Jimmy Carter y su oportuno guiño al proceso de Paz

Jimmy Carter y su oportuno guiño al proceso de Paz

15 de Enero del 2013

El 6 de septiembre de 2012, días después de conocerse de voz del presidente Juan Manuel Santos que el Gobierno iniciaría un nuevo proceso de paz con la guerrilla de las Farc, el expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter dijo al mandatario colombiano en una entrevista: “hágame saber si usted necesita cualquier ayuda”.

El ofrecimiento provenía del hombre que gobernó a la principal potencia americana entre 1977 y 1981, y además es premio Nobel de Paz. El demócrata, un año después de dejar la Casa Blanca, creó el Centro Carter, una organización social que dirige junto a su esposa, Rosalynn Smith, y que, entre otras actividades, se dedica a observar procesos políticos en naciones en crisis, y actuar como mediador en conflictos internos.

En las vísperas del reinicio de los diálogos para el 2013, el gobierno Santos decidió hacerle saber a Carter que necesitaba una de sus palmadas en la espalda para el proceso de paz de Colombia. Carter aceptó el llamado y se reunió con altos funcionarios, miembros de la sociedad civil y el expresidente César Gaviria, con quien comparte una causa internacional para replantear el actual enfoque en la lucha contra las drogas. Valga decir que este asunto también fue tratado.

¿Para qué servirá este respaldo dado por Carter al proceso que recién reinicia? Kien&Ke consultó con el excomisionado de Paz durante el gobierno de Andrés Pastrana, Camilo Gómez, y con el exembajador de Estados Unidos en Colombia Myles Frechette, sobre el significado y la conveniencia política de su estancia en Bogotá. Para los dos expertos, lo más significativo de la visita se puede resumir en una frase dada por Carter en rueda de prensa: “Es un proceso importante no solo para Colombia, sino para la región y el mundo entero”. El guiño de esta afirmación implica un detonante de optimismo internacional por las negociaciones que dos días después reiniciaron en La Habana.

Santos y Carter

El expresidente Jimmy Carter había ofrecido su apoyo pocos días después de confirmarse el comienzo del proceso. El Gobierno de Colombia aceptó su ayuda y la formalizó al reinicio de los diálogos en 2013.

El aporte de Carter

Para Camilo Gómez, quien cuenta con la experiencia de haber participado en el proceso de paz en el Caguán durante el gobierno Pastrana, el respaldo que Carter dio a los actuales diálogos es importante y estratégico pues una personalidad internacional le apostó con confianza a las conversaciones, y las dotó de trascendentales para la región, justo cuando éstas se reanudaban.  “Es un elemento positivo que se suma a las participaciones internacionales en el proceso de paz. Me parece que todo aporte internacional es valioso. Por ejemplo, en el Caguán estuvieron presentes delegaciones de 32 países, instituciones como la Bolsa de Nueva York, parlamentarios europeos, todos fueron significativos”.

En su opinión, no considera que las Farc puedan molestarse por esta intervención proveniente de un expresidente estadounidense. “Aunque esa opinión corresponde a las Farc. Pero asumo que si han aceptado la participación internacional en general, no pueden imponer ‘peros’ a nadie”. Incluso agregó que las Farc deben opinar sobre esta visita “con visión política y apertura”. “Marulanda se reunió con el presidente de la Bolsa de Nueva York en el proceso de paz del Caguán. Si se reunieron significa que no hubo ninguna molestia. Son señales de respaldo internacional que no caen mal. Además Carter no representa al gobierno estadounidense; es él en nombre de su fundación”.

En concepto del embajador Frechette, la visita de Carter se estaba esperando. “No me extraña en absoluto, porque el proceso de paz en Colombia le interesa mucho al expresidente Carter, quien revolucionó durante su gobierno por la forma de ver y apoyar a Latinoamérica”.

