Enigmático: atrapados por la adicción al sexo

Enigmático: atrapados por la adicción al sexo

23 de octubre del 2017

No es de extrañar que la adicción sexual esté latente en nuestra sociedad sin importar la clase social, el género o la profesión. Así lo evidencian casos como los del productor de Hollywood Harvey Weinstein, quien hacía el llamado ‘casting couch’ a las actrices para que pudieran salir en sus producciones.

De igual manera, algunos actores y deportistas como Michael Douglas, Dennis Rodman, Tiger Woods y Charlie Sheen han declarado que tienen problemas con el sexo. Incluso en el 2008 se dio a conocer el aberrante hecho del austriaco Josef Fritzl que secuestró y violó a su hija durante 24 años.

El ser humano fue dotado de instintos naturales necesarios para sobrevivir, pero muchas veces, estos sobrepasan los límites y empiezan a dominar la vida. La sexualidad es esencial para el bienestar integral de las personas, de ahí que genere gusto, placer, ternura, satisfacción, intimidad y libertad, aunque algunas veces este deseo se desborda y se adopta como una salida de escape para aminorar las sensaciones de estrés, ansiedad, control y vacío interior, produciendo una explosión de neurotransmisores como noradrenalina, oxitocina, dopamina, betaendorfinas entre otras, que alteran el comportamiento de las personas atrapadas en la enfermedad de la adicción sexual.

Por una parte, el individuo no puede apartar de su mente las recurrentes y casi habituales fantasías sexuales en forma de pensamientos obsesivos, experimentando una tensión que solo puede ser aliviada brevemente con el coito y la masturbación a manera de compulsión.

Es decir, el sexo se convierte en el auto tratamiento para el dolor, la culpa y la vergüenza, alterando el cerebro en tres partes específicas: el estrato ventral, el córtex del cíngulo anterior y la amígdala, al igual que el rasgo de personalidad conocido como locus de control interno, distorsionando su propia imagen y mostrando poco dominio de los impulsos.

La incapacidad para responsabilizarse y manejar su propia vida convierte al adicto en un camaleón que se disfraza entre la manipulación, la mentira y el abuso, para sostener desesperadamente al personaje que se odia a sí mismo. Como consecuencia tiene dificultades en el trabajo, problemas económicos, sentimentales y carece de amor propio, la preocupación en el área sexual ocupa cantidades enormes de energía y tiempo.

Esta pérdida de lucidez y sobriedad hace que las personas vivan en los extremos en búsqueda de esa primera sensación que los abstrajo de la realidad, sobrepasando lo impensable y reemplazando los valores, por actos degenerados, vengativos y violentos, entre la promiscuidad, el adulterio y las relaciones de dependencia afectiva dramáticas, hasta el coqueteo, la seducción y lo prohibido, ya que el descontrol de la lujuria termina la estabilidad del auténtico amor.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría, estos son algunos síntomas para detectar un trastorno de hipersexualidad. Si durante un período de al menos, 6 meses, una persona experimenta fantasías sexuales recurrentes, deseo sexual y conductas sexuales asociada con lo siguiente:

  1. Tiempo excesivo empleado en las fantasías y deseos, es decir planificando la realización de las conductas sexuales.
  2. Recurrir con frecuencia a fantasías, deseos y conductas sexuales como respuesta a estados de ánimo negativos como ansiedad, insatisfacción, depresión, aburrimiento, irritabilidad o acontecimientos vitales estresantes.
  3. Esfuerzos repetidos pero infructuosos de controlar o reducir estas fantasías, deseos y conductas.
  4. Conductas sexuales repetidas sin tener en cuenta el riesgo físico o emocional hacia uno mismo o los demás.
  5. La persona experimenta un notable malestar o interferencia en áreas sociales, laborales u otras esferas importantes, debido a la frecuencia o intensidad de las fantasías, deseos y conductas sexuales.
  6. Estas fantasías, deseos y conductas no se deben a efectos de las drogas, fármacos o a episodios maníacos.

Por: Armando Martí