La joven con cuadriplejia que se abre paso en el mundo de la moda

Publicado por: richard.ladino el Vie, 28/02/2020 - 12:58
Share
Yolis Montañez es bogotana y busca convertirse en una reconocida diseñadora de moda.
Diseñadora de modas

“Hola. Mi nombre artístico es Yolis Montañez, tengo treinta años, y me dedico a ser diseñadora de modas”.

Así se presenta Yolanda Montañez, una joven bogotana que con apenas 20 días de nacida broncoaspiró un tetero, lo que bloqueó el flujo de oxígeno hacia su cerebro y le causó una compleja parálisis cerebral. 

Yolis tiene cuadriplejia espástica, la forma más grave de parálisis cerebral, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos (Ninds, por sus siglas en inglés) . 

Diseñadora a una mano: la joven con cuadriplejia que se abre paso en el mundo de la moda

Tatiana Suárez, su hermana y cuidadora, o ‘hermanager’ (como le dice Yolis), explica que solo tiene movilidad con la mano izquierda, que es con la que diseña. No se puede bañar sola o caminar, por ejemplo.

Sin embargo, esto no ha sido un obstáculo para ella, que con 30 años y en su silla de ruedas, ha logrado abrirse un espacio en el mundo de la moda, y hasta un reconocimiento, pues ya ha presentado sus diseños en tres pasarelas del país. 

Yolis asegura que desde pequeña tenía claro lo que deseaba ser: “Quería ser modelo. Pero Diosito me envió en este camino de la moda, de poder vestir niñas y mujeres”. La diseñadora bogotana habló con la Agencia Anadolu desde su casa en el barrio San Martín de Loba, en la localidad de San Cristóbal, al suroriente de Bogotá.

Diseñadora de modas

Su relación con el mundo de la moda inició desde cuando tenía nueve años. Cuenta que desde pequeña le encantaba vestir diferente: “yo dibujaba mi ropa, así toda loca (risas), eso me gustó, y poco a poco fui viendo ese talento que yo no sabía que tenía”. 

Lo primero que diseñó fue una camisa y le pedía a su mamá que la buscara en cada tienda del barrio. Pero obviamente, todos le decían que no había la prenda. “¿Y cómo la iba a conseguir si es un diseño mío? (risas) Entonces decidí comenzar con esto. Y me encanta. Y más que eso, me di cuenta de que a través de la moda puedo enviarle mensajes a la gente”. 

Hace unos años, cuenta, observaba a sus hermanas y pensaba: "Ay, yo quiero ser ellas, quiero caminar". No se sentía cómoda de ser como era, “y por estar mirando la luz de mis hermanas, yo no miraba mi propia luz”, agrega.

En aquel momento comenzó a “mirar todo lo que Dios” le había enviado, cómo ella es y ese “bonito talento”. “Las niñas dicen: ay, yo quiero tener ese cuerpo, yo quiero ser ellas, pero nunca se dan cuenta que somos maravillosas y que podemos lograr todo lo que nos proponemos”.

¿Qué la motiva? Yolis no ve un obstáculo en su condición. Por el contrario, lo asume como un impulso.

“Yo me pongo a pensar mi vida cuando no existan mis papás. ¿Qué va a ser de mi vida? Por eso trabajo mucho para cuando mi Dios se los lleve al cielo, poder valerme por mí misma. Poder pagarme una persona para que me ayude. Eso es como mi propósito en esta vida”, señala. 

Pero no solo eso, otra de sus motivaciones es ayudar a las personas. Por ejemplo, una de sus modelos es Sofía Guzmán Melo, una pequeña de 17 años de edad con síndrome de Down.

“Ella no ha tenido oportunidades, no había estado en una academia ni nada de eso. Pero le dije listo, hágale que a mí me emociona ver la gente feliz. Y si la puedo hacer feliz, mucho mejor”. 

Incluso, al preguntarle en qué se inspira a la hora de diseñar una prenda, habla de su condición. “En mí. En las personas que por algún motivo tienen algo diferente o personas que han sufrido un accidente. Por ejemplo, yo tengo un pie más arriba que el otro. Entonces digo, ¡ah!, venga hago algo loco, como un pantalón con una bota en tuvo y la otra campana, por ejemplo”, dice la diseñadora.

Su habitación es el espacio en el que plasma sus ideas, un cuarto de apenas 4x3 metros, pero que definitivamente refleja su personalidad. Es un lugar lleno de color y creatividad. A la derecha está su cama. A los pies de la misma hay un armario con su ropa. A la izquierda está su tocador, tal vez el espacio más especial, pues allí más que maquillaje y cepillos para el cabello, hay bocetos, colores y cuadernillos. En aquel espacio nacen sus impresionantes diseños.

Sus modelos dicen que la historia de Yolis es inspiradora. Así lo asegura Leidy Murillo, una chocoana de 22 años que ha trabajado con la diseñadora. La joven modelo señala que lo que más le sorprende es “su forma de ver la vida y de enfrentarse a ella, aún sabiendo que solamente puede mover su mano izquierda y su cabeza”.

“Me encanta cómo se inspira a diseñar cosas tan lindas, a no quedarse ahí… es una persona muy positiva. porque hay personas que lo tenemos todo y pensamos que no tenemos nada. Ella no”. 

Leidy describe a Yolis como una mujer “fantástica y fabulosa” y afirma que quiere seguir con ella, trabajar y pagar unos estudios de modelaje para "pulirse”.

“Ella es como si fuera mi ídolo. Es un ejemplo para la juventud y para la humanidad”, expresa Leidy.

Diseñadora de modas

En búsqueda de apoyo y patrocinadores 

Yolis no ha podido estudiar porque no ha recibido apoyo y dadas sus limitaciones de movilidad, no ha podido cursar estudios en algún colegio, universidad o instituto. Cuando tiene la oportunidad, la invitan a eventos de pasarela. Eventualmente encuentra personas que le ayudan para conseguir patrocinadores para poder comprar sus insumos, sus telas y mandar a confeccionar.

Menciona a un abogado, César Romero, al gerente general del centro comercial GranSan, Yansen Estupiñán y a la también diseñadora Maleja Rodríguez de la ciudad de Palmira. Dice que han sido un gran apoyo en su carrera.

Así se las ha arreglado para poder participar en las tres pasarelas en las que ha estado. La primera fue en Palmira en noviembre de 2017 y se llamaba 'Un día de moda'. La segunda fue en Bogotá - aunque prefiere no hablar mucho de esta porque, afirma, una reconocida modelo se aprovechó de su situación y la hizo sentir mal. Y la tercera, 'Jeunesse', juventud en francés, también en Bogotá en agosto de 2019.

¿Cómo ha hecho Yolis para sobresalir en un mundo tan elitista y cerrado como el del diseño y la moda?. “A mí me encanta que la gente me vea como soy. Sin ningún filtro, que sea espontánea. Lo más importante es que seamos como somos, y eso es lo que yo quiero que vean las niñas”, responde.

Yolis está en busca de apoyo para que sus diseños puedan ser comercializados en muchos lugares. Sueña con llegar a París o Nueva York con un gran mensaje: “que no dejemos los sueños en el olvido… sigamos luchando pase lo que pase, y que sí podemos ayudar, ayudemos”.

Por: Diego Carranza / Anadolu