El día que, tras siete años, reabrieron la frontera con Venezuela

30 Septiembre 2022, 02:59 PM
Share
Creado Por
Juan Hernany Romero C.
La reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela fue todo un acontecimiento para los pobladores de la región.
Créditos:
José Álvarez

El pasado 26 de septiembre la frontera colombo venezolana que conecta al Norte de Santander con el estado de Táchira fue abierta luego de siete años en los que tuvieron más importancia las discrepancias diplomáticas e ideológicas que las necesidades de ciudadanos que, de lado y lado, padecen dificultades que se acentúan con el calor, la presencia de grupos armados y la tensión de una frontera así.

Tal como muchos lo esperaban, la llegada de Gustavo Petro al poder fue el mecanismo político más eficaz para restablecer un vínculo diplomático que ya estaba lesionado pero que entró en proceso de descomposición en 2015. Desde entonces, el Puente Internacional Simón Bolívar, al que se le conoce en la región como ‘La Parada’, se ha convertido en el único paso legal para migrantes de los dos países.

Sin embargo, la preocupación de la población es frecuente. Juliana, una mujer mayor que vive en una casa ubicada a escasos metros del Río Táchira, celebró que, por fin, la inversión social va a ser nuevamente una ilusión y una realidad, pero no desconoce que la avanzada de estructuras criminales que se aprovechan de la vulnerabilidad de los pobladores para ejercer allí su poder, tratando de reemplazar al Estado. 

El sector transportador es, sin lugar a dudas, uno de los sectores económicos más beneficiados con la reapertura fronteriza. Tanto el transporte de carga como el de pasajeros tienen en este nuevo panorama la posibilidad de expandirse y crecer financieramente. Así lo dijo Geovanny Valdez, mototaxista que trabaja en la región. 

“Fueron siete años con la frontera cerrada. Con la reapertura habrá más trabajo para todos. Cuando esto estaba abierto se veía mayor comercio y personas de los dos países trabajando en la frontera. Por eso es que la expectativa es grande”, señaló, agradeciendo que, pese a las dificultades en esa zona, nunca dejó de buscar ingresos para el sustento de su familia. 

Frontera Colombia Venezuela
Créditos:
José Álvarez

Y es que las cifras hablan por sí solas. El último año en que se evidenció bonanza económica proveniente del comercio bilateral fue 2008, cuando se registraron 7.000 millones de dólares y el transporte de 3,56 millones de toneladas. El deterioro de las relaciones diplomáticas y las prohibiciones impuestas desde Miraflores se encontraron en 2020 con la pandemia del virus Covid-19, reduciendo los ingresos comerciales hasta los 222 millones de dólares, dejando en rojo los indicadores de crecimiento económico en la región. 

Guillermo Reyes, ministro de Transporte, ha dicho que la normalización del paso fronterizo para fines comerciales podría derivar en un crecimiento de 4.500 millones dólares en cuatro años, eso sin contar las expectativas que recaen sobre el Puente Tienditas, ubicado a diez kilómetros de ‘La Parada’.

Frontera Colombia Venezuela
Créditos:
José Álvarez

Gustavo Petro fue a la frontera

 

Gran parte de la expectativa y la tensión que se vivió ese día en Cúcuta y Villa del Rosario tenía que ver con la visita que, a última hora, confirmó el presidente Gustavo Petro para la reapertura. Desde muy temprano, se dispuso que agentes de la Policía Nacional cuidaran la zona y estuvieran presentes ante cualquier dificultad en el orden público. 

El Puente Internacional Simón Bolívar, que no es precisamente el más amplio, se congestionó al punto en que era difícil diferenciar a la prensa de los migrantes y algunos seguidores del presidente Petro. 

El mandatario llegó a la mitad del puente rodeado por su escolta y por un nutrido grupo de funcionarios entre los que se destacaban el canciller Álvaro Leyva Durán, el ministro Guillermo Reyes y el embajador Armando Benedetti. Todos de blanco se tomaron varias fotos que tenían como telón de fondo el río Táchira. 

Ante el inclemente sol del mediodía, las lágrimas de los migrantes que allí estaban refrescaron sus mejillas cuando militares venezolanos interpretaron las notas del Himno Nacional de Colombia, recibiendo como respuesta la melodía del himno venezolano, que sonó con los tambores y los vientos de los uniformados colombianos. 

El paso de camiones de carga fue uno de los momentos más celebrados por los funcionarios del Ejecutivo nacional y por los ciudadanos allí presentes. Los metales que Colombia importa de Venezuela van a parar directamente a la zona franca de Cúcuta donde son transformados en piezas para vehículos y demás insumos industriales que van a todo el país. 

Sobre la cuestión comercial y la necesidad de mejorar el flujo económico entre los dos países habló en posterior discurso el presidente Gustavo Petro, quien les dejó a sus colegas la inquietud de abrir vías arterias que faciliten el comercio y la comunicación entre países cercanos. 

"Ojalá un camionero o camionera, modificando las normas, pueda llegar hasta allá, a Georgetown e incluso hasta el Brasil y por el otro lado a la Patagonia. Si lo hace un camionero o camionera lo podrá hacer cualquier familia en moto, reconociendo que esa es nuestra casa y que no tenemos que ponernos a cerrarle las puertas a nuestra propia casa", dijo.

Frontera Colombia Venezuela
Créditos:
José Álvarez

Dos banderas que se fundieron en una

 

A escasos metros del Puente Simón Bolívar estaban cientos de personas que extendieron una bandera de más de 50 metros en la que, una y otra vez, se encontraban las banderas de Colombia y Venezuela amarradas con lo que parecían los retazos de unas cabuyas, pero sustentadas por las manos de ciudadanos que cantaban, se reían y se abrazaban, conmoviendo hasta al más disciplinado de los policías que allí se encontraban para salvaguardar la seguridad de la zona. 

Una mujer de 56 años le pidió al equipo de KienyKe.com que registrara su historia en los pocos minutos que su afán le dejaba: desplazada por la violencia de Colombia hacia Venezuela y, luego, por la crisis económica de Venezuela hacia Colombia, María sufre de epilepsia desde hace seis años, más otros cuantos padeciendo complicaciones psiquiátricas. Un trabajo estable ha sido imposible para ella dada su condición de salud. Ahora, con la reapertura de la frontera, espera hallar al otro lado del puente la oportunidad que necesita para mejorar su vida. 

Realidades como estas son las que cruzan bidireccionalmente el puente que se volvió por unos minutos el puente de la música, de las lágrimas de alegría, de la esperanza y del entusiasmo. Con maletas, mascotas y algunas prendas para cubrirse del sol, miles de ciudadanos hacen uso diario de este paso fronterizo que, como lo pide la sociedad en general, no debería bloquearse nunca más.

KienyKe Stories