El exabrupto del Salario Mínimo diferencial

30 de noviembre del 2017

Una propuesta con tinte neoliberal tipica del FMI y el G-7.

El exabrupto del Salario Mínimo diferencial

Con el pretexto de disminuir la informalidad y la inequidad entre las regiones del país, el Banco de la República plantea implementar un Salario Mínimo Diferencial por Regiones lo cual parece una maniobra fríamente calculada y propuesta por el FMI y el G-7 para países como Colombia.

En el país, gracias a otras políticas económicas vigentes y del mismo origen, nos convierten en la segunda economía más desigual del mundo. Y es que como dirían reputados economistas, esto no es más que una propuesta del más recalcitrante carácter neoliberal, pues sin lugar a dudas, los grandes empleadores privados comenzarían a buscar las regiones donde el salario es más bajo para refundar sus industrias en las mismas.

Esto es un exabrupto por donde se le mire: Si a las regiones más pobres del país se les diferencia con un salario mínimo más alto y a las más ricas con uno más bajo, las escazas industrias que generan empleos en las primeras, saldrían corriendo hacia las segundas.

Si la propuesta es al revés, es decir, se asigna a las regiones con menos oportunidades de empleo un salario mínimo más bajo, las regiones donde hoy se concentran las industrias generadoras de empleo saldrían corriendo para estas regiones a establecerse.

Esto haría que las regiones donde inicialmente los salarios eran más altos, comiencen a descender y en las regiones donde eran bajos, se mantengan igual, llevando a la clase media, en el mediano plazo, a un estado de pobreza más generalizado, casi que desapareciéndola y fomentando una prospera y muy reducida clase alta.

Un país de pobres y ricos, con unas robustas ciudades capitales, atestadas de comercio, finanzas y diversión y unas ciudades intermedias atestadas de obreros mal pagos, repletas de soluciones de viviendas subsidiadas por el gobierno y proyectos inmobiliarios masivos, contaminadas; ciudades hostiles con el ciudadano.

Probablemente esta medida incentive la generación de empleo en las ciudades y municipios menos prósperos, pero el costo sería una masificación de paupérrimos salarios que solo condenarían a la gran mayoría de colombianos a ser unos ciudadanos sin la más mínima posibilidad de llegar a pertenecer a una clase media próspera

Nada raro que la absurda campaña del gobierno nacional de abrirle las puertas deliberadamente a los venezolanos para refugiarse en Colombia haga parte de un temerario proyecto macroeconómico donde la intención sea habilitar plazas laborales con salarios paupérrimos que sean ocupadas, además de colombianos, por venezolanos para quienes nuestro criticado salario mínimo mensual vigente es una fortuna.

Ojalá lo que digo en este artículo no pase de ser una teoría conspirativa porque de lo contrario estaríamos entrando, sin darnos cuenta, en el paquete de países subdesarrollados que el G-7 ha condenado a permanecer en este nivel de desarrollo para siempre.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO