Santiago Rivas, antes de ‘Los Puros Criollos’ inventaba crucigramas

Santiago Rivas, antes de ‘Los Puros Criollos’ inventaba crucigramas

22 de junio del 2015

Este bogotano ha sido profesor, hace parte de los creadores de la fiesta La Recontra, ha administrado el negocio familiar (inventar crucigramas y otros pasatiempos) y actualmente es presentador de uno de los programas más influyentes en la cultura colombiana.

Su infancia la vivió en Suba y al igual que todos los hombres de su familia Santiago Rivas Camargo estudió en el Gimnasio Campestre.

Como él lo asegura, un buen Rivas es hincha de Independiente Santa Fe: “Eso es una parte que para mí define mucho de lo que creo sobre mí. Existe una cosa muy bonita y digna de pertenecer a estos equipos y es una cosa que me une directamente con mi familia y que me encanta”, comenta Santiago.

Su afición al equipo capitalino se despertó desde muy pequeño, fue hincha de un Santa Fe que no había quedado campeón durante bastante tiempo, “duré 30 años sin verlos ganar, sufriendo en cada partido, y eso es chévere porque le ayuda a ver la vida con humor”, comenta el presentador de los Puros Criollos.

La madre de Rivas es una diseñadora gráfica que le inculcó el dibujo desde muy pequeño, y su padre es un ingeniero electrónico que durante los apagones del gobierno de César Gaviria mostró un despliegue creativo al jugar con sus hijos en plena oscuridad haciendo concursos de dibujos.

Lea también:  Celebra y resiste con La Recontra 

A los once años y por influencia de sus padres descubrió su vocación por las artes plásticas. Quiso estudiarlas en la Universidad Nacional pero por motivos burocráticos, no ha podido graduarse. Durante cuatro años fue profesor de artes en el colegio donde estudió. A pesar de que esa clase es tomada en algunos colegios como costura o artes folclóricas, él logró darle un enfoque y consolidar una materia con proyectos y propuestas.

Santiago Rivas-13

Daba clases para 9°, 10° y 11°, asegura que su paso por el sistema educativo le ayudó y enseñó a hablar en público para poder desenvolverse como lo hace en la televisión, ya que se tiene que ser “un poco domador de leones y un poco domador de delfines para mantener la atención de los jóvenes”, indica Santiago Rivas.

“Yo era cuchilla, me tocó dejar gente y como era imposible crear un vínculo paterno como tipo profesor, pues yo simplemente implementé el bullying pedagógico, me agarraba a gatos (golpes) con ellos y les tiraba el balón lejos”.

Durante su recorrido pedagógico implementó la clase llamada Teoría de la Imagen, en la que explicaba la televisión, el cine y los cómics a través de la pintura, de tal manera que logró sacar diseñadores gráficos, artistas plásticos, arquitectos y publicistas en un colegio donde salen promociones enteras de administradores, ingenieros industriales y abogados.

Lea también: ¿Por qué es tan provocadora Flavia Dos Santos?

De profesor a seleccionador de música

“La mejor forma de controlar el ritmo en el que uno socializa es poniendo música”, indica Santiago Rivas. Al profesor se le dio la oportunidad de poner música en las fiestas, de tal manera que al poco tiempo, él y un grupo de amigos crearon el colectivo La Recontra donde la música balcánica era la protagonista en las noches.

“La Recontra la formamos buscando una fiesta que tuviera profundidad, como unas reglas claras, unos ejercicios mucho más claros de temas, que incluso se pueden volver ejercicios de marca”. Desde entonces han logrado mover a más de mil personas en el Teatro Metro y en Latora 4 Brazos.

La fiesta ha tenido tanta popularidad que se ha hecho en Manizales, Medellín y Pasto junto a un formato de colaboración con las bandas que permite que en ningún momento de la fiesta la música pare.

Su llegada a los medios

En el 2008 y mientras Santiago Rivas hacía su último año de profesor, el productor Nestor Oliveros presentó una propuesta con temática libre para Señal Colombia, se trataba de ‘Los Puros Criollos’, para el cual le recomendaron al fundador de La Recontra.

Durante la convocatoria y después de grabar varios capítulos, se quejaron de su aspecto, “que ese man se ve cero en televisión”, dijeron. Sin embargo, Oliveros y la productora delegada dijeron que ya se habían grabado varios capítulos para presionar que lo dejaran y finalmente fue así. Hoy lo recuerda de esta manera: “Así entré, grabamos la primera temporada de ‘Los Puros Criollos’ y muy poca gente lo vio, aunque nos fue bien cualitativamente”.

y la productora delegada se inventaron lo de los varios capítulos, para presionar que me dejaran

Finalmente grabaron una segunda temporada tres años después de haber hecho la primera. Además el programa fue ganador de un premio Simón Bolivar a mejor crónica de televisión.

Lea también: La cicatriz que el amor dejó en César Augusto Londoño

El negocio familiar

Durante el tiempo en el que se grabó la primera temporada “me arruiné y me dediqué a ser profesor de entidades de educación superior o profesor de dibujo y posteriormente cuando estábamos grabando la segunda temporada me empleó mi familia”.

El padre de Santiago Rivas se dedica a hacer y comercializar crucigramas y otros juegos de esa naturaleza. A este negocio él se unió y se dedicó durante los años difíciles. Su padre es experto en crucigramas, sopas de letras, sudoku, laberintos y acertijos, y posteriormente le enseñó a Santiago.

-¿Cómo ve la movida cultural en Bogotá?

Bien, pero mal. Bien porque hay muchas cosas para hacer, hay mucha oferta, pero mal porque no existe una estrategia conjunta, la gente no está trabajando tan junta como debería, así como los ilustradores, los artistas urbanos y los fanzineros.

-¿Qué le falta a Bogotá? 

Quiero una Bogotá más inteligente, eso va más para la gente que para los alcaldes, uno solamente es inteligente cuando piensa en colectivo, es decir, uno puede ser una persona inteligente, da soluciones a problemas, se adapta a las circunstancias, es dúctil, fluido y creativo, pero si uno no piensa las cosas en la medida en la que estas afectan a los demás, está jodido.

Santiago es tan criollo como cualquier otro, “me gusta ir a comer, me gusta ir a donde doña Segunda o a la Puerta Falsa, ir al Claret a comer tamal o a las lechonerías en el Quiroga, me encanta ir a comprar cuadernos en la 20 con tercer en Ricardo Corazón de Papel, me gusta ir a cine e ir a restaurantes con la familia”.

Santiago Rivas-4