¿Sirve de algo la línea Cómo conduzco?

¿Sirve de algo la línea Cómo conduzco?

24 de julio del 2014

Sobre la calle 127 con carrera séptima, en el norte de Bogotá, Carolina Vargas se dio cuenta que una camioneta de servicio público cerró el taxi en el que se movilizaba. Aunque no ocurrió un accidente, el taxista pitó por unos segundos y eso despertó la furia del conductor de la camioneta blanca que casi provoca una agresión.

“Empezó a insultar –dice Carolina– y hacía que se iba a bajar del bus a pelear. Le dije al taxista que no le hiciera caso y que tenía afán por llegar a mi destino”. Sin embargo la camioneta volvió a cerrarlos y su conductor continuó con la actitud desafiante, la pasajera de inmediato trató de comunicarse, desde su celular, al #767, opción 3, después de mirar el pequeño adhesivo que tenía la camioneta en una esquina que decía ¿Cómo conduzco?

Pese a que al lado del letrero había un número de celular, no lo pudo anotar. “Era un número pequeño y estaba en letras grises. Por ese decidí marcar al #767, aunque pensé que era menos efectivo”. Ese número corresponde a la empresa en la que se encuentra matriculado el vehículo y en la que se puede hacer la respectiva denuncia por maniobra peligrosa e intolerancia.

“Gracias por llamar a esta línea (…) un canal de comunicación del Ministerio de Transporte, Invías y la Dirección de Tránsito de la Policía (…) Por favor digite su número telefónico  y su documento de identidad”. Este fue el mensaje que recibió del Pbx y luego le contestó una operadora.

Le relató el hecho a la operadora, quien le solicitó la placa del vehículo y luego le explicó que a su celular llegaría un mensaje con el número de radicado de la queja, con el cual podría consultar el estado de la denuncia ante la Superintendencia de Transporte. Esto fue hace tres meses y no ha tenido respuesta en las dos veces que se comunicó con la superintendencia.

La intención de Carolina no era que el supuesto conductor infractor, de quien hasta el momento no se sabe su nombre, perdiera su trabajo. Pretendía que por lo menos recibiera un llamado de atención que generara un cambio en su actitud. “Nadie está exento –dice Carolina–  de cometer una imprudencia al volante. Pero lo que no es aceptable es que tomen actitudes agresivas y vuelvan a cerrar otro vehículo con la intención de provocar una pelea”.

Raymundo Angulo es otro denunciante de una maniobra peligrosa en las vías de Bogotá. Una noche, hacía las 11:30, sobre la Avenida de las Américas con avenida 68, occidente de Bogotá, un taxi, que se movilizaba a gran velocidad, por poco lo choca. Angulo dice que él iba en su Chevrolet Corsa particular a 70 kilómetros por hora, por lo que calcula que el otro vehículo iba a más de 120.

“Iba por el carril de la mitad y de un momento a otro sentí que un carro me alcanzó a esquivar por atrás. Alcanzó a pegarme en un espejo, pero gracias a Dios no pasó a mayores”, dice Raymundo. Luego trató de alcanzar al taxista para que le respondiera por el daño que causó, pero no lo logró. Apenas alcanzó a tomar la placa VDW 456.

Entonces decidió llamar al #767 para denunciar el hecho, pero se llevó una sorpresa. En ese momento se enteró por la operadora que ese servicio solo aplica para transporte intermunicipal. Es decir, camionetas blancas y buses intermunicipales.

Por lo tanto, la única opción que tuvo fue marcar a la línea 127 o  195, o en su defecto radicar la denuncia ante la Secretaría de Movilidad de su municipio. Esta respuesta lo desanimó y no emprendió ningún proceso.

“Me pareció muy largo el proceso y por eso no quise hacer nada. Pensaba que se podía hacer algo.”

Para un gerente de una empresa de transportes, quien prefiere no revelar su identidad, asegura que el ‘¿Cómo conduzco?’ es un negocio redondo. “En el teléfono de la empresa hemos recibido quejas de algunos conductores que cometen imprudencias”. Cuenta que pese a que en sus empresas tiene inscritos más de 3.000 vehículos de servicio especial solo ha recibido alrededor de 10 quejas sobre sus vehículos reportadas por el #767.

Como conduzco

Sólo los vehículos de servicio público especial e intermunicipal se pueden denunciar en la línea 767, opción 3. 

De acuerdo con la Superintendencia de Tránsito y Transporte las denuncias que más reciben, en su orden, son maniobras peligrosas, exceso de velocidad, estacionamiento prohibido y conductores groseros.

Antes de 2013 la línea 767 no existía, las denuncias eran recibidas por las mismas empresas de transporte, por lo mismo, el gobierno decidió abrir la línea de emergencia para que los ciudadanos hicieran sus denuncias.

En los tres primeros meses la superintendencia  la línea 767 recibió más de 10.282 denuncias, que fueron dirigidas a las autoridades competentes, entre ellos policía y secretarías de tránsito, reveló El Adn.

El ente de control recomienda a los usuarios comunicarse al correo electrónico [email protected] para reportar cualquier queja del sistema.

Teniendo en cuenta la densidad del parque automotor de las ciudades colombianas vale la pena cuestionar la efectividad de este servicio y saber si las denuncias que hacen las personas tienen un trámite efectivo.