James Rodríguez: de la tierra al cielo en 10 años

Publicado por: admin el Mié, 18/12/2019 - 10:58
Share
22 títulos en 10 años. Sus sueños se hicieron realidad.
James Rodríguez: de la tierra al cielo en 10 años

El latido de los corazones aumentaba al paso de los segundos. Los cánticos uruguayos y colombianos en su mayoría adornaban el escenario mientras los ‘artistas’ seguían la batuta de su director técnico. Minuto 27 del primer tiempo y el marcador continuaba 0-0 entre los dos países.

Treinta segundos más tarde la magia se adueñó de la zurda de James Rodríguez para superar la muralla humana que escudaba el arco de Fernando Muslera.

Abel Aguilar asistió de cabeza a su compatriota luego de una interceptación de Maxi Pereira. Mientras el balón iba en el aire, James miró de reojo el pórtico del uruguayo para escoger el destino de la esférica.

Detuvo el balón en su pecho de igual forma en que se detuvieron los corazones de millones de colombianos. Dejó que ‘la pecosa’ descendiera a su pierna izquierda mientras él giraba sobre su eje para realizar la ejecución.

El balón viajó a 79 kilómetros por hora una distancia de 25 metros. En esos segundos los ojos no parpadeaban y las bocas se abrían como símbolo de asombro.

¡Gol de James David Rodríguez Rubio! Gol de ensueño, gol de ‘crack’.

El Estadio Jornalista Mário Filho, más conocido como Estadio Maracaná, se convirtió en el Estadio Metropolitano de Barranquilla y estalló en júbilo. Gritos y llantos de felicidad por doquier se apropiaron de un país que ha sido golpeado muchas veces por la violencia.

28 de junio de 2014, en los octavos de final del Mundial de Brasil, James acababa de convertir el mejor gol del año, para algunos incluso de la historia. Su anotación pasó a ser el más importante de la Selección Colombia en estos certámenes.

El rival y el escenario hacen aún más grande su gesta. Uruguay, rico en hazañas futbolísticas, acababa de recibir su peor golpe al ego. James escribió su propia historia en el mismo escenario en que los uruguayos ganaron una Copa del Mundo ante los brasileños en 1950.

James tocó el cielo con sus manos

Llegar a la cima y tocar el cielo con las manos es el propósito de muchos futbolistas. James Rodríguez lo logró en tan solo una década. Sus sueños de pequeño se hicieron realidad con el talento de sus pies y la fortaleza de su mente.

Para alcanzar el punto más alto no solo requirió de ‘magia’. Con disciplina, constancia y resiliencia se encaminó hacia el éxito.

“A pesar de su corta edad nos sorprendió a todos porque era un chico muy responsable y dedicado. Además Dios lo dotó de una técnica maravillosa”, manifestó Miguel ‘Turco’ Jerez, el primer técnico del cucuteño en territorio argentino, en diálogo con un medio local en 2018.

James David Rodríguez Rubio siempre tuvo clara su meta: “Quiero ser profesional”, confesó a la edad de 12 años luego de conquistar el trofeo del Torneo Pony Fútbol.

Hoy, 16 años después, es más que un profesional; ahora es referente, estrella y ‘crack’.

El colombiano con más títulos en la historia

22 trofeos con Banfield, Porto FC, Real Madrid y Bayern Múnich lo ubican como el futbolista colombiano con más títulos en la historia. En tan solo una década, el cucuteño superó al exjugador Iván Ramiro Córdoba que comandaba la lista con 17 trofeos.

En 2012, el ‘Tino’ Asprilla declaró: “James puede ser el mejor jugador colombiano de la historia”. Dos años más tarde James le dio la razón y logró la bota de oro en el Mundial de Brasil 2014 con seis anotaciones, hizo parte del 11 ideal del certamen y ganó el Premio Puskás a mejor gol del año.

Su talento y desempeño dentro del campo de juego ha deslumbrado a exjugadores como ‘El Pibe’ Valderrama, quien años atrás confesó: “James es mi sucesor”.

Cada vez que luce la camiseta de la Selección Colombia sus ojos se iluminan y su amor de patria crece. Perder no es opción para él.

“Yo hace tiempo no veía un jugador 10 como James Rodríguez, con tantas ganas y voluntad”, aseguró Fredy Rincón en 2011, cuando apenas James mostraba algunos destellos en el Mundial Sub20 que se desarrolló en Colombia.

Su familia, un pilar fundamental en su vida

Todo lo que ha logrado se lo debe a su madre, Pilar Rubio; su padrastro, Juan Carlos Restrepo; su ex esposa, Daniela Ospina y Dios. Sin ellos nada sería igual. Incluso, no solo los lleva en su corazón, sino también en su piel al igual que el nombre de Salomé, su hija.

Según el libro ‘James, su vida’, ellos fueron quienes estuvieron cuando él más los necesitó. No es fácil llegar a un país ajeno con 16 años para cumplir los sueños. Con algunas afectaciones emocionales y físicas, su familia fue su voz de aliento y su motivación para salir campeón en la vida.

Con 18 años conquistó el único título de liga argentina que tiene Banfield en su historia. Desde ahí empezó a construir su presente y futuro en su carrera profesional.

james

Si hay un ser humano que ha sobresalido en un mundo de ‘astros’ como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, es James Rodríguez. En la última década, ‘el mono’, como sus allegados le dicen, pasó de ser una promesa a una realidad. Fue escalando, viviendo y adaptándose a las adversidades.

Todo lo que ha hecho ha sido para estar al lado de los mejores del mundo, con esfuerzo y sacrificio. Con 28 años de edad ha logrado cosas inimaginables con base en el trabajo.

Su visión dentro del campo de juego y su precisión a la hora de realizar una asistencia son difíciles de igualar.

“James tiene una calidad pura, algo hermoso”, confesó Deco en 2013.

Exfutbolistas, científicos y especialistas en la materia afirman que los zurdos tienen mayor sensibilidad e incluso calidad sobre los diestros. Se basan en que estas personas son más ágiles y hábiles para resolver las cosas y tomar una decisión inmediata.

Esta premisa se podría argumentar observando a Lionel Messi, Arjen Robben, Diego Armando Maradona, y para no irnos tan lejos, al mismo James Rodríguez.

Fuera de las canchas es tranquilo y disciplinado. Pone a su familia y al fútbol en el mismo peldaño, así se ha formado. Le gusta estar alejado de todo escándalo y trabaja día a día para estar enfocado en sus objetivos.

“El fracaso no es caer. Es negarse a levantarse”.

Aquel 28 de junio de 2014 demostró que nació para convertirse en ‘crack’, o quizás ya había nacido así pero el mundo no lo sabía.

Ahí fue casi su primer paso hacia el éxito; pues ya lo venía construyendo muchos años atrás. Con ese partido, con ese gol y con ese Mundial dio un paso gigante en su carrera profesional.

Real Madrid lo fichó por 80 millones de euros y se convirtió en el traspaso más caro para un futbolista colombiano. Hizo pases geniales y goles de ensueño. De tiro libre, chalaca y media distancia anotó en diferentes estadios de Europa.

james

A pesar de su talento, James no ha tenido buena relación con algunos de sus entrenadores que en ocasiones han preferido utilizar otros jugadores.

Las lesiones también han sido un dolor de cabeza para el ‘cafetero’. Entre 2011 y 2019 ha presentado 21 molestias físicas que lo han alejado de las canchas, perdiendo un poco de protagonismo.

Más allá de los golpes que le ha dado la vida, James demuestra que tiene muy clara una frase popular que dice: “El fracaso no es caer. Es negarse a levantarse”.

Por su determinación, sus logros y su capacidad de hacer que más de 50 millones de colombianos sonrían y festejen, Kienyke.com lo eligió como uno de los personajes de la reciente década.

Por: Germán Alarcón