De las basuras de Bogotá y otras historias absurdas

17 de diciembre del 2012

  A portas del 21 de Diciembre del 2012, donde la humanidad espera ansiosa si sigue existiendo o no gracias a las profecías Mayas, en Estados Unidos un joven de 20 años llamado Adam Lanza, enluta al país con una de las peores masacres de la historia reciente, al matar a 20 niños y 6 […]

A portas del 21 de Diciembre del 2012, donde la humanidad espera ansiosa si sigue existiendo o no gracias a las profecías Mayas, en Estados Unidos un joven de 20 años llamado Adam Lanza, enluta al país con una de las peores masacres de la historia reciente, al matar a 20 niños y 6 adultos en una escuela preescolar de Newtown Connecticut.

Y en mi país Colombia, también existen toda clase de historias absurdas, irónicas y contradictorias tales como: el fallo del Tribunal de la Haya en donde Colombia perdió más de 80.000 km2 de mar, y lo aceptamos de una forma tan “natural“ y “sumisa“, como estamos aceptando la implementación del nuevo sistema de basuras en Bogotá del Alcalde Gustavo Petro quien hoy piensa de una manera y mañana de otra.

Qué decir de la Reforma Tributaria, que al igual que la Reforma a la Justicia se está hundiendo, como podría pasar con los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, sino aminoran la tensión que las partes producen momento a momento, al desarrollar una agenda compleja y antagónica, en donde lo que menos prevalece es la paciencia.

Para calmar ese desasosiego y quizás como premio de consolación, en donde la premisa sería “mal de otros consuelo de tontos“, me puse en la tarea de buscar historias tanto o más insólitas que las que estamos viviendo día a día, y que indudablemente aminoran nuestro estrés citadino, por el simple hecho de la comparación. He aquí algunos de estos relatos para sorprendernos y aliviarnos de manera segura:

La pierna que oye:

Si se le pregunta al inglés Patrick Neary dónde tiene su oreja derecha, el se levantará, sin titubear el pantalón. Los cirujanos británicos le han cosido la oreja en la pierna, después de que un perro se la arrancara.

La oreja debe permanecer unida a la pierna derecha durante un periodo de cinco meses, allí el riesgo de rechazo es menor. Después, ésta podrá ser cosida definitivamente en el lugar correcto.

Amor alérgico:

Una recién casada de diecinueve años debió ser trasladada a un hospital del sur de Florida en su noche de bodas tras sufrir trastornos respiratorios, inflamación en las articulaciones y diarrea. Los análisis clínicos, demostraron que era alérgica al esperma de su marido. Con el tiempo encontró el tratamiento adecuado separandose de su esposo y proyectando su segundo matrimonio, pero antes con relaciones pre-matrimoniales.

Logró la libertad gracias a sus calzoncillos:

Después de pasar diez meses de cárcel en una prisión hindú, un turista australiano fue liberado, porque la prueba que lo acusaba, la más importante y definitiva, era demasiado “pequeña“.

Andrew Salvador había sido arrestado por tráfico de drogas. Se presentó como prueba acusatoria unos calzoncillos que habían sido utilizados para esconder la droga. Salvador se defendió diciendo que los calzoncillos eran demasiado pequeños para él. Ante una atónita corte el acusado se desnudo y se puso los calzoncillos en presencia de los magistrados y de los testigos para probar que le eran pequeños y que no pertenecían a el. Tras esta demostración fue liberado.

¡10 días con un agujero de bala en la cabeza!:

Un canadiense de 80 años que se había pegado un tiro en la cabeza cayendo por las escaleras  con una pistola en la mano, pasó diez días con agujero en el cráneo sin inquietarse.

Finalmente, se dirigió a casa del doctor porque no veía demasiado bien. Según el médico, había sido un verdadero milagro que el anciano todavía viviese porque la bala había atravesado el cráneo de parte a parte. La bala se encontró, cerca de la escalera.

Una vaca adicta a la cocaína:

Una vaca del sur de México no supo  diferenciar entre su alimento y un saco de cocaína, pagando un precio muy caro. Enfermó por una sobredosis tras haber comido nada menos que 8 kilos de droga. Según la policía, los granjeros habían recogido unos paquetes de cocaína que habían caído de un avión y los habían guardado en el establo. Según dijeron, los granjeros ignoraban que los paquetes contuvieran cocaína.

¡El karma de la cucaracha!:

Un hombre israelí se produjo graves quemaduras, rompiendose la cadera y algunas costillas a causa de una cucaracha. Su esposa había descubierto una cucaracha en la casa. Presa de pánico se puso a pisotear el insecto. A continuación la arrojó por el inodoro, pero el animal seguía moviendose.

Entonces la mujer roció un bote entero de insecticida y accionó el tanque de agua. Cuando su marido que no sabia nada de esto llegó a casa, se dirigió hacia el baño y arrojo un cigarrillo encendido a la taza del inodoro.

Resultado: unas llamas terribles que le ocasionaron graves quemaduras. Para completarlo, los enfermeros que vinieron a buscar al enfermo encontraron la historia tan divertida que dejaron caer la camilla por las escaleras, lo cual le produjo al hombre algunas fracturas más.

Los celos alimentaron a los tiburones:

Según un oficial militar de justicia, un marine americano de misión en Australia, arrojó a su mujer a los tiburones para deshacerse de ella. Tras haber tenido una gran discusión con su esposa, la obligó a subir a un barco y la llevó hacia un lugar donde había muchos tiburones. Allí, el marine arrojó a su esposa por la borda. Seguidamente, se dirigió “sin inmutarse“ de nuevo hacia la costa, todo esto por un ataque de celos ante la coquetería de su pareja.

Una oreja gourmet:

Cuando su amiga, de 23 años, le anunció que le iba a dejar, el brasileño Jorge Luis do Nacimiento (25 años) le cortó una oreja con el cuchillo. La cocinó en un sartén y se la comió sobre un trozo de pan. Cuando el “gourmet“ fue arrestado, no hizo muestra de ningún arrepentimiento. “¡Nunca he comido un bocadillo tan bueno!“, esas fueron sus únicas palabras.

El ratón que paralizó un avión:

Los pasajeros de un avión de la compañía Indian Airlines debieron esperar, pacientemente, 20 horas porque había un ratón en la cabina. Cuando el aparato estaba a punto de despegar, se descubrió al pasajero clandestino. El personal de navegación intentó atraparlo en vano, después de lo cual los pasajeros tuvieron que dejar el avión. Pasaron la noche en un hotel mientras se intentaba cazar al ratón utilizando un gas.

¡Esto es muy duro!:

Un conductor de autobús reclama una importante suma por daños y prejuicios a dos cirujanos “negligentes“. Después de una pequeña operación en sus órganos sexuales, “padece“ una erección permanente, conocido también científicamente con el nombre de priapismo.

Un error acabó con su larga cabellera:

Una joven holandesa de dieciséis años no podía creer lo que veían sus ojos. Tras lavarse el cabello, pudo comprobar cómo sus pelos se quedaban en la bañera y en la toalla. En lugar de utilizar champú, había usado crema depilatoria. Afortunadamente tenía una cabellera abundante que no tardó en repoblarse.

  • Enciclopedia para los momentos de baño: Liberica Editores 

@armandomarti1 – Miembro de la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) y Miembro de la ACP (Asociación Colombiana de Periodistas) 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO