Lina Tejeiro no se arrepiente de nada en su vida

Lina Tejeiro no se arrepiente de nada en su vida

13 de Febrero del 2015

–¿Para usted qué es la belleza?

–Qué pregunta más complicada. La belleza es de todo un poco. Viéndolo por el lado positivo, es algo lindo, que uno admira, gusta y llama la atención. Pero la belleza también puede volverlo a uno esclavo de muchas cosas, de enfermedades, de desórdenes. Es una palabra que está entre el bien y el mal. Es como un ángel y un diablo. Es esclavitud. –responde la actriz Lina Tejeiro.

Lea también: El juego de venganzas que terminó con una modelo agredida

Hace tres años, después de retornar de Buenos Aires (Argentina), Lina pesaba 70 kilos. Asegura que su carrera estaba estancada y que por esta razón decidió bajar de peso.

Pero esta vez dejó a un lado las malas dietas que le dejaron una gastritis crónica. Buscó la ayuda de un nutricionista y el apoyo de su familia. Fue así como logró llegar a los 53 kilos que hoy luce con orgullo en las redes sociales.

Lina Tejeiro-1-ok

Confiesa que está a favor de las cirugías plásticas y se ha sometido a una liposucción y una mamoplastia de aumento. Al día hace máximo una hora de ejercicio y siempre cuida su alimentación. Prefiere las verduras y los jugos sin azúcar. Aunque los fines de semana no se resiste a una hamburguesa o a un helado.

Lea también: “Me ofende que me digan bruta”: Laura Benavides

La parte de su cuerpo que más le gusta es la cara, en especial sus ojos y boca –que parece la letra eme y es inevitable no mirarla–. Lo único que la acompleja hoy son sus pies gorditos.

Lina llegó a la televisión cuando tenía 11 años. En sus inicios actuó para Expedientes, Unidad Investigativa y Padres e Hijos, donde interpretó a Sammy, la sobrina de Gabriela. A sus 23 años, los referentes en la actuación son Meryl Streep y Margarita Rosa de Francisco. Pero sueña con actuar junto a la barranquillera Sofía Vergara. La joven actriz acaba de terminar la grabación de una serie llamada ‘El Chivo’ y planea lanzar una línea de belleza

Lina tejeiro-2-ok

KienyKe.com conversó con Lina Tejeiro sobre el peor chisme que le han inventado, el suicidio, el amor, su empresa, la fama y las redes sociales.

¿Cuál ha sido el peor chisme que le han inventado?

El primero es el supuesto video erótico que tengo. Eso me hace reír. Me lo sacaron cuando yo tenía 15 o 16 años. Yo soy una persona que asume las consecuencias de lo que hace. Si hubiera sido yo, habría dicho: sí fui yo y la embarré. Me dio por grabarme con el novio y la cagué pero no. Ese me ha dado mucha risa porque no soy yo, es la baterista de un grupo que se llama Meg White (miembro de la banda The White Stripes). Le encontraron parecido conmigo y entonces dijeron que era yo. Eso me hace morir de la risa.

Lea también: La mejor cola estudió economía y pilotea helicópteros

Esta señora Graciela Torres, ‘La negra candela’, me hace llorar de la risa. Me parece una mujer  que no hace un buen trabajo por no decirle mediocre. Todo lo que dice me revuelca de la risa. Incluso dijo una vez que yo no había pagado el arriendo y pues realmente quien no lo había hecho era mi papá. Yo no tengo porque pagarle las deudas a los demás. Yo respondo por mí y por nadie más; si mi papá debe dinero que sea él quien lo pague.

¿Qué le gusta y qué no le gusta de la fama?

Me gusta compartir con gente, que me reconozcan por mi trabajo. También me gusta el hecho de darme a conocer, pero eso también tiene sus contras y es que la gente crea que tiene el derecho a opinar sobre uno, a mandar en la vida de uno.

Lina tejeiro-3-ok

¿Y qué piensa de las redes sociales?

Me encanta compartir mi vida en las redes sociales. Soy una persona común y corriente. Que voy al baño, que se me cae el pelo, que sufro o que también tengo comodidades, pero que no me hace diferente por el hecho de estar en este medio.

