La inconveniente peatonalización de la zona G

La inconveniente peatonalización de la zona G

1 de diciembre del 2014

¿Invertir más del 40% del presupuesto de malla vial de una localidad en solo 2 calles? Quien tenga alguna noción sobre gerencia pública lo hallará anti técnico, quien respete el estado social de derecho lo valorará antidemocrático y quien tenga un poco de suspicacia de la politiquería tradicional colombiana le parecerá al menos sospechoso. Ese es, en resumen, la propuesta de peatonalización de la zona G de la alcaldía local de Chapinero.

El aspecto principal de esta discusión tiene que ver con el uso del suelo, pues la peatonalización agravaría problemáticas que vienen padeciendo los vecinos como la proliferación de bares: establecimientos con fachada de restaurante que después de las 10 pm se convierten en rumbeaderos, infringiendo la regulación vigente que establece para el sector uso del suelo exclusivamente residencial y de comercio de bajo impacto.

Con la proliferación de los bares se multiplican las quejas de los vecinos por el control del ruido, inseguridad en la zona, microtráfico, obstrucción de calles y andenes, manejo de basuras y ocupación indebida del espacio público. Quejas que se han hecho más frecuentes y han alertado a la comunidad que reclama no quieren ver su barrio convertido en otra Zona T.

Aunque estas irregularidades han sido debidamente denunciadas por los vecinos en reiteradas ocasiones, los cierres de los establecimientos infractores no se han hecho. La negligencia en los procesos raya con la complicidad como lo demuestra la denuncia del intendente de la policía en este video (http://goo.gl/ctG9c6) que explica como 6 funcionarios de la secretaría de gobierno interfirieron en el cierre que procedía hacer sobre uno de los bares.

Pero además el proyecto es todo menos una “intervención integral” como ha intentado asegurar el alcalde local, pues la propuesta se limita a la calle y media objeto de intervención y no contempla medidas o acciones para el impacto que sufrirán el resto de las cuadras aledañas.

Tan malo como el fondo del proyecto, es su procedimiento. La propuesta de peatonalización carece de legitimidad y respaldo de los vecinos del sector,  (ver comunicado de residentes http://goo.gl/EObaFp). El único argumento de participación ciudadana  expuesto por el alcalde local, es un cabildo para priorizar de vías hace dos años que sospechosamente contó con menos de una docena de participantes, varios de ellos estrechamente relacionados con bares de la zona.

Ante los cuestionamientos por la desproporcionada y concentrada inversión el alcalde local sugiere que –la tal peatonalización, no existe-, que invertirá más de 3600 millones en adecuación, cámaras y bolardos eléctricos para “cierres temporales ”. ¡Una burla!.

Por fortuna, esta discusión ha contado con una asociación de vecinos cada vez más unidos y organizados. Con rigurosidad han estudiado cada detalle de la problemática, han salido al paso con las denuncias que hoy tienen al Alcalde local investigado y se han movilizado cívicamente para reivindicar sus derechos con el valioso liderazgo de sus voceros, todo un ejemplo de resistencia cívica.

Julio César Peluffo J.

Vecino y director Periódico El Chapín

@juliocpj88 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.