Las historias detrás del atentado en Las Vegas

Flickr

Las historias detrás del atentado en Las Vegas

4 de octubre del 2017

Se siguen conociendo las historias detrás del atentado ocurrido en la noche del 1 de octubre en Las Vegas. Un evento que estaba organizado con el fin de que los habitantes y visitantes de la “ciudad de las luces” disfrutaran de lo mejor de la música Country, terminó en una inesperada tragedia que acabó con la vida de más de 50 personas y dejó heridas a otras 500.

Los 22 mil asistentes disfrutaban de lo mejor del repertorio de artistas como Eric Church, Sam Hunt, Jake Owen, Marren Morris, Brothers Osborne, cuando de repente, el espectáculo se vio interrumpido por un hombre que empezó a disparar indiscriminadamente contra del público.

Gritos de ayuda, llanto, sangre, llenaron las de calles de Las Vegas Village. El espacio que estaba destinado para el entretenimiento se había convertido en un campo de guerra en donde las personas corrían desesperadamente buscando salvarse.

24 horas después del atentado, se siguen conociendo las historias de quienes perdieron la vida en los hechos, o quienes realizaron actos heroicos en ese momento.

El hombre que salvó a más de 30 personas

La historia de Jonathan Smith, un joven afro que salvó a 30 personas de las ráfagas de metralleta de Stephen Paddock ha conmovido a gran parte de los estadounidenses. Smith ya es un héroe. 

@byHeatherLong

En el momento que comenzaron los disparos, Smith corría desesperadamente en búsqueda de su familia. Al no encontrarla se percató que un numeroso grupo de personas se escondían detrás de vehículos: sin embargo, tarde o temprano los proyectiles los iban a impactar. En ese instante decidió tomar de la mano uno por uno, y llevarlos hasta un lugar en el que se encontraran a salvo.

“¡Tirador activo, tirador activo, vamos! ¡Tenemos que correr!”, gritaba mientras agarraba a las personas y las movía hacia un estacionamiento más alejado, con decenas de vehículos para refugiarse.

Jonathan ya había ayudado a esconderse a unas 30 personas, cuando se acercó a un grupo de mujeres que estaban desprotegidas, recibió un impacto de bala en el cuello, generando daños en sus costillas, pulmones y clavícula. Además, tendrá que llevar en su cuerpo la bala ya que los médicos consideraron peligroso extraerla.

“Hubiera querido que alguien hiciera lo mismo por mí. Nadie merece perder la vida al venir a un festival de música country”, afirmó el hombre de 30 años.

El excombatiente en Afganistán que falleció

Chris Roybal pertenecía a el Ejército y había regresado recientemente de Afganistán. Sus familiares y amigos cuentan que cada que él podía, resaltaba el hecho de haber combatido en este difícil territorio y no haber recibido alguna herida.

Paradójicamente la muerte lo encontró en el momento menos pensado. Ya alejado de los hostiles ambientes de guerra, decidió ir a disfrutar con su familia de un concierto de música country en Las Vegas, cuando repentinamente varios de los disparos de Stephen Paddock lo impactaron hasta ocasionarle la muerte.

“Tenía el corazon más grande y era amado por toda su familia y amigos. Es un veterano militar y uno de nuestros amigos mas cercanos”, señalaron familiares de la victima quienes se encuentran recaudando dinero para las exequias.

Salvó la vida de su esposa

La historia de Sonny Melton, un enfermero de 29 años le ha dado la vuelta al mundo. El hombre que se encontraba en Las Vegas celebrando un nuevo aniversario de matrimonio con su esposa Heather, se vio sorprendido cuando en la ceremonia musical comenzaron a sonar ráfagas de disparos.

Invadido por el temor, tomó a su esposa de la mano y comenzó a correr en dirección contraria a los disparos (siempre poniendo el pecho sobre su esposa) quien de un momento a otro sintió como el hombre se desplomaba debido a que había sido alcanzado por varias balas.

“Él me salvó la vida. Me agarró y comenzó a correr cuando sentí que le dispararon en la espalda (…) Quiero que todos sepan que era un hombre bondadoso y cariñoso”, afirmó la esposa de Melton visiblemente conmovida.