Pero las redes sociales son como la fama. No me gusta el derecho que se dan a opinar, destruir, criticar, humillar y ofender en los comentarios. Tampoco a burlarse de las personas.

He aprendido a que no me afecte. Obviamente, en los primeros días cuando las personas se volvieron agresivas, logran afectarlo a uno, pero hoy en día así como me río de ‘La negra candela’, me río de la gente que procura y cree que me hace daño con sus comentarios. Bloqueo, borro y listo. Me hago la vida más fácil y ellos se quedan con las ganas de seguir insultándome.

¿Cómo fue la época de sus desórdenes alimenticios?

Es un medio muy difícil donde se vive de las apariencias, donde mi hoja de vida es mi físico y mi rostro. Los malos comentarios, como los hay en las redes sociales, los hay en el trabajo, los hay en todas partes. Un día me dijeron: estás gorda, pareces una vaca. Me dejé llevar por eso. Empecé a tener pensamientos de  que tengo que adelgazar pero no pensé en hacerlo de la mejor manera con un nutricionista, con ejercicio. Dejé de comer. Me empezó a afectar mucho la salud, me dio gastritis crónica, me hospitalizaron. Estuve muy enferma. Hoy en día sufro de gastritis crónica por dejarme llevar por la belleza y el estereotipo de ser una mujer delgada. Cometí muchos errores.

Lina tejeiro-4-ok

¿Cuándo decide bajar de peso de la manera correcta?

El hecho de sufrir de gastritis te hace pensar. El dolor de gastritis no se lo deseo a nadie, y además que el hecho de dejar de comer, tomar pastillas para adelgazar o hacer una mala dieta, afecta los riñones y he tenido problemas. Me han salido cálculos. Entonces, ese tipo de cosas y -por todos esos males- empecé hacerlo bien con la ayuda del nutricionista de mi familia.

¿Es verdad que en Buenos Aires intentó suicidarse?

Lo pensé porque estaba pasando por una situación muy difícil y estaba viviendo cosas que no había vivido nunca. Me estaba estrellando una realidad, y era que allá no era nadie. Estaba trabajando de mesera. Viví cosas que me ayudaron mucho a valorar lo que soy, lo que tengo.

Lina tejeiro-5-ok

Lina dice ser demasiado cursi y romántica. Anhela tener un anillo de compromiso, un esposo, hijos y una familia hermosa y feliz. “Quisiera por lo menos a los 26 estar casada y a los 28 encargar mi primer bebé. Es lo que más quisiera”. Pero por ahora comparte su vida con Kimmy, una perra de raza Yorkie Terrier: “Es mi vida, es el pedacito de vida más lindo que tengo aparte de mi sobrina. Es mi todo. Un pedacito de amor”.

¿Cómo la enamoran?

Me enamoran haciéndome reír. Me encanta que me hagan reír. Odio las mentiras, las detesto. Sacan lo peor de mí. Me enamoran con detalles, con sonrisas, con sorpresas. No hablo de sorpresas de un carro o una camioneta ni un celular porque soy cero materialista y he aprendido a darme todo sola; entonces a mí no me deslumbran con ese tipo de regalos.

A mí me deslumbran con cosas innovadoras y hechas de corazón. Unos globos, una carta, una pancarta, puras cursilerías. Deslúmbreme con su manera de ser y muéstrese tal y como es. No me fijo siempre en lo físico. Pero tengo mi tipo de hombre.

¿Cómo es su tipo de hombre?

Es muy charro porque he cambiado mucho. Los primeros eran monos, oji claros, divinos, care Barbies. Y después me pasé con uno moreno, normal, guapo. No así papacito pero me encantaba. Físicamente tienen que tener algo que me llame la atención yo creo que son las sonrisas, unos ojos muy expresivos y una actitud matadora.

¿Se considera sexy?

Creo que tengo lo mío. Es muy incómodo hablar de uno. Si me escriben los hombres y me dicen cosas es porque soy sexy. Pero no me creo la más sexy del mundo.