“Se hallará al culpable en el caso Colmenares”: Rita Karanauskas

“Se hallará al culpable en el caso Colmenares”: Rita Karanauskas

5 de junio del 2012

Cada uno de los 43 músculos del rostro humano le da algo de información a Rita Karanauskas.  Morderse los labios, levantar las cejas, arrugar el ceño, pasar saliva. El más mínimo titubeo puede convertirse en una revelación ante los ojos de esta mujer que se define como una detectora de mentiras. 

Karanauskas, una administradora de empresas que un día decidió dedicarse a estudiar la sicología de la mentira, fue contactada por Antonio González, el fiscal que hasta hace una semana llevaba el caso de la muerte del estudiante Luis Andrés Colmenares, para que con su equipo de peritaje colaborara consolidando las pruebas de su investigación. La solicitud fue formalizada ante la Corte Suprema de Justicia y se encuentra en espera de aprobación.

Pero, ¿cómo se encontrarán pruebas en el área de Análisis de Testimonios de los implicados en el caso del estudiante de la Universidad de los Andes? y ¿quién es esta mujer que se ha profesionalizado en detectar mentiras?

En Colombia no se tiene memoria sobre la colaboración de un profesional en esta área; sin embargo, en países como Inglaterra y Estados Unidos fueron famosos los casos en los que varios especialistas intervinieron para reconocer que los sospechosos mentían. Cabe aclarar que los resultados de los detectores de mentiras no eran presentados ante los jurados o los jueces, pero los fiscales y los investigadores de los casos se apoyaban en ellos para trazar la ruta que los llevaría a las pruebas fácticas.


Karanauskas está dispuesta a asistir al juicio contra Laura Moreno y Jessy Quintero. Foto: Colprensa.

Si la Corte comprueba la colaboración de Rita Karanauskas en el caso más sonado del último año en Colombia, ésta sería su metodología científica, como ella misma lo ha expresado a varios medios de comunicación:

Primero, Karanauskas leería todos los testimonios que han dado los testigos del caso. Con esta documentación analizaría frase por frase para encontrar incongruencias en los relatos; contradicciones de tiempos, lugares, nombres, la mención de un dato que se haya pasado por alto y hasta descubrir que se está contestando con algo que no tiene nada que ver con lo que se preguntó.

Después transcribiría todos los audios de las audiencias para examinar en qué momentos, en qué preguntas específicas dudan los imputados a la hora de responder, si tartamudean al dar sus respuestas, enfatizan en alguna palabra, como siguiendo fuera parte de un guión, o se escudan en ella porque olvidaron qué responder.


Rita Karanauskas aseguró que en el caso de la muerte de Luis Colmenares hay omisión de información. Foto: Jose Giraldo.

Karanauskas pediría asistir a las próximas audiencias, en las que trataría de descubrir los gestos no verbales que revelarían si los acusados están mintiendo. Para ello la experta se valdría de las investigaciones de su maestro, el psicólogo Paul Ekman, quien estudió durante varios años, uno a uno, los 43 músculos de la cara y clasificó las emociones gestuales en 7. Encontró las siete emociones universales. De tal suerte que la investigadora podría identificar cuándo las  personas incriminadas están afirmando algo con miedo, tristeza, ira, sorpresa, disgusto, superioridad o hasta con alegría.

Karanauskas lleva más de cinco años preparándose profesionalmente en esta técnica estudió en el Paul Ekman Group. Según dice, se debe ser más certero en las preguntas y no caer en lo que, para ella, han hecho varios medios de comunicación al realizar entrevistas amañadas y parcializadas.

Con todo lo anterior, la perito entraría a sugerirle al fiscal González en qué hechos enfatizar y qué preguntas aclarar para develar una verdad que solo importa a las dos partes afectadas, “más que a los propios medios de comunicación y a su público apasionado”, como dice Karanauskas, quien asegura: “hace más de seis meses vengo siguiendo este tema para estudio propio y sé que se hallará al culpable del caso Colmenares”.