vida de Diego, en la que conmemora diversos momentos de su vida sobre los escenarios, retratando las vivencias, alegrías y tragedias con esas paradojas que trae consigo el humor y transformándolas para sacarle sonrisas al público.

Tres décadas parecen ser toda una vida, y realmente lo ha sido, una vida dedicada al humor, que le ha servido a Diego para contemplar su definir su existencia, en la que deja en claro en el escenario, por qué su experiencia lo ha llevado a ser uno de los referentes más importantes de la comedia latinoamericana.

“Ha sido toda una vida, que además resulta siendo la vida de las desgracias de cualquier persona, solo que en este caso son vividas a través de la comedia. Un comediante que habla de todo lo que he vivido, de las primeras novias, de los primeros fracasos de la universidad, mi primer trabajo, entrevistas de trabajo. Cuando me enamoré, me casé, me separé, tuve una hija adolescente, y encima atravesando un momento en mi vida en el que tengo que reinventarme. Entonces de todo eso hablo en el show, que ha sido el más honesto de toda mi carrera”, dijo Diego Camargo a KienyKe.com.

Vea la entrevista completa con Diego Camargo:

Camargo tiene una gran capacidad de hacer transformaciones de varios sucesos de su vida para convertirlos en humor; elementos que conectan al espectador y encontrando que este se identifique plenamente, sacando sonrisas, y por qué no, burlarse de sí mismos y de los problemas.

“Normalmente, yo demoraba cada año en escribir 20 o 25 minutos de material. En estos seis meses ha escrito casi una hora. Entonces todos los shows son distintos, porque en todos meto cosas nuevas y hablo de cosas que me he dado cuenta en mi vida, de todos los errores que he cometido durante mi vida”, afirma.

El humor comenta la realidad a través de formas ridículas y cómicas, que encausan hacia una finalidad de hacer reír al público, basado en un hecho que puede partir desde el más elemental hasta la más cruda situación. Realidades humanas que encajan perfectamente en una sincronía para dar forma a un show cómico.

Sin duda, hacer reír es un ejercicio complejo, por lo cual, un comediante debe preparar de manera ágil una rutina, pero a la vez, mostrar una naturalidad impresionante para conectar a su público y suelte la tan esperada carcajada.

“Mi trabajo es hacer que usted se ría de sus problemas. Y ahora hay gente que me dice sin que yo antes las hubiera hecho: “¡oiga! Gracias, porque yo creí que entré jodido”, resalta.

Según Diego, la clave de un buen comediante está en la honestidad; él ha sido periodista, locutor, asesor en entidades gubernamentales, director de cine y televisión, roles en los que ha visto otras facetas, y desde la que se encuentra actualmente, diagnóstica que este valor es vital para una gran comedia, y para cualquier aspecto de la vida.

“Hay un momento en el que todos somos honestos y tenemos que ser honestos en nuestras carreras, en el que uno tiene que tomar decisiones. Pero en esta carrera tienes que ser honesto desde el principio, desde la primera palabra, desde la primera línea que escribes, porque tienes que hablar de ti”, dijo.

El chiste es el ingrediente principal de la comedia, basado en burlas, historias y ocurrencias, es el que le da vida y proporciona el clímax al público basado en que tan bueno está;  finalmente las risas miden que tan efectivo y cómico resultó serlo, y que pueden provenir de momentos no tan afortunados. 

“Los chistes en el fondo son desgracias. Mira que la base del chiste siempre es que hay un señor que no sabe cómo reaccionar ante el mundo y que el mundo le queda grande. Todos los chistes son así. Yo te digo que vieron a un costeño, un gringo y un pastuso. Tú ya sabes el papel de cada uno en el chiste y sabes quién es el que va a sufrir en el chiste”, expresa.

Como la gran mayoría de las personas, Camargo ha vivido ciertas desgracias y momentos difíciles que lo han marcado, como la muerte de su padre y más recientemente su divorcio; situaciones complejas que quizá para él puede ser tentador escribir un material con ellos para uno de sus shows.

“Lo que hacemos los comediantes es hablar de las cosas que nos duelen y hablarlas como de verdad las sentimos. Y la gente se ríe, que es la cosa más rara, pero tiene una explicación. Esto va a sonar aburrido, pero puede ser interesante y llamativo. Y es que la risa es un efecto del cerebro cuando no sabes muy bien cómo reaccionar a estímulos en particular, por eso se ríe de cosas que a veces son inapropiadas”, resalta.

Diego encontró la comedia en sus días de universidad, aquella época en la que jamás se imaginaba que iba a encontrar una vocación que lo ha realizado en los últimos 30 años, algo fuera de lo común y que se aleja totalmente de los estereotipos normales.

Risas, humor, talento, luchas y lágrimas, han hecho que Diego tenga un reconocimiento importante dentro de la escena humorística y se le considere un referente.

“Yo siempre fui un niño como que no era muy bueno comunicándose, siempre como el raro del colegio y entrando a estudiar en la Universidad Los Andes. Cuando tenía 16 años empecé a estudiar sistemas y un día me quedé fuera de clase porque no sabía que habían cancelado la clase; había una plazoleta que tenía grandes cuenteros. En esa época no teníamos ni idea de que existía una cosa que se llama hacer stand up comedy, ni nada por el estilo. Se subió Andrés López, y empezó a hacer su show y yo decía: que esto que es está están locos, me encanta esa vaina;  luego se subió Gonzalo Valderrama - que todavía sigue siendo comediante - y yo decía: ¿qué es esta locura?”, recuerda.

Hace unos meses encontró en la cocina una nueva forma de expresarse, gracias a su participación en el programa Masterchef, en la que pudo definir otra pasión, y gracias a ello, viaja por todo el país contando historias sobre todo lo que hay detrás de la gastronomía.

Actualmente, Diego Camargo pone su talento como actor en la película ‘Un parcero en Nueva York’, en la que realiza una destacada participación como antagonista, papel que le ha dado un gran aire en estas tres décadas de vida artística. Su obra ‘Sin límites’ seguirá en el mes de octubre y en la que próximamente se verá en el exterior.

Diego Camargo seguirá entregando humor con lenguajes en los que le pone ese trágico tinte para ‘robar’ sonrisas a todo su público. Tres décadas en las que ha dedicado todo su ser a la comedia y continuará con toda una vida ¡sin límites!

Por: David Palencia

KienyKe Stories