El país de los fantasmas

El país de los fantasmas

1 de septiembre del 2018

Esta nota no trata acerca de fenómenos paranormales ni nada por el estilo, para ello, ya tenemos a nuestro honorable presidente del congreso Ernesto Macías, quien se atrevió a afirmar que había que investigar a los “chamanes” que mandaron los vientos el día de la posesión del presidente Duque y ni hablar del llamado al famoso Padre “Chucho”, quien al parecer fue convocado a realizar un exorcismo en la Casa de Nariño.

Esta nota quiere hablar de otros fantasmas; desde hace un tiempo hacia acá en nuestro querido país del sagrado corazón, viene ocurriendo un fenómeno bien curioso y es que nos han mentido y nos han metido cuanto cuento chino se les ocurre, creando fantasmas que nunca se disipan sino que por el contrario, se cambian por otros o simplemente quedan latentes hasta que alguien con (vaya uno a saber con qué intenciones), lo vuelven a resucitar.

Quizá los fantasmas más conocidos en el último quinquenio han sido justamente los que más daño han causado a la nación, amén de que los colombianos solemos movernos por nuestros miedos y no por nuestras fortalezas, estos (los miedos) han causado tantos estragos que, aunque nadie los vio nunca y hasta ahora, algunos ni siquiera han tomado forma y otros ni los han podido definir, pero sí siguen asustando a muchas personas.

Un ejemplo de esto fue lo que pasó en el 2016 con las famosas cartillas de género y su famosa ideología de género, las cuales, si bien existían, tenían otro propósito menos “diabólico” que lo que los creadores del fantasmas nos dijeron, esto sin contar que aunque la tan cacareada ideología de género ya ha sido ampliamente debatida y desvirtuada, muchas personas persisten en afirmar que la vieron, que saben cómo es y se aventuran incluso a definirla, pero válgame Dios, no he encontrado un solo argumento sólido y confiable, no solo de que ese pseudo concepto existe, sino que además no he encontrado como es que se supone que nos iban a meter dicha ideología, utilizando a lo mejor el mucho más famoso “rayo homosexualizador”.

Pero hágame el bendito favor, si no ha existido un fantasma mayor que el del afamado castrochavismo, nunca nadie ha podido hacer una definición amplia y precisa sobre este término acuñado con el único propósito de satanizar a todo aquello que suene contrario al uribismo, pero sobre todo, con el propósito de crear el pánico que genera llegar a la condición en la que están nuestros hermanos venezolanos.

Ahora, el más reciente fantasma fue el que se creó alrededor de la Consulta Anticorrupción, donde se han dado a la tarea de convencer a buena parte de los electores colombianos de que era una consulta para impulsar la candidatura de Claudia López a la Alcaldía de Bogotá, hágame el bendito favor. Es decir, estamos hablando de una estrategia nacional para lograr una alcaldía, lo cual claramente no suena lógico, sin embargo en este país donde nos hemos acostumbrado a alimentar nuestros miedos, este sí que tomó vuelo, al punto de que muchas personas decidieron no votar la consulta, motivados por este muy pobre argumento.

El contra fenómeno es cuando desaparecemos los fantasmas a voluntad, por eso es que quizá, ya nadie habla de alias ‘Guacho’ o de la crisis en Venezuela y del riesgo de volvernos como ellos, esta semana, vimos como el recientemente posesionado Presidente de la República tomó acertadamente la iniciativa y eliminó uno de tantos, al sentar en la misma mesa a todos los partidos, incluidos los partidos de la oposición y por supuesto, al recientemente creado partido de la FARC, lo cual claramente era un impensable hace unos años.

Solo esperamos que en esta nueva etapa de país, sean más los fantasmas que se develen y que se eliminen que los nuevos que nos creen, es tiempo de dejar de creer en lo que nos aterra que en lo que es real, quitar las máscaras a nuestros miedos, leer más, investigar más y afrontar el futuro con valentía, quizá esta fórmula nos funcione mejor que seguir alimentando los monstruos que nos han tenido esclavizados desde siempre, pero la tarea es y será siempre la de unirnos para combatirlos juntos con el único propósito de crear un mejor país.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.