Vereda en el Guaviare apuesta por el ecoturismo en Colombia

Publicado por: luis.cuellar el Jue, 18/03/2021 - 18:23
Share
Habitantes de la vereda Bocas el Raudal del Guayabero en San José del Guaviare dejaron la coca y vieron en el ecoturismo una oportunidad para crecer.
Créditos:
guaviarebiodiverso.travel

El Guaviare es uno de los departamentos más jóvenes de Colombia, constituido oficialmente en 1991, por la nueva Constitución Política de Colombia, antes de eso, se encontraba bajo el resguardo de la comisaría especial del Vaupés, siendo Calamar la capital de esta región.

Esta zona del país se vio afectada fuertemente por la disputa entre guerrillas, así como la creación y producción de la coca, un estigma que los persigue hasta el día de hoy; pero la comunidad del departamento lucha contra estos estigmas y surge con un nuevo enfoque.

La vereda Bocas el Raudal del Guayabero está ubicada a tan solo una hora de San José del Guaviare. Durante años fue una zona cocalera y sus habitantes vivían para la producción de la hoja de coca. Según Fredy Armando Clavijo, líder de la comunidad, gracias a la firma de los Acuerdos de Paz, la comunidad ha dado un giro de 180 grados.

A pesar de estar completamente rodeados de centenares de una fauna diversa y una flora imponente y sorprendente, los habitantes de este sector no veían en el ecoturismo una oportunidad real para ganarse el pan. Según algunos locales, fueron muy pocos los que al comienzo apostaron por esta actividad económica y cultural. Después de años, el trabajo duro y la paciencia están dando sus grandes frutos.

“El Raudal, como tal, ha nacido de dos familias, las cuales llegaron en la época del cuarenta. Anteriormente se vivía de otra actividad: el Raudal era un atractivo en la época de la coca”, contó Clavijo en entrevista realizada por KienyKe.com al sumergirse en esta importante región del país. “La coca era el pan de todos los días”, sentenció.

Escuche la entrevista realizada a Fredy Armando Clavijo

Clavijo deja claro que, antes de la firma de los Acuerdos de Paz, esta región vivía de la producción de estos insumos, con estos elementos conseguían el sustento de cada día. Ahora, la región es solicitada ampliamente por los turistas extranjeros que desean adentrarse en este imponente sector.

Después de los Acuerdos de Paz, las personas que contaban con cultivos ilícitos en la región se acogieron a las medidas establecidas por el Gobierno nacional y comenzaron a trabajar en potencializar la ganadería, la siembra de yuca, plátano y algunas frutas, cultivos que antes no eran ni tenidos en cuenta en este espacio.

Acostumbrados a ver en sus amaneceres a las toninas, conocidas popularmente como delfines rosados, decidieron abrir las puertas de su territorio escondido a los extranjeros y nacionales interesados en vivir una experiencia ecoturística diferente: participar en sesiones de observación de delfines mientras navegan en “voladoras” o lanchas rápidas en medio del río Guayabero.

Estos delfines rosados son considerados como uno de los grandes atractivos de la región, “nuestros padres, desde que llegaron acá tuvieron un gran respeto por los animales”, dijo Clavijo, el cual ha sido transmitido entre las diferentes generaciones y los motiva a fomentar el cuidado entre los turistas que visitan la región.

Aunque no están completamente formalizados frente a la Secretaría de Turismo del Guaviare y Fontur, Fredy Armando Clavijo trabaja para dejar en alto este lugar como un referente del ecoturismo colombiano.

No es para menos, pues en este sector no solamente se puede descrestar con los delfines que se encuentran en el río, sino que además se encuentran otras actividades.

Tras un recorrido que tiene una duración de una hora aproximadamente, desde el Raudal, se puede evidenciar unas imponentes y maravillosas pinturas rupestres, las cuales se remontan hasta hace 8.000 años en donde se pueden ver familias, animales, señales e incluso se especula entre los expertos, que existía un orden jerárquico para plasmar sus ideas en las piedras.

Se desconoce los orígenes de las pinturas rupestres, son atribuidas a las diferentes tribus prehispánicas que se encontraban en la región como los nukak y puinave.

Vereda en el Guaviare apuesta por el ecoturismo en el país
Créditos:
Luis Cuellar

Asimismo, cuenta con un mirador desde el cual se puede ver la amplia extensión del departamento.

San josé
Créditos:
Luis Cuellar