Ante esto, es de destacar la frase del expresidente que otorgó una importancia global a los diálogos de paz entre las Farc y el Gobierno. “Sé por experiencia personal que el Presidente Santos y su equipo tienen el apoyo de todo el mundo, que no solamente ayuda a Colombia, a la región, sino a las relaciones entre mi país y la región y Colombia”, afirmó Carter.

Y ese, según Frechette, es el principal aporte. “Es importante el sólo hecho de ver a Carter validando el proceso públicamente y dándole importancia internacional. Él es conocido como un hombre que siempre busca la paz, y sus palabras son un esperado respaldo en varios procesos en el mundo. Además algunos sondeos de opinión en Colombia dicen que la gente quiere la paz, pero hay ciertos escepticismos, así que su visita pudo ser aprovechada por el Gobierno para legitimar el avance de las negociaciones y mostrar que si él cree en ellas, todos pueden hacerlo, porque tendrán resultados favorables”.

Myles Frechette

 Myles Frechette fue embajador de Estados Unidos en Colombia entre 1994 y 1997.

Consejos de paz y estrategia internacional

El Centro Carter sirve de observador y respaldo en más de 15 países con procesos de paz internos en especial en África. Además, el expresidente ha sido conciliador en conflictos internacionales, y como recuerda Frechette, a pesar de la molestia generada en Estados Unidos decidió acercarse a Cuba en 1979.

“El expresidente Carter siempre ha tenido ideas bastante diferentes y osadas con respecto a otros mandatarios de Estados Unidos. Carter pidió abrir en La Habana una sección de intereses estadounidenses, y así mismo permitió en Washington una oficina del régimen. Además visita a Cuba y esto también tiene un significado en los consejos que pudo darle a Santos sobre las relaciones con la isla en el proceso de paz”.

Frechette destacó también el sensible momento político en Venezuela por la enfermedad de Hugo Chávez. Además, según analizó, Carter y su centro podrán brindar un concepto sobre el futuro del proceso en caso de la ausencia del mandatario bolivariano, y lo que pasará más adelante si faltan los Castro en Cuba, algo que no subestimará el Presidente colombiano. “A Carter le interesa mucho la región y es muy estratégico en relaciones internacionales. Puede ayudarle a Santos a encaminar de la mejor forma las relaciones con Caracas y La Habana, a razón del proceso de paz”.

Amigo de paso

Tanto Camilo Gómez como Myles Frechette descartaron que la visita de Carter trascienda más allá del encuentro del sábado. “El Gobierno ha manejado el proceso muy herméticamente y tiene todo el camino acordado con las Farc. Las partes ya tienen muy claros sus planes y modelos, y hasta este punto es difícil saber si cambiarían algo por aceptar un consejo de Carter. Yo lo veo muy difícil”,  dijo Gómez.

Camilo Gómez

Camilo Gómez relató que como comisionado de paz en los diálogos entre el Gobierno y las Farc durante la presidencia de Andrés Pastrana, aplaudieron cualquier apoyo internacional al proceso.

En opinión de Frechette “Carter no tendrá mucho que hacer en este proceso. Solo dio beneplácitos, ideas, pero no participará a fondo. A veces, en algunos países sólo va una vez y da su aprobación, y no quiere decir eso que se haya desencantado, sino que él sabe que es suficiente con su apoyo y el de su fundación, porque le da peso al diálogo. No va a tener una presencia permanente porque respeta el hecho de que llegar a la paz debe ser un trabajo enteramente colombiano”.

Mientras el Gobierno colombiano optó por un personaje internacional para resaltar, iniciando este nuevo año, la trascendencia del proceso que avanza en La Habana, las Farc pidieron la presencia del ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, en las negociaciones sobre el punto de desarrollo agrario. El llamado al Ministro envía un mensaje sobre la necesidad de concretar las ideas recogidas en foros y otros mecanismos para aplicarlas con prontitud en caso de llegar a un resultado en consenso. Las partes quienes mostrar que comenzando esta nueva etapa, sí van en serio.