Los espías de Chávez en Colombia

Los espías de Chávez en Colombia

22 de diciembre del 2010

‒Doctor, el país está tomando este problema del DAS de una manera muy frívola y muy superficialmente ‒dijo el capitán Tabares bajo la gravedad del juramento, diez días antes de ser condenado, en el Palacio de Justicia‒. Pero para mí el problema que tiene el país es supremamente grave, así yo sea considerado un alarmista. Pero si ustedes no conocen ese tema, es porque la Fiscalía tiene esa misma información guardada, arrumada allá en carpetas y ni ellos entienden qué es lo que tienen ahí. Pero cuando uno se los explica, ellos dicen que mejor no quieren saber del tema.

El capitán Fernando Tabares, ex director de inteligencia del DAS, fue condenado a ocho años y seis meses de cárcel por el escándalo de las “chuzadas”. El “problema grave” que según él tiene el país es un tema que no había salido hasta ahora a la luz: las operaciones de inteligencia en Colombia del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Tabares destapó esta caja de Pandora el 3 de diciembre pasado, en el marco del proceso que se adelanta contra la senadora Nancy Patricia Gutiérrez, por la utilización de documentos del DAS que daban cuenta de los movimientos de la senadora Piedad Córdoba.

Según Tabares, las acciones de contrainteligencia de Estado que ordenó Andrés Peñate, ex director del DAS, descubrieron que Venezuela tenía infiltrado en el país a agentes de inteligencia bajo la fachada de funcionarios diplomáticos.

‒Venezuela tenía acreditados como diplomáticos en su embajada de Colombia más de ochenta funcionarios de inteligencia venezolana ‒aseguró Tabares‒. Incluso antes de que yo llegara, el DAS encontró una orden de la DISIP (corporación al servicio de la inteligencia Bolivariana), en la que se le daban órdenes a uno de esos funcionarios para que infiltrara, económica, política y militarmente al Estado Colombiano.

El DAS encontró que unidades de inteligencia de las Fuerzas Militares y algunos partidos políticos fueron penetrados. Incluso, Tabares habló de cómo entraba a Colombia grandes cantidades de dinero venezolano.

‒Cuando encontramos los millonarios giros de PDVSA hacia Colombia, nos dimos cuenta de que una suma cercana a seis mil millones de pesos fueron girados desde Venezuela a una ONG en Buenaventura.

En las pesquisas del DAS para estudiar las relaciones de Chávez con las Farc, ETA y Los Tupamaros, surgió un tema inesperado: Irán, Hizbolah y Al- Qaeda en Colombia.

‒Nosotros estábamos estudiando a un presidente como el de Venezuela, Hugo Chávez, sus relaciones con las FARC que ya están más que comprobadas, con ETA y los Tupamaros, nos aparece un nuevo personaje, Irán ‒dijo Tabares‒. A la comunidad Islámica que vivía en Maicao se le empezó un seguimiento, porque ya se había determinado que desde allí salían dineros para Hizbolah, para Al-Qaeda, que por ahí había organizaciones que permitían la entrada de esos terroristas a Colombia. Se les daba documentos de identidad colombianos y esas personas viajaban a otros países de Suramérica. Está comprobado que los terroristas que perpetraron el ataque a AMIA en Argentina salieron de Colombia.

Hasta ahí no aparece relación alguna entre Irán y Venezuela, ni algún indicio de su trabajo conjunto en pro del terrorismo. Tabares explicó el vuelco que le dio la llegada de Andrés Peñate a la dirección del DAS.

‒Desde contrainteligencia se encontró que Irán volvió a activar su embajada en Colombia. ¿Y qué descubrimos nosotros? Que la mayoría de funcionarios que estaban llegando a la embajada eran agentes de inteligencia iraní, gente muy entrenada, muy preparada. Además aquí había grupos islámicos, inclusive una escuela en Buenaventura, que enviaba gente a entrenar a Qom, en Irán ‒afirmó Tabares, refiriéndose a la capital de la provincia iraní de Qom, considera un epicentro religioso chiíta‒. Además de convertirlos al Islam, los entrenaban en terrorismo. ¿Cómo viajaban a Qom? Salían desde Colombia, paraban en Venezuela, donde funcionarios del Gobierno venezolano los recibían, los alojaban y los despachaban en un vuelo semanal, que hacía una aerolínea venezolana directo a Teherán.

Tabares aseguró que el terrorista iraní Moshen Rabanni, quien planeó los ataques a AMIA en Buenos Aires, planeaba entrar a Colombia, pero no lo logró porque el DAS descubrió la circular de Interpol que existía en su contra. En su reemplazo, Irán envió a otro terrorista a través de Venezuela.

‒Nosotros encontramos que un terrorista quien planeo toda esa serie de atentados a AMIA en Argentina, quiso venir a Colombia. El embajador iraní preguntó al DAS si había algún impedimento para tal fin y finalmente su entrada se impidió por la circular roja de Interpol que existía en su contra. Sin embargo, Irán envió a otro, ese otro señor entró a Colombia y el DAS estuvo verificando sus movimientos y encontró que él estuvo controlando y mirando posibles objetivos para cometer atentados aquí en Colombia. ¿Cómo entró ese señor? Entró por Venezuela, recibido por funcionarios del Gobierno venezolano y despachado aquí, recibido aquí por funcionarios de la embajada de Irán y se reunió también con personas de la embajada de Venezuela.

Tabares nunca dio nombres de funcionarios en su declaración. Insistió en que todos los detalles están en la documentación del DAS que dejó arrumada la Fiscalía. Pero sí aseguró, frente al magistrado de la corte, que el nuevo mejor amigo de Colombia es en realidad una gran amenaza para la seguridad nacional.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO