Feliz cumpleaños 10 del teléfono inteligente

Publicado por: admin el Sáb, 16/09/2017 - 09:56
Share
Cuando en 2007 se lanzó el primer I-Phone nadie supuso con tanta certeza que esto supondría el comienzo de una nueva era: la de los “Smartphone” o Teléfonos Inteligentes (TI). Aún cua
Feliz cumpleaños 10 del teléfono inteligente
Cuando en 2007 se lanzó el primer I-Phone nadie supuso con tanta certeza que esto supondría el comienzo de una nueva era: la de los “Smartphone” o Teléfonos Inteligentes (TI). Aún cuando previamente los celulares iban avanzando en tamaño y rapidez, el fin fundamental de estos se reducía a poder hacer llamadas telefónicas y enviar mensajes de texto; es indudable que no podemos imaginar nuestras vidas sin ellos.Ya pasado el periodo de prueba es tiempo de hacer una evaluación de cuál ha sido el impacto de estos aparatos en nuestras vidas. En sentido estricto se puede decir que el TI no ha revolucionado nada. Si nos ponemos a mirar detalladamente todas las prestaciones que ofrece ya estaban más que inventadas; un teléfono, un reproductor de video, un sistema de navegación, un disco compacto, una cámara fotográfica, un reloj despertador, etc… Lo que sí revoluciono el TI fue en crear una amalgama de todo lo que ya estaba hecho para ponerlo en nuestros bolsillos y así, (para bien o para mal) manipular y llevar el destino de nuestras vidas; hemos visto que, muchas de estas tecnologías se fueron quedando obsoletas mientras que otras relegadas a segundo plano. [caption id="attachment_752814" align="alignnone" width="1024"] Foto; @pxhere.com[/caption] Hace 10 años, por ejemplo si íbamos a una ciudad nueva y estábamos buscando una dirección llevábamos un mapa plegable. Si lo que se necesitaba era ver el directorio de teléfono para encontrar el número de una persona o de un local comercial usábamos la guía telefónica conocida como páginas amarillas; en las casas siempre se acostumbraba tener una enciclopedia con varios volúmenes en donde se consultaba todo lo concerniente  a cultura general; los viajes se reservaban por teléfono en una agencia especializada para ello y las películas y videojuegos se alquilaban en un local comercial. Quien no recuerda con alguna nostalgia los nombres de Betatonio y Blockbuster Video… El hecho de estar conectado a Internet a una velocidad más rápida ha brindado posibilidades infinitas de navegación, algo que antes solo se hacía en los computadores grandes. Literalmente los sistemas informáticos fueron trasladados desde un pesado e inflexible aparato a nuestros bolsillos. Nos dan la impresión de que estamos (hiper) conectados cuando en realidad estamos cada vez desligados del mundo “análogo”. Si vamos a una cafetería o restaurante y miramos  lo que hacen un grupo de personas o una pareja no tardará mucho tiempo en que alguno de ellos saque su teléfono a ver que lo que está pasando. Esta anécdota no eran tan común con los teléfonos básicos, pero resulta muy frecuente en nuestro dia a dia encontrar quienes se dedican mas a su celular que a hablar con el vecino hablar. Recientes estudios afirman que los llamados “nativos digitales” son quienes desarrollan menos capacidades de interacción que aquellas personas de generaciones precedentes. La promesa que nos hacían los tecnócratas en el sentido que esta nueva tecnología nos iba a dar la capacidad de ubicuidad se hizo realidad en perjuicio de comprometernos personalmente con los demás. La lista de oportunidades para interactuar con en la época precedente de los TI era enorme, antes se veía como había más poder de convocatoria y actividades grupales. La manera en que viajamos o disfrutábamos de un concierto o una celebración especial también se alteró radicalmente. Antes la finalidad era guardar el buen recuerdo de los acontecimientos que se vivían; ahora lo importante es tomarse una foto con el cantante o poder manipular a nuestro antojo el paisaje donde nos encontramos. Durante la reciente visita del Papa causo impresión la cantidad de personas celular en mano intentando capturar por un momento el paso del papamóvil sin importar si  se estaba en el interior de la mismísima catedral primada. Tener una cámara consigo es una tentación irresistible de poder registrar hasta los momentos más insignificantes y poderlos hacer públicos gracias a las omnipresentes redes sociales por las cuales podemos compartir a nuestros “amigos” lo que estamos haciendo, donde y con quien; se pueden subir fotos y videos, se puede hacer lo mismo con la vida de los demás así sea sobre los asuntos más superficiales y fatuos. Otro asunto relacionado con los TI es el de la privacidad, algo que de un tiempo para acá  viene levantando ampolla. Cuando el estar conectado llegó como novedad el hecho era poseer el celular de ultima gama con las más recientes aplicaciones sin importar entregar nuestros detalles personales a un desconocido gigante tecnológico establecido en un lejano  sitio llamado el Valle del Silicio en California; ese aparatico era lo último en guarachas y  era lo que primaba más allá de las consecuencias. Las nuevas aplicaciones ofrecían un tesoro de entretenimiento con la única condición de entregar nuestros datos. El hecho de comprar un teléfono nuevo implica crear una cuenta de correo electrónico en donde entregamos nuestros datos personales, como ocupación, trabajo, residencia, gustos y preferencias. Los últimos dispositivos ofrecen reconocimiento de retina y de rostro dando un nuevo matiz de asimilar las características del cuerpo humano. Los TI han profundamente revolucionado la relación con nuestra vida cotidiana de una manera casi irreversible. Sin lugar a dudas las nuevas tecnologías han facilitado nuestras vidas brindándonos una realidad potenciada que con el paso del tiempo  se irá haciendo más y más evidente en nuestras vidas. El número de usuarios no hace sino aumentar y aumentar; en tan corto tiempo queda claro entonces que el presente es y el futuro será digital. Así sin proponérselo Steve Jobs ha realizado su sueño de ver convertida su creación en un instrumento casi mesiánico tal como se lo había propuesto. Lo importante es que nosotros usemos la tecnología para nuestro beneficio y calidad de vida y no que sea esta quien nos use y manipule nuestras vidas con su enorme influencia. humbertoperiodismo@gmail.com