Elecciones del 2018, comienza la contienda

Elecciones del 2018, comienza la contienda

31 de enero del 2018

Nuevamente el año 2018 será testigo de un periodo de elecciones por votación popular para el congreso (Senadores y Cámara de Representantes) y para la Presidencia y Vicepresidencia de la República. De todos los comicios en los que los ciudadanos tienen derecho al voto, este es el más importante ya que aquí serán elegidos los nuevos integrantes del Parlamento y el nuevo Jefe de Estado.

La actitud común de los colombianos durante este periodo de transición democrática ha sido de indiferencia y apatía al no involucrarse en los procesos que conllevan las elecciones. La razón que esgrimen quienes rechazan este proceso es que la política en nuestro país está plagada de corrupción, violencia, mentiras, calumnias, traiciones, distanciamiento de los electores. Los porcentajes  de abstención durante las elecciones son altísimos doblando y triplicando el resultado de un solo candidato.

Se ha llegado a plantear el voto obligatorio para fomentar este deber ciudadano, idea que no resulta del todo descabellada pero que sería mal recibida por la mayoría.

Las críticas de los ciudadanos a quienes ejercen el poder en su mayoría son justificadas ya que el momento en el que se puede sentir más la cercanía de los candidatos es durante el periodo de campaña y proselitismo, pero una vez al ser elegidos a puestos de poder desaparecen de la esfera pública pasando a ser gobernantes sin contacto con su pueblo. A partir de allí es donde comienzan los vicios del poder como el despotismo, la demagogia, el populismo, el autoritarismo, etc…

En el pasado cuando había algún candidato con mucho talento y voluntad para cambiar los destinos de la nación, era silenciado por las balas o por las acciones del partido opositor. Material humano siempre ha habido y en la baraja del 2018  hay nombres muy talentosos independientemente de la orilla ideológica en la que se encuentren.

Según Nicolas Maquiavelo en la sociedad, al igual que el gobierno, el derecho, la justicia y la moralidad son construcciones humanas. El ser humano es libre de modificar y alterar estos designios de acuerdo a su conciencia; su deseo y la razón son lo le que permite tomar una decisión a la hora de cambiar sus designios.

Vivimos un proceso de posconflicto en el que es necesario reconciliar todos los aspectos que están fallando en la cohesión social vital para la construcción del país. Uno de ellos es la participación democrática. Se hace necesaria una nueva concientización colectiva en donde podamos desbancar el enorme rechazo a participar en procesos políticos.

Anteriormente ya se había visto en muchas consultas de vital importancia como el Plebiscito de 2016 donde el triunfador absoluto es la abstención. Muchos no han tenido contacto ni siquiera una sola vez con el ejercicio de la democracia.

Votar por alguien por su apariencia física, o por que otro lo sugirió o porque alguien pagó, contribuye más a seguir el mismo circulo vicioso del que queremos salir; con eso terminan ganando los “mismos con las mismas”.

Hay que dejar de ser emocionalistas y viscerales en este tema y saber que tomar partido “en contra de” o “porque este me cae bien” es una actitud que viene puramente de la ignorancia.

En otras latitudes debido a regímenes dictatoriales, monarquías, a la existencia de regímenes autocráticos  se prohíben las elecciones y votar es un derecho inexistente. Se puede ver desde este punto de vista que el derecho a decidir es también un privilegio.

Algunos piensan que anular el voto es una opción. Sin embargo, no se toma una decisión fija. Debemos apropiarnos de las elecciones con una dedicación que pueda representar ejercer ciudadanía, hay que leer el programa de cada candidato, hacer una reflexión, ponerlo en común, preguntar, discutir, dedicar tiempo para pensar, hacer balances, sacar conclusiones… Eso también es democracia…

Hay que hacerles saber a quienes aspiran a posiciones de poder deben ser merecedores del voto de los ciudadanos, que con sus actos genuinos, su honestidad y su transparencia merecen ejercer esas funciones para las que fueron elegidos.

Entonces que comience la contienda…

[email protected]

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.