Matilda González, la mujer trans que marca precedente como secretaria de la mujer de Manizales

Publicado por: felipe.lopez el Dom, 29/03/2020 - 15:12
Share
A pesar de la polémica, Matilda González trabaja y elimina estereotipos desde su posición en la Secretaría de la Mujer en Manizales.
Matilda González

Matilda González se ha convertido en los últimos años en uno de los personajes más visibles en la lucha por la reivindicación de las personas trans y el resto de la comunidad LGBT+ al aprovechar su plataforma en redes sociales y medios de comunicación, pero recientemente causó controversia entre los sectores más conservadores del país al ser elegida como la primera mujer transgénero en posicionarse como secretaria de la mujer en Manizales.

Antes de esto, González Gil ya había protagonizado otro escándalo, uno muy sonado entre el gremio de los comunicadores, ya que ella acusó al Espectador de censurarla a través de su producto ‘La Prohibida’, algo que libró una batalla campal entre los directivos del diario y la activista.

Desde El Espectador, dice, la acusaron de "mentirosa" y de querer simplemente causar escándalo por supuestamente "ganar seguidores" y hacerse notar en el panorama nacional.

Sin embargo, la protagonista de esta historia siguió adelante, hasta ser nombrada como la persona a cargo de la secretaría de la mujer de Manizales, tras posicionarse Carlos Mario Marín como el alcalde de la capital caldense.

A Matilda no le basta con haber logrado el puesto, su compromiso va más allá con las mujeres y la comunidad trans de la ciudad cafetera, a través del trabajo social que lleva desempeñando desde el primer momento en que llegó a la Alcaldía.

KienyKe.com se acercó a González para conversar un poco más sobre su historia y su interés como activista.

“Siento que siempre tuve amigos en el colegio, tenía diferentes grupos de amigos con los que me llevaba bien”, dice ella mientras confiesa que era tímida y extrovertida, “siempre he tenido esa forma de ser, entre las dos cualidades”.

En 2008 dejó Manizales para mudarse a Bogotá y estudiar derecho, fue este momento de su vida en el que reflexionó sobre su identidad y empezó a tomar decisiones frente a esta inconformidad.

“Yo en los últimos años de la universidad como que había empezado a experimentar cosas, ir a las marchas gays trepada y fue cuando me gané una beca para estudiar en Estados Unidos, apenas llegué allá, como que me sentía independiente económicamente, estando en otro país, pues me había ganado la beca, entonces me sentía independiente, ya no le debía explicaciones a nadie, cuando llegué a Estados Unidos salió una noticia que decía que todos los seguros médicos, privados y públicos, debían incluir por ley temas relacionados con las personas trans, entonces yo fui por la carta que me pedían en la universidad, la llevé y ahí inició todo, eso fue como entre el 2014 y el 2015”.

De esta manera, Matilda decidió iniciar la transición, y dejar atrás una persona que no reflejaba completamente lo que ella deseaba. En conversación con este medio, habló sobre si fue algo que sintió solamente cuando estaba en la academia o si siempre estuvo presente a lo largo de su vida.

“Yo creo que eso siempre está ahí, pero como que es una negación, no te das cuenta así sea demasiado evidente. Es como una sensación súper rara porque no es tan literal, tú sabes que está pasando algo, pero no entiendes bien qué. Ya cuando logré estudiar en el exterior, fue un momento en el que logré darme cuenta, como ‘Ah, obvio, esto ha estado aquí toda la vida, pero apenas ahora estoy como acercándolo, saliendo de la negación’”.

Matilda González estudió derecho, en esa etapa, dice: “Empecé a hacer como temas de derechos humanos, investigaciones, incidencias en organismos nacionales e internacionales, ahí apliqué a la beca, que era una maestría en derecho internacional y derechos humanos, estudié eso porque estaba como en muchos temas relacionados con organizaciones sociales, movimientos de sociedad civil, me parecía un tema interesante y chévere”.

Su acercamiento a la profesión es diferente a lo que muchos suelen creer es un abogado, ya que se desenvuelve desde diferentes disciplinas.

“Lo que también he hecho siempre en mi carrera es intentar mezclar otras disciplinas inesperadas con el derecho, entonces he hecho videos para YouTube, he escrito columnas, he hecho performance con un grupo de baile que se llama Las Tupamaras, para hablar de derechos humanos. Me ha servido mucho pero antes de llegar al cargo que tengo, realicé varias exploraciones o laboratorios desde el derecho con otras disciplinas”.

