Estratos 1 y 6 en la misma U ¿Juntos, pero no revueltos?

18 de febrero del 2015

Esta mezcla le va a servir muchísimo al estrato 6.

Los que hemos crecido en Colombia sabemos de primera mano la historia de discriminación de clase y la baja movilidad social que existe en nuestro país. Negarlo, como lo hace algún despistado rector, es imposible. Si no, miren cómo los mismos Santos, Samper, Gaviria, Galán, Serpa, Guerras-Tulena, Gerlein, López, Lleras, Turbay, Pastrana, Barco, Gómez, Pombo, SantoDomingo, Cano, etc, etc, etc, nos rondan desde hace mas de cincuenta años.

Sin embargo, hay que reconocer que la propuesta de Ser-Pilo-Paga, desarrollada por Parody y Santos es, sin duda, revolucionaria; un paso importantísimo en aras de la inclusión social que tanto nos hace falta, y que estaba en mora de implementarse en nuestro país. Tenemos que desear y esperar que funcione bien, ya que es un ejercicio que no solo les abre inmensas oportunidades a algunos de los jóvenes menos afortunados de nuestra sociedad, sino que también les va a servir mucho a ese grupo de universitarios que han vivido en esa burbuja rosa, y de espaldas al país (quizás sin saberlo y sin quererlo), en la que se aísla mucho del estrato seis colombiano, pues habrá quienes experimentarán por vez primera compartir salón de clase, sentarse a almorzar y convivir con alguien ¨distinto¨ a ellos. Tal vez de diferente color de piel, pero sin duda, de diferentes costumbres, puesto que no estarán habituados a comer brownies y crepes, sino mas bien, mantecada y roscón.

Un aspecto notable de las nuevas generaciones en los EE.UU. (e.g. Millennials) es que gracias a la globalización y diversidad presente en casi todo el país, han resultado ser el grupo demográfico mas progresista que han existido en su historia, y al parecer esta borrando el concepto de racismo de su cosmovisión del mundo, que aún existe en algunos de sus padres, de los que se avergüenzan, muchas veces, públicamente.

Lo que uno debería esperar de nuestra generación de millennials que hoy atiende la universidad, es que la segregación de clase, que yo comparo mucho al racismo, o en efecto, cualquier tipo de segregación, debería tender a desaparecer; por eso resulta sorprendente, profundamente inquietante, y muy decepcionante, encontrarse con la noticia de que ya hay grupos de odio que les están dando la ¨bienvenida¨ a los pilos-becados, en diferentes páginas web, maltratándolos por el simple hecho de carecer de los mismos recursos con los que ellos cuentan: vaya forma ordinaria de pelar el cobre!

En las sociedades del primer mundo, a las que estoy seguro que este grupo de matones se siente pertenecer, la compasión y la generosidad son dos valores fundamentales, que se reconocen y se cultivan. En las tres universidades de los EE.UU.  en donde tuve la oportunidad de estudiar, era notorio el número de becados (incluyéndome), muchos de los cuales no habrían tenido forma distinta de atender la universidad. Incluso, muchas universidades son evaluadas hoy por el número de estudiantes de bajos recursos que estén inscritos (algo tal vez para pensar en Colombia).

Claro que no deberíamos sorprendernos después de todo, pues cuando Petro anunció que construiría vivienda de interés social en el corazón del Chicó en Bogotá, seguramente fueron los padres de éstos matoncitos, los que, asustados, pusieron el grito en el cielo. Lo que se hereda no se hurta.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO