“Los hermanos de David Murcia me estafaron”

“Los hermanos de David Murcia me estafaron”

20 de febrero del 2016

Indignada y defraudada se siente Marta Ochoa* después que invirtiera una buena suma de dinero en la firma Proyecciones e Inversiones DMG, que hace presencia desde hace ocho años en varias ciudades del país, prometiendo hasta triplicar la inversión que se haga, y aún no le responden por su dinero.

Lea también, Hermano de David Murcia revive el negocio DMG.

Son varios los volantes que circulan en los barrios de Bogotá que anuncian excelentes rendimientos en sólo una hora para inversiones mínimas de un millón de pesos.

También lea, Piden no entregar dinero a firma de hermano de David Murcia.

En los volantes aparecen los números telefónicos de supuestos hermanos de David Murcia, lo que según Marta, le generó confianza, pues ella ya había invertido dinero con el fundador de DMG, y siempre le cumplió, hasta cuando las autoridades decidieron intervenirla hace ya casi una década.

Sin embargo, el interés de Marta Ochoa se centró en una de las ofertas que incluía la publicidad, referente a la devolución del dinero de las tarjetas prepago usadas en la antigua DMG, liderada por David Murcia.

Ella tiene bien guardadas varias tarjetas prepago que adquirió a raíz de una inversión de 60 millones de pesos que hizo hace ya varios años, y las cuales no las quiso entregar al gobierno en su momento, “por las chichiguas que estaban devolviendo”, una vez fue intervenida DMG.

Confiada en que podría recuperar ese dinero, del que hicieron parte sus ahorros por varios años, Marta se comunicó a uno de los teléfonos que vio en un volante. Allí le respondió Alejandra Guzmán, quien se hace pasar por prima de David Murcia.

Según le relató Marta a KienyKe.com, Alejandra Guzmán le dijo que efectivamente le cambiarían las tarjetas prepago por los 60 millones de pesos que invirtió en la antigua DMG, en una entrevista con el supuesto hermano de David Murcia, Ernesto.

No obstante, le exigieron que para poder tener esa entrevista, y descartar que se tratara de algún agente del gobierno, tenía que invertir primero un monto no inferior a un millón de pesos, y le garantizaron que obtendría una ganancia importante, la cual sería devuelta en un tiempo no superior a una hora.

DMG-01

Finalmente se dejó convencer, y con la ilusión de recuperar los 60 millones de pesos, decidió girarle a Ernesto Murcia cinco millones, y a cambio recibiría el triple de lo invertido, es decir 15 millones de pesos.

Marta recibió instrucciones de que el dinero no podía girarlo a una cuenta corriente o de ahorros, sino debía hacer los giros en tres puntos distintos de Servientrega, para evitar suspicacias.

Así lo hizo, pero pasaron las horas del pasado viernes 12 de febrero y no recibió ninguna consignación, por lo que se volvió a comunicar con Ernesto Murcia Guzmán, quien le dijo que se excusó en problemas administrativos.

Ya la paciencia de Marta se estaba agotando, y aún más cuando al lunes siguiente Ernesto le dijo que tenía que hacer una nueva consignación para contratar una firma de valores que le hiciera llegar a su casa los 15 millones de pesos, pues no era posible consignárselos, precisamente para no levantar sospechas.

“Ya al haber invertido cinco millones de pesos, y queriendo salir rápido de eso, le volví a consignar a Ernesto Murcia un millón 200 mil pesos para el asunto del carro de valores”, explicó Marta.

Sin embargo, no tuvo respuesta alguna. El 15 de febrero fue la última conversación que obtuvo vía telefónica con Ernesto Murcia, y en la que Marta le exigió la devolución de los cinco millones invertidos. Sin embargo, le causó sorpresa cuando él le respondió que debía hacer una declaración de renta para la obtención del dinero.

“De ahí en adelante el señor Ernesto no me responde el teléfono, ni tampoco Alejandra Guzmán, ni la supuesta representante de DMG en Bogotá”. Este medio digital llamó a Ernesto Murcia, y al ser interrogado por la devolución del dinero exigido por Marta Ochoa, respondió lo siguiente: “Comuníquese con el número que aparece en el volante y ahí le dan la respectiva información directamente, pues yo no le puedo colaborar”.

De otro lado, la Superintendencia Financiera anunció que las firmas que utilizan el nombre DMG, o se hacen pasar con los apellidos Murcia Guzmán, están siendo investigadas por manejar un esquema piramidal y son captadoras ilegales de dinero. En los volantes que promocionan esta forma de invertir dinero también aparece el nombre de Álvaro Murcia, quien al parecer es quien preside la empresa.

*Nombre cambiado.