Abortar no es solo de gallinas

1 de septiembre del 2011

  Sé que es un tema delicado, que hiere la susceptibilidades de muchos, y todo el cuento. Entonces comenzaré advirtiendo que este escrito se trata de una simple opinión personal y nada más. También sé que es feo, que es un asesinato, que es una crueldad, que se trata de una pobre criatura es indefensa. En […]

Sé que es un tema delicado, que hiere la susceptibilidades de muchos, y todo el cuento. Entonces comenzaré advirtiendo que este escrito se trata de una simple opinión personal y nada más. También sé que es feo, que es un asesinato, que es una crueldad, que se trata de una pobre criatura es indefensa. En realidad he oído de todo a cerca del tema.

Es una práctica que se pone en consideración cuando: hubo una violación, existe el riesgo de una enfermedad o trastorno que pueda comprometer la salud física o psicológica de la madre, pero deberían considerarse otros motivos para la palabra que muchos no quieren leer y se van a alarmar aborto. Y es que no me parece justo que por ejemplo un niño o niña venga a este cochino mundo y más si sus padres son dos personas de corazón pequeño que lo único que van a dale es: incomodidades frustración y maltrato. Lo que en unos años se verá reflejado en un adolescente o en un adulto violento o en una carga para sociedad o en un criminal o en una persona de bien, un presidente de compañía y todo. Pero por qué exponerse? El mundo se hubiera podido salvar de un sinnúmero de porquerías si tan solo sus madres hubieran podido abortarlos.

Muchos me reclamaran y la adopción qué? Bueno, la adopción no en todos casos resulta color de rosa, no todos los centros de adopción son como en las películas, no todos los niños son adoptados, ni todos los padres adoptantes son esos rubios hermosos que vemos de vez en cuando paseando por nuestro país con niños de todos los colores.

Y es que todas cometemos errores, y el error de algunas es como diría mi abuelita: ¨comerse la lonchera, antes del recreo¨ niñas de 10, 12 años con hijos, con qué criterio estas niñas van a saber qué hacer con sus hijos? Familias que no tienen con que comer, con más integrantes por alimentar. No solo le hacen la vida miserable a la criatura, se la hacen miserable a ellas mismas y sus familias.

Es cierto que los fetos sufren en el momento de un aborto, pero aquí entra un dilema. Qué será mejor sufrir un solo momento en la vida o sufrir para siempre. Ya sabemos que este mundo está bien jodido y podrido. Imaginen, si ya para muchas de nosotras la vida es aveces una loma cuesta arriba, cómo sería para un niño o niña no deseado.

Nuestra sociedad es así, para unos el lado grande y para otras el lado pequeño, porque si estuviéramos totalmente en contra del aborto no nos lucraríamos de ello. Las pobres gallinas asinadas fuera de su hábitat son explotadas y puestas a abortar diariamente para nuestro consumo y el beneficio del bolsillo de uno que otro avicultor, o me van a decir que un huevo no es aborto? Está en la naturaleza, también podría estar en nuestra sociedad.

Tomar semejante decisión no debe ser tarea fácil, es más si yo estuviera en esa posición ni sabría que hacer. Hay que tener mucho corazón, cabeza y determinación para decidir un si o un no. Por eso es que digo abortar no es solo de gallinas, es de berracas.

Si quieren síganme en Twitter: @des_empleada

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO