La Angustia

10 de diciembre del 2013

“La gente crea sus propias preguntas, porque tienen miedo a mirar de frente”

Se considera que los seres humanos somos tan predecibles que en un futuro próximo podrían reemplazarnos por robots y el mundo continuaría igual. Las posibilidades en la actualidad de que una persona haga cosas fuera de lo común y que cambien el mundo son ilimitadas, sobre todo en el marco de la globalización y el cada vez mayor acceso a las nuevas tecnologías. Esta realidad se ve contrastada por algo con que cada ser humano que nace tiene instalado por defecto en su cerebro, este algo hace que cada decisión que se tome, por más sencilla que sea, se haga pensando en proteger su vida y su integridad, lo cual hace que vivamos vidas monótonas y sin grandes experiencias. Este sentimiento tiene muchos nombres y lo han descrito de diferentes maneras, yo lo llamo La Angustia.

La Angustia viene de nuestros antepasados hace millones de años, en donde esta fue esencial para nuestra supervivencia. En aquel entonces La Angustia era un mecanismo evolutivo para poder sobrevivir. Era la diferencia entre vivir o ser todos devorados por un tigre colmillos de sable. La Angustia nos alertaba del peligro inminente que en ese entonces estaba por doquier: Los animales, el ambiente, el difícil acceso a los recursos, etc. Gracias a La Angustia, algo así como un sentido arácnido, pudimos sobrevivir y progresar para que nuestra civilización llegara hasta nuestras épocas.

Actualmente, ante la inexistencia de tales peligros que nuestra especie sufrió, La Angustia no desapareció pero evolucionó con nosotros y nuestro entorno. Ahora es la forma de evitar el fracaso, el dolor, el miedo y el rechazo. Hoy nuestro entorno no nos quiere devorar, ya que en realidad no existe ningún peligro de muerte ni de pérdida de nuestra integridad simplemente por emprender nuevos caminos, pero como nuestro cerebro percibe cualquier indicio de dolor como un peligro o riesgo para nuestra existencia, lo genera y no terminamos progresando como personas.

Superar La Angustia es como superar nuestra humanidad, la sociedad lo ve como algo fuera de lo común y se ha llegado al punto de rechazar por parte de nosotros mismos. Cualquier persona intentando superar La Angustia es usualmente considerando como un excéntrico, como alguien desquiciado haciendo algo imposible y de locos. Los síntomas de La Angustia se presentan como un momento de terror, la presión sube y tu corazón se acelera, estos síntomas se generan por los “Que tal si” que llevan a que renuncies a cualquier intento de crear algo increíble: Escribir una novela, terminar esa pintura, comenzar una empresa. La Angustia te limitará y eliminará la disciplina necesaria para en realidad sentarse y hacerlo, porque La Angustia te hará creer que al perseguir esos ideales podría peligrar tu existencia. Preguntas como: ¿De qué voy a vivir? ¿Cómo voy a comer? ¿Qué dirán mis amigos y mis familiares? Son preguntas típicas creadas por La Angustia.

Nelson Mandela dijo: “Siempre parece imposible hasta que se hace” Al superar La Angustia, los seres humanos romperíamos el esquema que seguimos de generación en generación, tomando los mismos pasos de nuestros antecesores y haciendo las cosas de la misma manera, por el exagerado miedo radicado en nuestro cerebro de equivocarse y por ende morir. Muchas de las grandes innovaciones en la historia han venido por el deseo de alcanzar cosas imposibles.

Si queremos superar esos miedos debemos volver a nuestro estado inicial de cuando éramos niños, donde a pesar de que La Angustia existía, no temíamos superarla. Si queríamos aprender a montar bicicleta lo hacíamos así nos hubiésemos caído mil veces; corríamos y nos tropezábamos pero era la única manera de saber cómo funcionaba el mundo, y lo más importante de todo era que sabíamos que tales fracasos no iban a ser el fin de nosotros, simplemente lo seguíamos intentando.

Para volver a ese estado inicial debemos romper los paradigmas y retar el estatus quo. Pensar que si queremos avanzar y crear algo nuevo, debemos ver las cosas de una manera diferente sin ninguna angustia. Saber que si fracasamos podemos seguirlo intentando hasta lograrlo, tanto en la vida como en cualquier actividad que se desee emprender. Según el profesor Amar Bhide en su libro “The Origin and Evolution of New Businesses” el 93% de las compañías que se vuelven exitosas eventualmente abandonan su estrategia inicial porque no resultaba factible. Así podemos nosotros mismos crearnos, transformarnos y adaptarnos.

La Angustia pudo haber sido nuestro aliado en algún momento de nuestra historia pero ahora es nuestro enemigo. Como personas debemos reflexionar y cuestionarnos sobre cómo podemos hacer mejor las cosas y si eso implica luchar contra las posturas convencionales. Debemos hacerlo así, no solo por nosotros sino por el impacto que crearíamos en la sociedad. La escritora Ayn Rand dijo: “La gente crea sus propias preguntas, porque tienen miedo a mirar de frente. Todo lo que tienes que hacer es mirar de frente y ver el camino, y cuando lo veas, no te sientes mirando el camino – camina”

@andrescovilla

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO