Desde que te vi mi identidad perdí

9 de junio del 2011

AHORA ME DECLARO EN COMA. SIN REPROCHES, POR FAVOR, ESTOY AVANZANDO. MIENTRAS VUELVO CON PUNTO APARTE, LOS INVITO A LEER ESTE TEXTO, UNO DE LOS QUE SOMETÍ A VOTACIÓN PARA PARTICIPAR EN EL CONCURSO ESCRITORES AUTÓNOMOS.

Enero de 2010

Ay no… tipo sí, o sea, lo odiaba, pero estábamos tan cerca que sólo quería besarlo… y… después cachetearlo, ¡obvio! ¡Tampoco tan fácil! ¿Fácil? ¡Fácil todo lo que he hecho en vacaciones! Dormir y nada más que dormir (bueno, y un par de cosas más por no exagerar, entre ellas olvidar cómo hablar tipo bien, como si fuera una periodista, porque ahora no sólo titubeo sino que mis frases son: “o sea, tipo equis, ¿bien?”). ¿Será que tengo anemia? ¿Será que tengo a Anemia? ¿La Anemia rapta las palabras? ¡Ah! seguro, entonces, es amiga de los Mapaches.

El caso es que con anemia –Anemia- o sin ella, la realidad sigue siendo la misma: Haití sigue vuelto m. y las expresiones que indiquen aliento, o que valoren algún esfuerzo realizado, la verdad es que están más que subvaloradas –por mí, por lo menos–. Y el claro ejemplo es que en el colegio cuando estaba en noveno (para unos, 3ème para otros, y cuarto de bachillerato para el resto) recibí en el primer trimestre un premio de esfuerzo, ¿y qué pasó después? Perdí el año –perdón, corrijo: repetí el año-. Pero equis, cuando me gradué también me dieron premio de esfuerzo  –comparándome incluso con una hormiguita, no sé si por el tamaño o por lo insignificante– y hasta ahora no he cancelado sino un semestre de la universidad, y eso que fue por saber qué se sentía.

De resto, por acá en Cali estamos bien. Ya entramos en la época pre electoral, así que ya se imaginarán cómo están las calles atiborradas de pancartas, pasacalles, vallas y demás… unas con unos tipos que no entiendo qué hacen allí, y otras con unos papasitos que ya sólo por eso se ganan el voto de cualquiera –o por lo menos el mío, y no creo que yo sea la única cualquiera–.

Pero bueno, retomando el “cómo estamos”, es pertinente decir que, literal, nos estamos muriendo del calor. A causa del fenómeno de El Niño Colombia ha sido declarada en situación de Desastre Nacional (hasta hace unos días, pero tal vez ya hubo algo más importante de qué hablar en los medios, porque no volví a saber nada, ni siquiera si apagaron o no los incendios): tal vez un poco más de 3.100 hectáreas en todo el territorio nacional han sido destruidas por incendios forestales. Y entonces ahora los que viven en tierra fría, acostumbrados a ser personas serias y sobrias por lo menos a la hora de vestirse, se los encuentra uno en la calle como si fueran de fiesta primaveral. Y los que vivimos en tierra caliente… En estos días fui a la piscina de un conjunto residencial y parecía la piscina pública de alguna película rodada en verano, y yo dije: “¡¡Jueputa, soy famosa!!”.

Ahora que estoy tan sexy –una gordita sexy–, sólo se me antoja tipo ser Viceministro de [in]justicia o de lo que sea… ¡Cualquier cosa sería más divertido que ir a la universidad! ¡Ay no!… la verdad es que ya estoy exhausta de tanto conocimiento (cómo si me acordara de algo, ¿no?), como –según Lilo– yo entré a estudiar Comunicación Social porque no me gustaba leer, siento que están abusando. Aún no he entrado y ya veo que este semestre no me quedará tiempo para Facebook. Pero me falta “un año”, es decir, 8 meses, o 32 semanas más… Y luego seré famosa: especialización (aprobada) en Opinión Pública y Mercadeo Político. ¿No suena tan sexy como yo?

P.S.: Ay jueputa! me acabo de dar cuenta de que me corté el pelo como Bayly!!!!!

*Nota un año y varios meses después: ya no tengo el pelo como Bayly ni voy a hacer ninguna especialización en Mercadeo Político. Ya no está el fenómeno de El Niño sino el de La Niña; no nos hemos quemado, nos hemos ahogado.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO