Ruth Marulanda, la pianista colombiana que aprendió a tocar con una sola mano

Publicado por: ana.prada el Dom, 26/09/2021 - 16:20
Share
Creado Por
Ana Prada
Ruth Marulanda, pianista colombiana, prefería tocar música colombiana y no clásica en el conservatorio de Viena.

Ruth Marulanda es una institución y un legado para las músicas campesinas y tradicionales del país. 

Ella representa a toda una generación de músicos que construyeron una reputación y un reconocimiento en otros lugares del mundo, sin olvidar los sonidos que los formaron y los llevaron a querer ser lo que son.

La maestra Ruth es una de las mujeres más interesantes en la historia de la música colombiana, tanto así que, en algunas ocasiones han llegado a apodarla como 'la mamá de la música colombiana' y no es para menos, pues Ruth creció entre currulaos, pasillos y bambucos; con tertulias encabezadas por su papá y hermanos que la llevaron a querer aprender piano con la maestra Carmen Vicaría de Escobar en su ciudad natal, Buga, Valle del Cauca. 

A los 15 años, Ruth se mudó a Bogotá para entrar al conservatorio de música de la Universidad Nacional, influenciada por el trabajo del maestro Oriol Rangel y de Jaime Llano González, con quienes más adelante tendría la oportunidad de tocar en el radioteatro de la emisora Nueva Granada, cadena radial que ya escuchaba desde que estaba en el Valle y que le significa y recuerda mucho cuando llegó a la capital: 

Eso fue lo primero que le dije a mi papá cuando llegamos a Bogotá, -lléveme a la Nueva Granada- y él me respondía: 'pero muchareja primero tenemos que llegar a la pensión'", cuenta Ruth con su voz suelta, descomplicada y llena de vida

Ruth-Marulanda

Para este momento, Marulanda, que ya había hecho sus primeras composiciones, decidió que se las tenía que hacer llegar al maestro Oriol Rangel, que era director de orquestas y de emisoras como 'Nueva Granada', 'Nuevo Mundo' y 'La Voz de Colombia', así como parte de algunos programas de la Radiodifusora Nacional de Colombia.

Muchos músicos comerciales de la época iban a que Rangel interpretara las partituras, pues si a él le convencían, se comprometía a llevarlas a la radio para que las composiciones se hicieran famosas. En el caso de Ruth fueron dos piezas las que lograron acercarla a Oriol Rangel y Jaime Llanos, una amistad que duró de por vida y que estuvo cargada de muchas vivencias. 

Esta Valluna que fue profesora de piano de artistas como Andrés Cepeda y Andrés Cabas, ya tiene 79 años y mil historias que contar, no solo de su época universitaria en el conservatorio de la Universidad Nacional, cuando hacia el año 1968 y ella tenía 26 años, se ganó una beca para irse a Viena, Austria, sino sobre su vida en Europa donde tendría que atravesar algunas pruebas difíciles. 

Ruth-Marulanda

La Izqierdista, Ruth Marulanda

Ruth llegó a Viena, con una mano vendada por una caída que afectó un tendón de su mano derecha, sin embargo así le tocó enfrentarse a sus primeros días en el conservatorio europeo que la recibía con una audición importante donde debía interpretar un ravel para piano bastante complicado y del que dependía la academia a la que sería asignada. 

Ella tocó pero el dolor fue insoportable y la audición se canceló. Casi debe regresar a Colombia pero decidió postularse en la beca de pedagogía musical donde pasó el examen teórico sin problema. 

 

Durante años tuvo que hacer terapias y casi que volver a empezar de nuevo en el piano porque no fue el único accidente que tuvo: "ya estaba becada, y me caí jugando baloncesto. Me fregué la mano, casi pierdo un dedo y me hicieron mil cirugías. Por poco y me toca dejar el piano", cuenta con cara triste mientras muestra las cicatrices en su mano. 

Pero ni el dolor, ni las dificultades hicieron que renunciara, de hecho, nada en su vida la ha alejado del piano y la música:  "como voy a dejar de tocar piano si esa es mi vida, yo no me iba a dejar. Fue cuando conocí a una profesora que me animó a seguir, así fuese solo con la mano izquierda. Hice todos mis estudios de esta manera. Me llamaban 'la izquierdista'.

Ruth Marulanda sigue tocando, tertuliando y disfrutando de la música con una fuerza inquebrantable, tanto como pasar derecho tocando en las reuniones con sus amigos o levantarse todos los días a despertar a sus vecinos con el piano. Tiene partituras regadas como recuerdos por toda la casa y en su sala un gran piano es el protagonista. 

Se ha presentado como solista en diversas ocasiones con la Orquesta Filarmónica de Bogotá, Sinfónica de Colombia, Sinfónica de Antioquia y Orquesta de Cámara del Conservatorio de la Universidad Nacional, así como muchos más festivales y escenarios que Ruth Marulanda ha iluminado con su música a pesar de -como dice ella- la vida y sus notas fáciles y difíciles.