La polémica que causó por haber sido nombrada secretaria de la mujer se dio desde los sectores más conservadores, no solo de Manizales, también en todo el país, ya que sugerían que solo una mujer cisgénero, es decir, que haya nacido con características sexuales femeninas, puede asumir el cargo.

Ante esto, Gonzaléz explica qué quedó tras el escándalo: “Yo creo que la enseñanza importante fue que hay un cambio muy importante en Manizales, que tradicionalmente ha sido muy conservador o muy tradicionalista porque, si bien había voces que estaban en contra, en realidad el mayor aprendizaje o lo más sorprendente fue que la gran mayoría, en general, tuvo una respuesta de apoyo".

"Yo realmente esperaba una tormenta de golpe, aunque si bien eso existió, como que los números, las voces de apoyo, los mensajes en redes sociales, el apoyo abrumador en la calle demostró que la gente me ha empezado a relacionar con un símbolo de meritocracia, porque lo que sienten es que como es un nuevo gobierno, en muchas partes del país, más allá de si están de acuerdo o no, si tiene todas las credenciales, si tiene buena hoja de vida, como por qué me van a quitar la oportunidad".

Finalmente Matilda asegura: "Yo creo que sí hemos avanzando en ese sentido porque la sociedad está diciendo que hay temas en los que a nosotros no nos debe importar una persona con respecto a que trabaje o que cumpla con sus funciones”.

Al relacionar su puesto actual con la fecha que conmemora a las mujeres alrededor del mundo, es necesario saber que Matilda se considera feminista y cuando se le pregunta qué opina al resaltar esos sectores del movimiento que no creen en incluir a las mujeres trans, ni siquiera viéndolas como aliadas, ella responde:

“Yo creo que las personas que consideran que las mujeres trans tenemos más derechos o menos que el resto de las mujeres, a mi forma de verlo, más allá de la etiqueta, me parece que es cuestionable. No me parece que en esta época todavía nos cuestionemos derechos sobre personas”.

“Admitir que dentro de los feminismos hay muchas tensiones, pero en realidad yo lo que he visto es cada vez más apertura, más aceptación y más coordinación con otros sectores de los movimientos de mujeres, obviamente falta mucho, pero creo que cada vez hay más espacios abiertos a mujeres trans en el movimiento de mujeres y mujeres feministas”, agregó.

Para conmemorar el mes de la mujer desde la Alcaldía de Manizales, Matilda González indica que lideró una campaña digital para recordar por qué se celebra la fecha, asimismo destinó un presupuesto participativo para atender zonas rurales, conversar con trabajadoras sexuales y mujeres trans y propiciar una conversación en la que se dieran alianzas y se reivindiquen las mujeres que históricamente han estado al margen.

Durante este trabajo, González también trabajó con hombres que, como dice ella, son en gran medida responsables de victimizar a las mujeres.

“También hicimos unos talleres para desaprender el machismo, para hombres, creo que no se trata únicamente de conmemorar el día de la mujer, sino que también implica hacerse una reflexión sobre esos daños en las vidas de las mujeres y una discusión sobre responsabilidades, o sea, esos daños fueron generados por unas acciones, y las acciones tienen consecuencias, en este caso son los daños. Entonces también invitamos a esta conversación a los hombres para preguntarse cuál es su papel y su responsabilidad en la violencia de género, en la desigualdad laboral de las mujeres, por eso sacamos también un video dirigido a hombres para promover que ellos se involucraran más en las labores domésticas”.

Matilda explicó que llegaron 140 hombres a los talleres e hizo una reflexión sobre la posición de ellos frente al machismo, ya que al pensarlos en esta posición conservadora "no pueden llorar, no pueden sentir, tienen que tener sexo de ciertas formas, hay un montón de reglas de las que los hombres todavía no se han liberado".

Según lo que dice Matilda Gónzalez, presentar el mes de la mujer no es solo para celebrarla, también se presta para conversar y pensar en estrategias que mejoren su posición en la sociedad para llegar a la equidad que se busca, así como invitar a los hombres a participar en ese proceso, aceptando su responsabilidad en la desigualdad laboral, social y económica que han vivido las mujeres históricamente.