¿Es posible mejorar el matrimonio tomando una cátedra?

¿Es posible mejorar el matrimonio tomando una cátedra?

16 de febrero del 2014

Inspirados en el hecho de que casi un 50% de las parejas que se casan terminan por divorciarse y que muchas parejas reportan estar descontentas con su relación, un grupo de instructores de la prestigiosa universidad Northwestern, en el estado de Illinois, EE.UU., ha creado una clase llamada Marriage 101 que pretende cambiar esta estadística dándole herramientas a los estudiantes para que sean capaces de tener relaciones amorosas más satisfactorias.

La clase, que se ha vuelto muy popular entre los estudiantes, se reúne una vez a la semana y luego de esto los estudiantes se dividen en varios grupos en los que discuten varios temas como por ejemplo infidelidad, adicción, sexualidad e hijos.

“En términos de desarrollo, de esto se tratan los años que pasamos en la universidad: los estudiantes están pensando sobre quiénes son como personas, a quién aman, cómo aman, y a quién quieren como su pareja. Nosotros tenemos gran pasión por hablar sobre aquellas cosas que hacen que una relación sea más saludable”, declaró Alexandra Solomon, una profesora en la universidad que además es terapeuta de familia.

Hasta el momento la terapia de familia era casi enteramente dirigida a las mujeres, a quienes se responsabilizaba por mantener a flote el matrimonio mientras el esposo trabajaba. Los tiempos han cambiado.

La clase Marriage 101 que ofrece Northwestern University es única dentro de las otras universidades con énfasis en las artes liberales puesto que se enfoca en la experiencia y la auto exploración para aprender correctamente sobre el amor. La teoría de esta clase se aleja de la noción de que el amor es cuestión de suerte y de encontrar a la persona correcta, y se concentra en el hecho de que el amor no se trata sobre intuición.

Estudiantes, Kienyke

Los alumnos aprenden que el auto-conocimiento y el auto-comprendimiento es el primer paso para tener una buena relación. No se trata de encontrar a la persona correcta sino de ser la persona correcta. La idea es que se conozcan a sí mismos, comprendan de dónde vienen, quiénes son y hacia dónde van. Es importante que conozcan a su familia para así poder entender de dónde vienen exactamente, y lo hacen a través de entrevistas con sus familiares para poder analizar cómo es que ellos mismos viven su relación. El auto-conocimiento permite que uno tenga más claridad a la hora de resolver conflictos. También se enseña a referirse a los conflictos en específico, en lugar de acusar a la pareja. Por ejemplo, en lugar de decirle a tu marido que es un desordenado y un puerco, es mejor decirle que al haber dejado la toalla mojada en el piso del baño no tuvo en cuenta que tú también estás ocupada y necesitas ayuda.

También son claves las aptitudes comunicativas, que es algo que se le enseña a los estudiantes teniendo en cuenta que la mayoría de personas que llegan al matrimonio no saben cómo comunicarse y la falta de comunicación es una de las razones por las cuales muchos matrimonios no funcionan.

Algo clave que les enseñan a los estudiantes es que a pesar de que haya buena comunicación, es muy importante que ambas personas en una pareja tengan visiones similares sobre el mundo. Una vez que uno se conoce bien a uno mismo es más fácil reconocer al otro.

Ben Eisenberg, quien tomó el curso el año pasado, dijo a The Atlantic que la mayor enseñanza que el curso le dejó es que el amor a primera vista es un mito, y que el amor implica trabajo.

Pareja, Sexo, Kienyke

Fuente: The Atlantic